¿Cómo aliviar una congestión nasal sin mocos?

congestion nasal sin mocos

Cuando los tejidos de la nariz y sus vasos sanguíneos se inflaman debido a la abundancia excesiva de líquido, se produce lo que conocemos como congestión nasal. Un resfriado, una sinusitis o una rinitis, entre otras afecciones, pueden ocasionar esa situación en el paciente, ya sea de forma puntual o crónica. 

A veces, dicha inflamación está acompañada de secreción nasal, mientras que en otras ocasiones hablamos de congestión nasal sin mocos. Las secreciones que se acumulan en el interior de las fosas nasales pueden dar lugar a infecciones nasales de tipo bacteriano.  

En el caso de los niños pequeños, la congestión nasal sin mocos puede ser especialmente molesta originando problemas a la hora de comer con normalidad, afectando las horas de sueño durante la noche o incluso despertando al menor. 

Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes

¿Cómo se puede tratar la congestión nasal sin mocos?

La congestión nasal se debe a múltiples factores, por ello no existen remedios únicos que se puedan aplicar a esta afección. Es preciso delimitar la causa concreta lo mejor posible para que el tratamiento sea acertado. Un resfriado común, gripe, asma, varios tipos de alergias, el humo del tabaco debido a su poder de irritación o la presencia de pólipos nasales son algunas causas comunes. También puede ocurrir por desviaciones del tabique nasal, la inhalación de aire seco, la presencia de un cuerpo extraño en las fosas nasales o la toma de ciertos medicamentos destinados al tratamiento de la presión arterial.  

Detrás de la congestión nasal pueden hallarse trastornos del tiroides, el síndrome de Churg-Strauss, una granulomatosis con poliangitis o un virus respiratorio sincitial (VSR). También puede responder al uso de aerosoles nasales inapropiado o trastornos de drogadicción. Por ello, contar con un seguro médico de garantías como los que ofrece iSalud es clave para tener la mejor cobertura ante esta dolencia.  

Entre las medidas que puedes adoptar ante una congestión nasal sin mocos destacan la ingesta de abundante agua, permitiendo que las secreciones de la nariz se diluyan, y evitar los cambios de humedad bruscos, así como cualquier factor irritante como el humo del tabaco. Lavarte la nariz con una solución salina puede contribuir a la descongestión. En todo caso, deberás evitar todo aquello que pueda ocasionar algún tipo de alergia.  

En el caso de una congestión nasal sin mocos en niños, es preciso que acudas al médico, especialmente si el bebé tiene menos de 60 días y presenta fiebre. También deberás acudir a un doctor si, debido a la propia congestión de las fosas nasales, presenta dificultades de respiración o al comer. 

Sanitas: Disfruta de 1 año de seguro gratis

Síntomas de alergia en verano

Si eres de aquellas personas proclives a sufrir congestión nasal sin mocos durante los meses centrales del año deberías estar familiarizado con los síntomas de alergia en verano. Además de conjuntivitis alérgicas y urticarias, entre otras, las alergias que afectan al sistema respiratorio se caracterizan por ser reactivas a la presencia de polen y polvo ambiental, lo que suele dar lugar a rinitis. Incluso, pueden aparecer pequeños granos en la piel debido a una erupción solar polimorfa. En verano, cuando es más habitual acudir a la piscina, suelen aparecer irritaciones de ojos, sequedad en la piel, tos e incluso picores, todo ello debido al cloro.  

Cómo aliviar la sinusitis

Si quieres saber cómo aliviar la sinusitis de forma segura y efectiva, es recomendable acudir a los servicios médicos. Un profesional te indicará el tratamiento adecuado, ya sea tomando antibióticos, corticoides u otros como analgésicos y antiinflamatorios. Sin embargo, también existen varios remedios naturales para la sinusitis, los cuales puedes llevar a cabo de forma adicional; todos ellos resultan de gran ayuda para desinflamar la mucosa de los senos perinasales y frontales. Entre ellas es fundamental beber mucho líquido, inhalar vahos de eucalipto para suavizar la inflamación de las fosas nasales y asegurar que el aire de tu vivienda se mantiene húmedo. También se recomiendan los lavados con suero fisiológico de venta en farmacias.  

En cuanto a la alimentación, consumir alimentos como ajo, cebolla o semillas de calabaza te ayudará a prevenir la sinusitis; siempre contando con una nutrición saludable, que incluya frutas y verduras, especialmente por su alto valor en vitaminas y minerales. Paralelamente, realizar ejercicio físico moderado, evitando el sedentarismo y el estrés, mejora el sistema inmunológico, al igual que mantener unos hábitos de sueño correctos. Es importante cuidar la higiene de las manos de forma habitual, especialmente antes de cada comida; asimismo, se debe evitar estornudar sobre ellas, utilizando, en su caso, un pañuelo. 

También te puede interesar...

No Comments

Post A Comment