Consejos para mantener a raya la alergia a las gramíneas

Debido a nuestro estilo de vida, en ciudades y con un alto nivel de contaminación, cada vez es más común encontrarnos con las personas con alergias a las gramineas o a diversos pólenes.

Las personas que sufren de este tipo de alergias a menudo ven mermada su calidad de vida debido a los síntomas que les hacen padecer congestión nasal, dificultad para respirar, malestar general, etcétera.

Qué tipos de graminea son las más alergénicas

Las gramíneas son plantas que prácticamente existen en todos los lugares del planeta. Pertenecen a esta familia, por ejemplo los cereales como el trigo, el arroz o la cebada.

A pesar de que existen tratamientos con antihistamínicos, estos provocan reacciones en las personas, sobre todo de somnolencia o apatía.

Actualmente, existen numerosas fuentes que informarán del estado de saturación del polen de cierto tipo de graminea en el aire, de tal manera que podamos prever si vamos o no a sentirnos afectados.

Los alergólogos pueden prescribir medicamentos antihistamínicos que disminuyen notablemente los efectos de la alergia, si bien hasta hace poco provocaban efectos secundarios como la somnolencia.

Los alérgicos pueden disfrutar de una mejor calidad de vida siguiendo unos consejos generales para prevenir las alergias o al menos evitar que estas sean tan molestas.

Cómo evitar la alergia a las gramíneas

Sin duda la peor época del año es la primavera, debido a que ocurre la polinización y germinación de las plantas.

Se debe tener en cuenta que existen ciertas horas en el día en las que la concentración de polen en el aire es más elevada, por lo que se debe evitar estar expuestos al aire libre durante esas horas. En concreto, las peores franjas son al amanecer y al anochecer.

Medidas de protección para evitar el polen

La higiene es muy importante para mantener la salud respiratoria. En caso de salir al exterior se recomienda ducharse nada más llegar a casa y cambiarse de ropa para evitar granos de polen adheridos a las prendas.

En caso de salir al exterior e ir en un vehículo, una práctica muy recomendable es que antes del comienzo de la época de máxima concentración de pólenes se revisen los filtros antipolen de los vehículos.

En casa también es posible instalar filtros en el aire acondicionado para evitar que estas partículas penetran en el hogar. En la actualidad y debido a la normativa cada vez son más los equipos que permiten la instalación de este tipo de filtros.

Se deben proteger las vías respiratorias para que no penetren en las mucosas los granos de polen. En este sentido es totalmente recomendable llevar un juego de gafas de sol que cubran perfectamente los laterales de los ojos, impidiendo que si sopla el aire los granos puedan entrar en contacto con nuestras pupilas.

Evitar la alergia a las gramíneas en el hogar

Si el polen ha entrado en la vivienda se debe tener cuidado a la hora de pasar el aspirador o barrer, para evitar que los granos se depositen sobre tejidos o muebles.

Por último, no es recomendable tender en el exterior los días en los que haya una alta con concentración de polen puesto que este quedará adherido a las prendas.

Si tenemos polen en el suelo para evitar tener que recogerlo y que una parte pueda volver a subir al ambiente se puede humedecer el suelo con una fregona para que los granos queden pegados y no vuelvan a ascender.

En definitiva, la alergia a las gramineas se puede sobrellevar si se siguen esta serie de consejos que minimizarán la exposición y, por consiguiente, los desagradables efectos de este tipo de alergia.

Tags:
No Comments

Post A Comment