¿Cómo afecta el verano a los hipertensos? Hay que tener especial cuidado con las bebidas que se ingieran, además de los aperitivos que las acompañen.

Con el calor de estos últimos días, lo mejor que podemos hacer es estar en la sombra, llevar ropa ligera y refrescarnos ingiriendo líquidos. Es muy importante hidratarse porque, en estos momentos, es muy fácil que nos deshidratemos como consecuencia de las altas temperaturas que estamos teniendo en esta época del año.

Dependiendo del tipo de ejercicio que realicemos, es decir si nos movemos mucho o caminamos bastante a lo largo del día, tenderemos a sudar más y perderemos una gran cantidad de líquido, teniéndolo que reponer con más frecuencia.

A pesar de que el agua sea el mejor remedio para hidratarse, también existen otras alternativas que nos aportan agua, pero tendremos que tener en cuenta que también nos aportarán calorías. Es muy importante no ingerir alcohol porque éste hace el efecto contrario, nos deshidrata. Si tenemos sed, lo primero que tenemos que hacer es beber agua. Cuando ya la hayamos calmado, entonces sí que podemos beber para refrescarnos, ingiriendo algún tipo de refresco, pero siempre con moderación.

Cuando hablamos de verano, calor e ingerir líquidos, nos viene en mente el terraceo, lo bien que se está en las terrazas por la tarde, tomando una bebida y un aperitivo. Pero ojo, la mayoría de los aperitivos que tomamos llevan sal añadida. Esta sal hace que tengamos más sed y más ganas de beber líquido, ya que aumenta la concentración de sodio y el organismo nos emite la señal que tenemos que beber más agua para diluir esa cantidad de sal. De lo contrario, subiría la presión arterial.

Los aperitivos contribuyen a que nos suba la tensión (hipertensión) porque estamos tomando un exceso de sal, y la sal tiene cloro y sodio; el sodio retiene líquidos y, al retenerlos, aumenta la presión arterial y, quien es hipertenso, tiene riesgo de ser aún más hipertenso. En verano, el hipertenso se enfrenta a dos problemas. Por una parte, con las vacaciones se tiende a hacer excesos alimentarios, comiendo y bebiendo más, aumentando los niveles de presión arterial. Por otra, el calor y las bajas presiones (el calor hace sudar) hace que perdamos líquido, pudiendo bajar la presión arterial.

Desde isalud.com te recomendamos que, en verano, te tomes la tensión con cierta periodicidad y limites el consumo de bebidas isotónicas porque, al ser ricas en sales minerales, llevan un alto contenido en sodio que eleva la tensión. Contrata ya tu seguro de salud Adeslas más completo, con las máximas coberturas y la garantía de la compañía líder en salud. Podrás disponer de la asistencia médica que mejor se adapte a tus necesidades.

 

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here