Cómo detectar si tienes espina bífida oculta

¿Cómo detectar si tienes espina bífida oculta?

 

La espina bífida oculta es uno de los problemas más leves relacionados con esta deformidad, que suele darse durante la formación del feto. Muchas personas no se enteran que presentan este problema hasta su edad adulta, porque no siempre sufren de síntomas. 

La espina bífida oculta y sus consecuencias 

Antes que nada, la espina bífida oculta atiende a un problema relacionado con la formación de la médula espinal y la columna dorsal. Esto sucede derivado de un defecto del tubo neural, que durante el periodo embrionario terminará formándose en el cerebro y en la médula espinal del bebé. 

Cuando el tubo neural no consigue cerrarse, se crea lo que se denomina espina bífida, trayendo como consecuencias defectos en la formación ósea de la columna vertebral y en la médula espinal. 

Hablar de una espina bífida oculta es referirse al caso menos grave de este padecimiento que, se estima, puede tenerlo el quince por ciento de la población. Los otros tipos más graves responden a los nombres de meningocele y mielomeningocele. 

Meningocele es un tipo de espina bífida de gravedad intermedia. Aparece en forma de bulto, en la zona de la espalda. Aunque no presenta dañados los nervios, contiene líquido cefalorraquídeo y puede llegar a producir alguna forma de discapacidad en quienes lo padecen. 

Mielomeningocele o espina bífida abierta es el tipo más grave de esta deformidad. En forma de bolsa, situada en la zona media de la espalda, quedan expuestos líquido cefalorraquídeo, placa neural y nervios. Produce una gran discapacidad y expone al organismo a sufrir importantes infecciones. Suelen darse parálisis de músculos e incontinencia de esfínteres. 

La espina bífida oculta y los síntomas que produce 

En el caso de la afectación oculta, pueden darse casos asintomáticos o se aprecian síntomas leves, que pueden ir agravándose con el tiempo. 

Dentro de los síntomas leves están la urgencia urinaria, en el que el paciente siente repetidas ganas de orinar, sin experimentar escapes de orina. A este efecto le suele acompañar una ligera deformidad en los pies. 

Cuando existe afectación en las extremidades inferiores, suele deberse al resultado de una leve lesión neurológica, típica en estos casos. 

En muchas ocasiones, lo problemas de vejiga suelen pasar desapercibidos por el propio paciente, haciéndose más complicado detectar dicha deformidad, a pesar de que no supone un impedimento para mantener una vida normal. 

¿Existe tratamiento para la espina bifida? 

Por lo general, en la mayoría de los casos, no se requiere tratamiento, ya que se presentan de forma asintomática. Solo en caso de posible deformidad de pies o piernas, se podría atender mediante cirugía. 

Igualmente, con respecto a la urgencia o incontinencia urinaria, el especialista tiene opciones de recurrir a medicamentos neurológicos para tratar esta molestia, en función de las repercusiones que cause al paciente en su día a día. 

Cómo saber si tienes espina bífida 

Puedes descubrir si tienes espina bífida de manera temprana o puede permanecer oculta durante toda la vida. Muchos pacientes, de forma causal, descubrieron esta circunstancia como si fuera un hallazgo, ya que no sintieron ningún tipo de síntoma. 

La espina bífida oculta en adultos 

En los adultos, la espina bífida no suele representar un problema. Si lo descubren es porque han acudido a su médico aquejándose de pequeños síntomas que no relacionaban con su médula espinal. 

Con una radiografía han podido encontrar el hallazgo en forma de hueco, en la columna dorsal. Por lo general, suelen recordar una marca de nacimiento justo en esa zona, que indica una falta de formación de la misma. 

En estos casos, se puede llevar un nivel de vida adecuado, que no repercute en la salud del paciente. Por tanto, no debe preocuparse aún con el diagnóstico positivo. 

Cuando existen dificultades para caminar, porque los pies comienzan a mostrar un desvío en su forma, el médico especialista puede determinar el tratamiento adecuado para estos casos y, si se requiere, la intervención quirúrgica. 

Espina bífida en niños y bebés 

Después de haber visto qué tipo de problema representa la espina bífida, debe quedar claro que se trata de una malformación congénita y que, por tanto, se empieza a padecer desde el útero. Por tanto, la espina bífida se comienza a padecer desde el vientre materno hasta la edad adulta. 

Esta deformidad es más visible durante el embarazo, pudiéndose apreciar mediante la ecografía. Al apreciarse el bulto o bolsa en la espalda media del bebé, el diagnóstico es cien por cien preciso. En estos casos, puede practicarse una cirugía intrauterina, para corregir este defecto. 

Por suerte, se conoce el problema que suele derivar en este padecimiento, siendo responsable un nivel bajo de ácido fólico en la madre. Controlando los niveles de esta sustancia, es posible prevenir esta afectación antes y durante el embarazo. 

La espina bífida oculta, aunque no supone una gran dificultad para mantener una vida normal en quien lo tiene, se puede tratar previamente a que aparezca, controlando como se indicaba, los niveles de ácido fólico de la madre. 


Debido a su difícil detección y diagnóstico, la mejor manera de poder prevenir los caos de espina bífida es contando con un seguro médico que nos permita realizar las pruebas y análisis necesarias a un precio razonable. En iSalud.com, el comparador de seguros médicos online, te ayudaremos y asesoraremos para encontrar la mejor póliza de salud para ti y los tuyos.  

También te puede interesar...

2 Comments

Post A Comment