¿Cuáles son los mejores remedios para la tos seca persistente?

remedios para la tos seca

La tos seca es aquella que se produce sin esputo o expectoración. En el caso de los adultos se considera crónica cuando tiene una duración de 8 semanas o más, pero en el caso de los menores, cuando alcanza las 4 semanas. Ahora bien, incluso antes de alcanzar dicha situación, la tos seca ya es molesta, pues provoca dolor de garganta e incluso puede hacer que nos despertemos por la noche, lo que afecta a nuestro descanso.

El motivo por el que resulta tan útil saber los remedios para la tos seca persistente es que, una vez conocidos, podemos aplicarlos nosotros mismos.  

Remedios caseros para la tos seca persistente

Antes de comentar cuáles son algunos de los remedios naturales para la tos seca persistente en adultos, hay que subrayar que el estilo de vida tiene una repercusión directa en su aparición. Dejar de lado el tabaco y evitar el humo de otros fumadores es algo imprescindible para prevenir esta dolencia, pero también para aminorar sus efectos cuando se padece. Además, se aconseja la ingesta de líquidos, sobre todo calientes, ya que permiten aliviar la mucosa de la garganta, hidratarla y suavizarla. Estas son otras medidas concretas que puedes tomar para tu día a día:  

Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes
  • Mantener el aire húmedo: El uso de un vaporizador en casa está especialmente indicado como uno de los mejores remedios caseros para la tos seca persistente en niños, especialmente porque ellos son más proclives a sufrir gripe y catarros. Si no contamos con un vaporizador, se pueden dejar cazos con agua en las partes altas de los armarios. Más concretamente, son muy importantes los cuidados después de una neumonía en niños 
  • Chupar caramelos duros: Para suavizar la garganta se debe incrementar la actividad de las glándulas salivales, por ello se recomienda chupar pastillas o caramelos para la tos.  
  • Miel: La miel es un gran remedio natural para la tos y la dificultad al respirar. Si bien su efecto es apreciable al tomarla directamente, cuando ésta se combina con leche caliente o aceite de coco su efecto aumenta considerablemente.  
  • Vahos: Realizar vahos permite aprovechar el vapor y liberar las vías respiratorias. Aunque se suele aconsejar para la tos con flemas, también se contempla como uno de los buenos remedios para la tos seca. Los vahos pueden hacerse con eucalipto, menta o aceites en agua hervida. Tan solo debes situar una toalla alrededor de tu cabeza, de forma que puedas inhalar y exhalar el vapor de tus pulmones.  
  • Té de tomillo: Esta pequeña hierba posee numerosas propiedades, por ello se recomienda utilizar una cucharada de tomillo por cada taza de agua. Tras hervir el agua el té necesita reposar entre 1 y 3 minutos y, finalmente, se debe filtrar. Para hacerlo más eficaz, y dulce, se le puede añadir miel.  
  • Té de pimienta negra: Para hacer este té se debe usar el equivalente a una cucharadita de pimienta por cada taza de agua hervida. Seguidamente, se debe tapar durante 15 minutos, y como resultado obtendremos una infusión muy útil con la que mejorar nuestra garganta.  
  • Agua con sal: La sal permite que se drene el exceso de fluido en la garganta, y por otra parte, tiene propiedades antiinflamatorias. La proporción correcta es de cuatro cucharadas de sal para un vaso de agua.
Sanitas: Disfruta de 1 año de seguro gratis

La tos y la dificultad al respirar

Siempre se debe prestar atención a la tos y la dificultad al respirar. Aunque se considere algo pasajero y sin relevancia, puede revelarnos información crucial sobre nuestra salud. Especialmente, debemos ponernos en guardia en el momento en que se vuelve constante. Una simple consulta al neumólogo servirá para dar con un diagnóstico y descartar afecciones graves. Las pruebas médicas pueden ir desde una exploración otorrinolaringológica hasta una Ph-metría esofágica, pasando por una prueba de provocación de broncoespasmo, una espirometría que contenga una prueba de broncodilatación o diferentes test radiológicos.  

¿La tos seca se puede convertir en tos crónica?

Si los remedios para la tos seca persistente no funcionan, entonces conviene acudir al especialista. Una de las preocupaciones que más suelen tener los pacientes es si la tos seca que no se cura puede convertirse, con el paso del tiempo, en tos crónica. Ello se debe a distintas causas, aunque las más comunes son las siguientes:  

1. Alergias

Existen diferentes alergias que pueden ocasionar tos crónica. Destacan: la alergia al polvo, al polen de las flores o al pelo de ciertos animales domésticos.

Promoción: tu seguro DKV Integral, ¡un 20% más barato!

2. Asma  

El asma es causa directa de la tos duradera; aunque a su vez puede responder a distintas razones. Entre ellas destacan las infecciones de las vías respiratorias superiores, así como mantenerse expuesto al aire frío, tanto en interiores como en exteriores. Cabe destacar que en ocasiones varía en función de la estación del año. Por otro lado, el asma también se caracteriza por las sibilancias (resuellos) al respirar, o incluso por la falta de aliento.  

3. Infecciones

Entre las infecciones más graves destaca la tosferina, la cual responde a episodios de apnea, tos y dificultad al respirar. 

4. Reflujo gastroesofágico

La ingesta de alimentos ácidos o con cierto picante puede desencadenar un reflujo gastroesofágico provocando tos.  

5. Tabaquismo

El consumo de tabaco, especialmente debido al humo de los cigarrillos, genera una irritación en la garganta que se puede hacer crónica y, consecuentemente, generar tos seca y persistente.  

6. Problemas de corazón

Frecuentemente, las enfermedades cardíacas provocan insuficiencia respiratoria ya que los pulmones se llenan de líquido, y como consecuencia, aparece la tos seca.   

7. Polución  

La contaminación del aire provoca tos seca, persistente en muchas personas. Además, a largo plazo, puede llegar a provocar enfermedades pulmonares.  

8. Goteo nasal  

Una excesiva mucosidad en la nariz hace que se origine la tos desde la garganta, ya que esa mucosidad gotea por ella.   

9. Otras causas

Otros motivos relacionados con la tos persistente pueden ser: el cáncer de pulmón, la bronquiectasia, la tos postinfecciosa, la ingesta de fármacos IECA (medicamentos empleados para el tratamiento de la hipertensión arterial, insuficiencia cardíaca crónica o enfermedades renales crónicas, etc.) o, incluso, lo que se conoce como tos psicogénica, más común en niños.

También te puede interesar...

Tags:
,
No Comments

Post A Comment