La hipertensión es una enfermedad que consiste en el aumento de la presión arterial, ya sea de manera puntual o continua. La presión arterial alta o normal-alta se es aquella que se sitúa entre los 130 y 139 mmHg en su modalidad sistólica (máxima) y entre los 80 y los 89 mmHg en la diastólica (mínima). 

Una presión arterial normal presenta unos niveles máximos de 120-129 mmHg para presión arterial sistólica y entre 80 y 84 mmHg para la diastólica. En la mayoría de los casos, los síntomas de la hipertensión no se manifiestan, por eso es crucial prevenirla, realizarse pruebas de manera periódica y seguir los tratamientos indicados por los especialistas médicos. Es tan negativo tener la presión sistólica elevada como la diastólica, pero también lo será tener una de ellas elevada y la otra baja.  

Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes

LO QUIERO

¿Qué consecuencias tiene sufrir hipertensión?

Cuando el corazón bombea la sangre hacia los distintos órganos, lo hace ejerciendo presión en las arterias, y esto es lo que se conoce como presión arterial. En cada contracción se logra la presión máxima, y en cada relajación la mínima. La presión arterial está determinada por dos factores; la resistencia que el flujo de la sangre se encuentra en las arterias y el volumen de sangre que está bombeando el corazón. Una hipertensión no diagnosticada y, por lo tanto, no tratada, pone en riesgo a la persona que la sufre, causándole numerosas dolencias. Sin embargo, las más destacadas son el accidente cerebrovascular, las enfermedades cardíacas y la insuficiencia renal. 

¿Cuáles son los síntomas de la hipertensión?

Como hemos dicho, los síntomas de la hipertensión no se manifiestan hasta estados muy avanzados y peligrosos. Solo en algunos casos se reconocen dificultades para respirar, cefaleas o hemorragias nasales espontáneas, pero se trata de síntomas y signos de hipertensión arterial inespecíficos. La buena noticia es que esta afección es fácilmente detectable con un rutinario control médico, incluso en casa, con las herramientas apropiadas. Por ello es tan importante contar con un buen seguro médico como los que ofrece iSalud, que suponen una garantía y tranquilidad para los particulares y las familias. Obtener un diagnóstico especializado de forma urgente y tener acceso a segundas opiniones médicas son solo algunas de sus ventajas.  

Existen factores de riesgo que elevan la posibilidad de sufrir hipertensión, como la diabetes, la obesidad, el tabaquismo, la ingesta de alcohol, el consumo excesivo de sal, los niveles de estrés y los antecedentes familiares. La más común es la hipertensión esencial, que ocurre cuando no hay una causa específica que justifique los altos niveles de la tensión. Por otro lado, la hipertensión provocada por un medicamento o por otra enfermedad recibe el nombre de secundaria.

[action full_width=”yes” content_in_grid=”no” type=”normal” text_font_weight=”900″ show_button=”yes” button_size=”large” button_target=”_self” padding_top=”5″ padding_bottom=”5″ text_size=”30″ button_text_color=”#ffffff” button_hover_text_color=”#dd3333″ button_background_color=”#dd3333″ button_hover_background_color=”#ffffff” background_color=”#ffffff” button_text=”LO QUIERO” button_link=”https://sanitas.isalud.com/?campaign=BLOG-SA-PROMO ” button_hover_border_color=”#dd3333″]Sanitas: Disfruta de 1 año de seguro gratis[/action]

Alimentación saludable y ejercicio físico

Para aliviar los síntomas de la hipertensión se debe llevar una vida saludable, en la que se realice ejercicio físico regular y se sigan unas pautas de alimentación basadas en el consumo de legumbres verduras y frutas. Es muy importante tener en cuenta ciertas conductas, como reducir la sal en las comidas, evitar el tabaco, el alcohol y otras drogas, así como vigilar el peso y reducir el estrés. Todas ellas son medidas que han demostrado su eficacia. También se aconseja tener una buena hidratación y evitar la ropa de compresión y/o demasiado ajustada. 

Cómo afecta el verano a los hipertensos 

Durante los meses de más calor del año, las personas hipertensas están expuestas a un mayor riesgo de deshidratación. En ocasiones, sus tratamientos pueden ser modificados por los médicos. Para entender cómo afecta el verano a los hipertensos  basta con saber que el calor origina una dilatación de las arterias, lo que combinado con una mayor sudoración puede dar lugar a situaciones peligrosas. Las recomendaciones médicas para la presión arterial alta son: hidratarse de forma constante, reducir la cantidad de sal con la que se cocina y mantener un seguimiento constante del tratamiento que se sigue durante el resto del año. Asimismo, la alimentación en verano para los hipertensos es clave para estar bien. Si se quiere realizar un viaje prolongado, es aconsejable hacerlo con un tensiómetro y vigilar la presión cada 4 días. 

Cómo manejar la hipertensión en el embarazo

La cuestión sobre cómo manejar la hipertensión en el embarazo es una de las principales dudas entre aquellas mujeres que sufren problemas de hipertensión y que, además, están en estado. De hecho, entre 1 y 2 de cada 10 mujeres embarazadas la padecen. Los síntomas de la hipertensión tampoco se manifiestan durante el periodo gestante, por eso es clave someterse a los controles periódicos que establece el ginecólogo.  

Entre las recomendaciones médicas más destacables es importante llevar una dieta baja en sodio, lo que equivale a no superar los 5g de sal al día. Para ello se aconseja consumir alimentos no procesados y evitar salazones, quesos curados y mariscos, así como algunas carnes adobadas y frutos secos con sal añadida. Una dieta con alta presencia de frutas y verduras, junto a cereales y legumbres ofrece garantías de ingerir vitaminas, minerales, antioxidantes y ácidos grasos saludables. 

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here