El tabaco provoca la aparición de arrugas prematuras, además de resecar el cabello

El tabaco provoca la aparición de arrugas prematuras, además de resecar el cabello, afectando más a mujeres que a hombres.

A estas alturas ya no es necesario que os digamos que fumar es muy perjudicial para la salud. El tabaco conlleva múltiples patologías, afectando a todo el organismo y al aspecto físico. En relación a este último, los efectos son más visibles en las mujeres que en los hombres porque la piel de éstas es mucho más delicada.

El humo del tabaco no permite que la piel se nutra correctamente. Además, la nicotina provoca un aumento de la secreción de vasopresina, haciendo que las arterias y venas se contraigan, disminuyendo el riego sanguíneo en la piel y de su hidratación. Por consiguiente, el tabaco atrofia nuestra piel y adelanta la aparición de arrugas.

En relación a nuestro cabello, el humo del tabaco, además de ensuciar el pelo, hace que la secreción sebácea de la piel aumente y, como consecuencia de ello, aparecerá caspa en el cuero cabelludo. Además, la alopecia es más prematura porque se disminuye la irrigación capilar en el folículo piloso.

Aparte de la aparición de arrugas prematuras, deshidratación de la piel, sequedad del cabello, el tabaco provoca estrías, manchas amarillentas en dedos y dientes, olor corporal a tabaco, acné, etc. Como verás, hay más motivos para dejar de fumar que para seguir haciéndolo.

Te recomendamos que dejes el tabaco para evitar múltiples y graves patologías, además de mejorar tu aspecto físico. ¡Ya verás cómo mejoras notablemente tu calidad de vida! En iSalud siempre encontrarás los consejos y noticias de salud más actuales y las recomendaciones de los expertos más prestigiosos. Podrás contratar el seguro de salud más completo, con las máximas coberturas y al mejor precio.

 

También te puede interesar...