Diez primeros síntomas de embarazo

¿Estoy embarazada? Diez primeros síntomas de embarazo

Antes de quedar embarazada, es común que la mujer se pregunte: ¿cuándo se dan los primeros síntomas del embarazo? Si bien hay tantos casos como mujeres, los primeros síntomas de embarazosuelen presentarse recién cumplidas las tres semanas de la fecundación, aunque en algunas mujeres se manifiestan mucho antes (no en la primera semana). 

Son las primeras señales ante las que la futura madre, para salir de dudas, acude a una prueba diagnóstica de sangre o adquiere el típico test de farmacia. Estar advertida de los síntomas de embarazo en losprimeros días es muy importante ya que, apenas sepa si espera un hijo, la embarazada iniciará el seguimiento prenatal con su médico obstetra de confianza. En simultáneo, cuidará especialmente (más que nunca) de su salud y de la de su bebé en gestación, en beneficio de ambos reducirá dulces y picantes, mejorará la alimentación y eliminará el exceso de cafeína, por ejemplo. 

Cuando aparecen los primeros síntomas de embarazo puede que la gestante los confunda con molestias en los ovarios o síntomas premenstruales, ya que los mismos varían de una mujer a otra en frecuencia, intensidad y duración. Con el paso de los días, aquella que bien conoce su cuerpo, pronto notará que le ocurre algo atípico. Entonces, ¿cuáles son los primeros cambios que se suelen presentar? Algunos de los típicos, a continuación. 

Primeros 10 síntomas de embarazo 

Las primeras señas o indicios más “populares” o que manifiestan la mayor cantidad de embarazadas son los siguientes: 

Retraso menstrual hasta la total falta de menstruación.

 

El retraso y, pasados unos días, la constatación de la amenorrea (falta de menstruación) es el primer síntoma a tener en cuenta. 

Dolor abdominal.

 

Es uno de los indicios más comunes. Una molestia tenue a intensa en la panza puede ser el prenuncio de un embarazo. Asimismo, la hinchazón del abdomen es propia de los primeros días. 

Dolor de mamas.

 

Los senos suelen ponerse duros, como antes de menstruar. Así también el aumento del tamaño de las mamas es una señal distintiva de un embarazo inminente. 

Ganas de vomitar (náuseas) y vómitos propiamente dichos.

 

Durante los primeros tres meses de gestación son frecuentes; también el asco ante determinados olores o sabores fuertes. 

Cansancio y sueño.

 

La mujer embarazada, ya desde los primeros días de gestación, suele estar más fatigada y cansada que de costumbre. Las actividades normales, que hasta ayer realizaba sin dificultad, ahora se tornan pesadas para la futura mamá. No hay que alarmarse: es un síntoma que se mantiene en el tiempo. En el segundo trimestre, la mujer se encontrará de mejor ánimo y mayor voluntad para hacer sus tareas diarias. 

Sensación y ganas de orinar casi continuas.

 

Debido a que la vejiga no se vacía por completo, es habitual que la gestante, incluso durante la noche, sienta ganas de ir al cuarto de baño. Muchas veces orina poco y nada, pero la sensación es real. 

Deseos de comer algo en especial (antojos).

 

No les ocurre a todas las embarazadas, pero muchas sí manifiestan el deseo de comer algo particular; inclusive algún alimento o plato que, sin estar embarazada, no le gustaría ni probar. Cabe destacar que es un mito que, de no satisfacer ese deseo, aquello tendrá un efecto adverso en el feto. 

Variaciones del ánimo y del humor.

 

La mujer se torna mucho más sensible y vulnerable. Sus emociones estarán a flor de piel en todo momento. Créase o no, en cuestión de días, es común que la embarazada se entristezca o angustie por poco y nada. Igualmente, que se sienta eufórica y entusiasta en exceso de un segundo a otro, casi sin motivo. 

Dolor de cabeza.

 

La revolución hormonal es la responsable. También los mareos son usuales en los primeros meses. 

Dolor de espalda.

 

Es normal que la gestante sienta dolores lumbares, de fuertes a intensos. Podrían darse durante todo el embarazo hasta el nacimiento del hijo. 

Por otro lado, algunos otros síntomas de los primeros tiempos (aunque infrecuentes) son: sangrado vaginal, acné, vértigo y eliminación de gases, entre otros. De todas maneras, la gestante debe procurar hacer a un lado la incertidumbre y no inquietarse sin motivo: la mayoría de los síntomas pasarán en pocas semanas. Asimismo, la embarazada debe recordar que el embarazo no es una enfermedad, sino que es un estado especial en el que debe cuidar especialmente de su salud. A ello se suma la responsabilidad de cuidar también del bebé que está a punto de nacer. 

Por todo esto, y mucho más, es importante que además de atender a los primeros síntomas del embarazo, la gestante acuda a su médico obstetra ante cualquier síntoma incierto o que se presente como anormal. Un profesional de la salud le asesorará y le resolverá todas dudas que pueda tener. En estos casos, siempre es preferible prevenir que curar. 


¿Sabías que los seguros médicos te permiten disfrutar de todos los servicios que puedas necesitar durante el embarazo, el parto y el post-parto? Entra en iSalud.com, el comparador de seguros médicos líder en España, y encuentra el mejor seguro médico para ti y tu familia.  

También te puede interesar...

Tags: