La migraña es una dolencia que podríamos evitar modificando nuestro estilo de vida y, especialmente, corrigiendo algunos hábitos que la provocan. Salvo que se dé el caso de la presencia de una enfermedad neurológica de mayor gravedad, es posible lograr grandes resultados y prevenir su aparición con relativa facilidad.

¿Qué es la migraña?

Es un dolor de cabeza que afecta normalmente más a un lado de la cabeza que al otro. Se caracteriza por ser recidivante, es decir, por aparecer de forma recurrente en situaciones determinadas.

Por lo general, los ataques de migraña se caracterizan por la presencia de auras en la visión y por la presencia de dolor estomacal, vómitos y síntomas similares.

Desde el punto de vista neurológico, se produce cuando las meninges presentan una inflamación tal que transmiten una sensación de dolor intenso a través del nervio trigémino, provocándonos lo que se conoce como migraña.

Entre las causas más habituales se encuentran el factor genético, la edad (suele aparecer a partir de los 10 años) y el sexo (es más frecuente en mujeres). Si bien contra estas causas no hay medidas de prevención posibles, hay otras que sí pueden evitarse con mayor facilidad.

Hábitos que deberíamos eliminar para no padecer migraña

Los expertos en enfermedades y tratamientos confirman que los siguientes hábitos terminan provocando migraña.

El consumo de alcohol

La migraña se produce por un aumento de la tensión arterial en la cabeza. El alcohol es un vasodilatador, por lo que parece lógico deducir que su consumo aumenta las probabilidades de padecerla. Los últimos estudios médicos han confirmado que hasta un 33 % de las personas que sufren este tipo de dolores de cabeza había consumido alcohol horas antes de sufrir un episodio.

Como curiosidad, más del 75 % de los encuestados en una investigación sobre el tema habían consumido vino tinto, por lo que podría haber cierta relación entre el tipo de uva utilizado y la aparición de la migraña. Se recomienda, por lo tanto, que evitemos el consumo de alcohol para lograr que el cerebro funcione de forma normal.

Un estado continuado de estrés

El estrés es una reacción del organismo ante una situación que no conoce o que considera peligrosa. Alargar en el tiempo esta sensación es contraproducente, ya que afectamos al cerebro de forma directa, lo que conlleva la aparición de la migraña.

Recientes investigaciones confirman que las personas que padecen este dolor de forma habitual se caracterizan por su incapacidad para adaptarse a los cambios y por no saber cómo relajarse correctamente para llevar una vida normal. La puesta en práctica de técnicas como el yoga o la meditación y la realización de alguna actividad física son opciones que debemos tener muy en cuenta para controlar mejor la migraña.

Tener un ciclo de sueño irregular

Aunque a medida que se van cumpliendo años es más habitual padecer insomnio o irregularidades en el sueño, debemos subrayar la importancia de su regularidad. El cerebro necesita descansar de la actividad diaria durante unas seis u ocho horas. Si no consigue este objetivo y se va despertando continuamente durante la noche, se produce una alteración que termina provocando la migraña.

La estadística confirma que en torno al 40 % de las personas con esta dolencia duermen menos de seis horas, sufriendo un nivel cercano al 70 % dolores de cabeza al despertarse.

La falta de sueño puede estar provocada por el estrés, pero también por otros factores que deberían ser analizados por un especialista. Esta anomalía también provoca problemas paralelos relacionados con la falta de concentración y con un cansancio continuado que termina afectando a nuestra calidad de vida.

La dieta

Hay estudios que confirman que el consumo de alimentos con histamina o tiramina termina provocando la aparición de la migraña. Sería recomendable que evitásemos:

- Los alimentos cárnicos procesados: hamburguesas, salchichas y embutidos, principalmente.

- Los productos ahumados.

- Las conservas.

- El aguacate. Al promover la circulación sanguínea, podría aumentar también la tensión arterial del cerebro provocando el dolor que venimos describiendo.

- El plátano. Es tan saludable como el alimento anterior, pero contiene altos niveles de potasio que inciden directamente en el dolor de cabeza.

- El queso muy curado. A mayor tiempo de curación, mayores probabilidades de que contenga las sustancias arriba indicadas.

- Las nueces. Contienen tiramina y ayudan a que el cerebro funcione con normalidad, pero pueden producir este tipo de dolor.

- Comida oriental. Si está elaborada delante del cliente y se usan alimentos sin procesar, es recomendable que no lleve ningún tipo de salsa. El problema reside en que es demasiado habitual que los cocineros de los restaurantes chinos o japoneses utilicen glutamato (un potenciador del sabor). Esta sustancia está totalmente desaconsejada si padecemos migraña.

- Platos con un exceso de grasa. El nivel de colesterol en la sangre ralentiza la circulación sanguínea provocando, como consecuencia, inflamación cerebral y la aparición del dolor.

- Productos light. Se caracterizan por llevar aspartamo como sustituto del azúcar. La fenilalanina es una amina biógena que, según algunos estudios, tiene relación con la migraña.

La apuesta por alimentos naturales y por bebidas más sanas ha de ser firme y continua. Y la dieta mediterránea es una opción perfecta para lograr el mejor resultado.

Fumar

Este hábito es uno de los menos recomendables para tener buena salud. Además, solemos pensar que solo provoca daños en el aparato respiratorio, cuando en realidad afecta a todo el organismo debido a su elevada cantidad de tóxicos.

La nicotina acelera el ritmo del corazón. Investigaciones recientes confirman que si fumamos más de cinco cigarrillos al día podremos sufrir migrañas, por lo que sería deseable abandonar esta costumbre para evitar esta circunstancia. Debemos recordar que el temor a su aparición provoca un aumento de la ansiedad, lo que favorece el regreso del dolor.

Consejo final

Como hemos podido comprobar, la eliminación de hábitos poco saludables es una herramienta muy útil para evitar la aparición de la migraña.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here