¿Qué son las almorranas o hemorroides?

Son trastornos varicosos o inflamación de los vasos del recto y ano. Por lo general en estos plexos hemorroidales están contenidas las venas y arterias superficiales del conducto anal que con frecuencia se inflaman por diferentes causas; produciéndose la hemorroide.

¿Cómo detectar las almorranas o hemorroides?

Mediante el exámen clínico; que incluye la inspección de las márgenes del ano; el tacto rectal y otros estudios endoscópicos inferiores como la rectoscopia. Estos descartan lesiones más complejas como los pólipos y el cáncer.

De aquí la importancia que tiene el poder contar con adecuados “seguros médicos” o un “comparador de seguros médicos”; ya que la atención especializada en estos casos debe de ser lo más pronto posible; no solo por las molestias que traen consigo esta enfermedad; sino también la importancia de poder descartar cualquier otra entidad de índole benigna o maligna.

¿Cuáles son los síntomas de las almorranas o hemorroides?

Hemorroides internas

  1. Sangrado; es su síntoma más característico; relacionado sobre todo con la defecación; de color rojo rutilante u oscuro. Puede formar coágulos, pero no es frecuente. La intensidad del sangrado es variable; desde simples manchas rojas en la ropa interior o el papel higiénico; un goteo al final de la defecación y un sangrado abundante. 
  2. Si el sangrado es abundante lleva al paciente a un cuadro anémico. Entonces hay toma del estado general. 
  3. Molestias por prolapso hemorroidal (salida de las hemorroides). Al principio se reducen por si solas. Pero si se prolapsan continuamente; el esfínter anal pierde su tonicidad y no se reducen ni siquiera de forma manual.  
  4. Dolor: Generalmente las hemorroides internas no duelen, al no ser que se compliquen. 
  5. Sensación de peso rectal. 
  6. Sensación de falso deseo de defecar. 
  7. Secreción mucosa, que le puede manchar la ropa interior y en ocasiones se puede hace mucosanguinolenta. 
  8. Prurito o picazón anal; que además de ser molesto puede llegar a ser intenso. 

 

Hemorroides externas

  1. Molestias mecánicas de una masa en esta localización; que varían según su tamaño. Dificultan la higiene de la región. 
  2. El dolor agudo; intenso acompañado de la aparición brusca de un aumento de volumen, liso, redondeado y de consistencia dura, que aumenta hasta hacerse intolerable; son las temidas Hemorroides Trombóticas o trombosis hemorroidal. 
  3. Sangrado moderado de color oscuro acompañado de ulceraciones de la piel; pero en la trombosis hemorroidal. 

 

¿Cuál es el tratamiento para las almorranas o hemorroides?

Tratamiento preventivo:

  1. Evitar el estreñimiento y el estrés. 
  2. Tomar abundante liquido e ingerir frutas y vegetales diariamente. Es importante tomar entre 3 y 5 litros de líquidos en el día. 
  3. Apoyo nutricional, con suplementos dietéticos, ricos en fibras. 
  4. Evitar la ingesta de muchas pastillas (polifarmacia). La combinación de muchos medicamentos puede ayudar en el cuadro de estreñimiento. Incluso; existen medicamentos que de por sí solos; provocan la constipación.  
  5. Evita las bebidas alcohólicas, el café, el té negro, las maltas y refrescos oscuros o gaseados. 
  6. Evita las comidas con picante, las comidas muy condimentadas con sazones artificiales, el ají y el chocolate. 
  7. Mantener una buena higiene local, para evitar infecciones. 
  8. Se recomienda que la limpieza de la región anal después del acto de la defecación, en pacientes con hemorroides; debe de realizarse con agua y jabón. No se recomienda el uso de papel higiénico.  
  9. Evitar los cuadros diarreicos frecuentes. 
  10. Realizar ejercicios para evitar la obesidad y el sedentarismo. No estar largas horas sentados o de pie.
  11. Crear hábitos defecatorios. 

 

Tratamiento médico:

Especialmente para los grados I y II

  1. Reposo físico. 
  2. Analgésicos y sedantes en dependencia de la intensidad del dolor. 
  3. Baños de asiento con agua tibia (NO CALIENTE) son muy útiles. EL agua se vierte en un recipiente en el que podamos sentarnos dentro de él por 10 minutos, 3 veces en el día, en ella vamos a incluir solamente la región anal; NUNCA coloque sus genitales externos.  
  4. Si le cuesta trabajo realizar los baños de asiento, puede colocarse compresas tibias en la región anal; con igual frecuencia. 
  5. Se pueden prescribir laxantes suaves.
  6. Los antinflamatorios y flebotónicos son útiles. Se pueden emplear de forma tópica, en pomadas o ungüentos rectales; como el Sheriporte, Proctoglivenol, la Proctocaina, el Hemorrodil y el venatón etc.
  7. Ayudarte con supositorios como los de Glicerina para hacer el bolo fecal suave y puedas defecar.
  8. Medicina homeopática y verde; como el Picosulfato de Sodio que ayuda en el estreñimiento y la sábila.  

 
Otros tratamientos a tener en cuenta son el quirúrgico; sobre todo en los grados III y IV. Además del tratamiento esclerosante en pacientes que tienen contraindicado la operación.
 

Remedios caseros para las almorranas o hemorroides

La sábila o aloe de vera es uno de los más efectivos. De ella se corta un trocito y se le quita la cáscara; quedándote con el cristal interno, el cual suelta una especie de baba cristalina; que es la que se utiliza en las márgenes del ano; en el horario de la noche. 

  • Consumir castaño de la india el cual favorece el fortalecimiento de los vasos sanguíneos y evita la inflamación de las hemorroides. 

 

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here