La piel sufre más en invierno que en verano

La piel sufre más en invierno que en verano. Es muy importante tener en mente que la piel nos acompaña todos los días del año.

Cuidamos peor la piel en invierno que en verano. Después de muchos años, hemos asumido que en verano, con motivo de que la piel está más expuesta al aire libre, la cuidamos mucho más; sobre todo, la protegemos más del sol. Pero hay que tener en cuenta que, en invierno, requiere también de una serie de cuidados.

Los cambios de temperatura del exterior donde hace frío, entrando después en ambientes más calurosos, con calefacciones altas, deshidrata el ambiente. El ambiente, la humedad del ambiente es menor y, por lo tanto, la piel necesita mayor hidratación y mayores cuidados en invierno.

 

La cuperosis, cuando la piel del rostro se enrojece.

Cuando hay cambios bruscos de temperatura, las personas que padecen este tipo de problema tienen episodios de enrojecimiento en la cara, incluso sensación de ardor o de quemazón.

La piel tiene una función muy importante, que es regular la temperatura corporal. Por lo tanto, cuando estamos en el exterior, lo que hacen los capilares sanguíneos es contraerse para mantener la sangre dentro del cuerpo y que mantengamos el calor corporal dentro. Sin embargo, cuando entramos en un ambiente un poco más caluroso, esas venitas se dilatan para que la sangre llegue a la superficie de la piel, y podamos perder ese calor corporal que veníamos manteniendo dentro.

Por lo tanto, cuando ese mecanismo se produce con relativa frecuencia, o se altera, los capilares se quedan dilatados de forma más permanente y empiezan a buscar nuevas venitas y se forman nuevas venitas en la superficie.

Es muy importante protegernos la piel, tanto en invierno como en verano, con cremas con factores de protección superior al 20-30. Por otra parte, hay que tener la piel bien hidratada y cuidada. Hay que tener cuidado con los jabones limpiadores; tenemos que elegir aquellos que tengan un pH neutro y que hagan menos espuma, ya que son menos abrasivos y menos irritantes.

Finalmente, la alimentación también es muy importante para la piel. Sobre todo los betacarotenos, sustancias presentes en frutas y verduras, que se convierten en vitamina A, y son un poderoso antioxidante de las células, además de retrasar el envejecimiento de éstas.

 

Entra ya en isalud.com y contrata tu seguro de salud, para ti y para toda tu familia. Tienes la posibilidad de contratar el seguro médico que mejor se adapte a tus necesidades ya que tienes diferentes tipos de seguros de salud como los Adeslas Básico, Adeslas Plena Vital, Adeslas Plena y Adeslas Plena Plus.

También te puede interesar...

No Comments

Post A Comment