Un chequeo médico puede ser crucial para diagnosticar patologías y prevenir enfermedades de todo tipo. Los chequeos médicos están dirigidos tanto a personas que no presentan ningún tipo de síntoma, pero quieren conocer su estado de salud y los posibles factores de riesgo, como a personas que presentan síntomas y quieren evaluar el alcance de su enfermedad sobre otros órganos y prevenir futuras patologías.

 

¿En qué consiste un chequeo médico?

El chequeo médico es totalmente personalizado según la edad, el sexo, el estilo de vida y los factores genéticos, y consiste en un examen generalizado en que el paciente se expone a diferentes tipos de análisis y pruebas médicas, con el fin de detectarle alguna posible patología, además de prevenirle frente a futuras dolencias.

En un chequeo médico, ya sea general o completo, nos encontraremos con unas pruebas bases. Asimismo, bajo estos mismos parámetros, se tienen que realizar unas pruebas específicas. Para ello, es necesario conocer los antecedentes familiares del paciente. A continuación, se realiza una exploración física (talla y peso, presión arterial y funcionamiento correcto de los órganos fundamentales).

Aparte, se pedirán una serie de pruebas que complementan las anteriores: analíticas de sangre y orina, pruebas oftalmológicas, auditivas, cardiovasculares y pulmonares.

Según la edad, salvo que el paciente presente alguna patología temprana, en el caso de la mujer y a partir de los 40 años, deberán realizarse pruebas ginecológicas, además de una densitometría.

Asimismo, la revisión anual de la próstata en hombres a partir de los 50 años es imprescindible para prevenir el cáncer de próstata.

Para ambos sexos, a partir de cierta edad, se realizarán estudios para detectar cualquier anomalía en el colon, sobre todo si existen antecedentes de procesos oncológicos. También son necesarias diferentes ecografías en las áreas del tórax, abdomen y en la zona urológica.

 

¿Qué chequeo médico debo hacerme?

Según las necesidades y el historial clínico, puedes hacerte un chequeo médico general o un chequeo médico completo.

El chequeo médico general evalúa el estado de salud y puede prevenir al paciente de algunas patologías asociadas al sexo, edad, estilo de vida e historia clínica personal y familiar. En el chequeo general podemos encontrar las siguientes pruebas médicas: análisis de sangre y orina, revisión por especialista en medicina interna, pruebas cardiológicas (electrocardiograma y ergometría), radiología de tórax ap. y lateral, ecografía abdomen-pelvis, audiometría, consulta de oftalmología, espirometría y Eco-Doppler TSA

En cuanto al chequeo completo, éste es más exhausto que en el caso anterior y suele incluir las siguientes pruebas médicas: análisis de sangre con estudio de antígenos tumorales, revisión por especialista en medicina interna, pruebas cardiológicas (electrocardiograma, ergometría y ecocardiograma), radiología de tórax ap. y lateral, ecografía abdomen-pelvis, audiometría, consulta de oftalmología, espirometría, Eco-Doppler TSA, consulta con médico especialista en oftalmología, consulta con médico especialista en urología, consulta con médico especialista en ginecología, consulta con médico especialista en otorrinolaringología y TAC Score Calcio.

Al disponer de un seguro de salud privado, nuestro médico de confianza nos va a solicitar los chequeos que sean necesarios según nuestra edad, sexo, antecedentes familiares, etc.

Al tener un amplio cuadro médico, el paciente se podrá realizar todas las visitas y pruebas necesarias con mayor rapidez, ya que hay unidades especializadas, dedicadas única y exclusivamente a la realización de estas pruebas, y conseguir que se encuentren integradas dentro de un mismo hospital en el que exista un elevado potencial diagnóstico y terapéutico.

 

¿Cada cuánto hay que hacerse un chequeo médico?

Es importante realizar chequeos médicos para poder detectar la aparición de patologías que todavía no han producido síntomas o prevenir la aparición de algunas.

La frecuencia de los chequeos médicos varía según:

  • La edad del paciente: En el caso de niños y adolescentes, los chequeos se deben realizar con mayor frecuencia debido a las vacunas, las revisiones dentales, oftalmológicas, de nutrición y desarrollo, etc. En el caso de los adultos, de 20 a 35 años, los chequeos médicos deben hacerse de manera anual. A partir de los 35 años es recomendable realizar un chequeo médico preventivo cada dos años para detectar alertas en el estado de salud que ayudará a tratar la evolución de posibles enfermedades (patologías coronarias, diabetes, etc.). A partir de los 50 años se recomienda visitar al médico o especialista cada 6 meses. A partir de los 60 años los chequeos deberán hacerse con mayor frecuencia, por ejemplo, cada 4 meses.
  • Antecedentes familiares: En el caso de tener familiares con patologías hereditarias, es importante acudir asiduamente al médico como método preventivo.
  • Enfermedad crónica: En el caso de sufrir una enfermedad crónica, las visitas tendrán que ser periódicas para el control de la misma.

 

En iSalud.com podrás contratar el mejor seguro médico de las principales compañías líderes en seguros de salud a nivel europeo, con el que podrás acceder a los mejores médicos y centros hospitalarios. Entra y contrata ya tu seguro médico para ti y para toda tu familia.

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here