¿Qué es la tiroides?

La tiroides es una glándula neuroendocrina situada en la cara anterior del cuello, sobre la tráquea. Su función principal es regular el metabolismo del cuerpo

Asimismo, es productora de proteínas y regula la sensibilidad del cuerpo a otras hormonas. 

Síntomas de problemas con la tiroides

Quizás te preguntas qué problemas están relacionados con la tiroides y cómo saber cuáles son los síntomas relacionados con el hipotiroidismo.  

Pero, ¿qué es el hipotiroidismo? 

Se trata de un trastorno endocrino que se produce por un déficit de hormonas tiroideas. En la mayor parte de los casos se debe a una alteración de la glándula tiroides conocida como hipotiroidismo primario.

Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes

LO QUIERO

Ahora bien, llegados a este punto quizás te preguntes cómo saber si tengo problemas con la tiroides. A continuación, te mostramos una serie de síntomas de problemas con la tiroides en mujeres y hombres: 

  • El cansancio excesivo sin motivos aparentes. Es el síntoma en la fase inicial del hipotiroidismo. 
  • Sentir apatía y desinterés por todo, llegando a un estado de depresión. Conforme avanza el problema se puede observar su afectación en el rendimiento intelectual y en la capacidad de aprendizaje. 
  • Estar más sensible de lo normal o muy irritable. En ocasiones se pueden tener ganas de llorar por cualquier cosa o por nada. 
  • Se presentan, cada vez más, la torpeza y los calambres musculares. Aparecen las contracturas musculares y contracciones fibrilantes, las cuales no duelen, pero son molestas.  
  • Esta enfermedad afecta en el funcionamiento de todos los órganos y también en la piel. Las personas que padecen de hipotiroidismo se notan la piel más envejecida, gruesa e hinchada. El pelo se vuelve fácilmente quebradizo y seco, y se cae mucho más, pudiendo llegar a la calvicie (alopecia). 
  • Hombres y mujeres ganan peso sin motivo alguno, como si realizaran dietas inadecuadas en cortos períodos de tiempo.   
  • Por lo general, se empieza con cuadros de estreñimiento. 
  • Se padece intolerancia al frío. 
  • Se pueden apreciar rasgos toscos en la cara, el edema en los párpadossobre todo, en los inferiores, labios gruesos, caída del párpado superior, pérdida de la cola de las cejas y el engrandecimiento de la lengua. La voz se vuelve ronca, apagada, lenta y áspera. 
  • Se puede incluso llegar a la insuficiencia cardíaca y respiratoria, bradicardia, cefalea, neuralgias y disminución de los sentidos; sobre todo el del gusto y la audición, entre otros síntomas. 
[action full_width=”yes” content_in_grid=”no” type=”normal” text_font_weight=”900″ show_button=”yes” button_size=”large” button_target=”_self” padding_top=”5″ padding_bottom=”5″ text_size=”30″ button_text_color=”#ffffff” button_hover_text_color=”#dd3333″ button_background_color=”#dd3333″ button_hover_background_color=”#ffffff” background_color=”#ffffff” button_text=”LO QUIERO” button_link=”https://sanitas.isalud.com/?campaign=BLOG-SA-PROMO ” button_hover_border_color=”#dd3333″]Sanitas: Disfruta de 1 año de seguro gratis[/action]

Por otro lado, la tiroides también provoca otros problemas y síntomas, como el hipertiroidismo.  

Pero ¿qué es el hipertiroidismo?  

Éste ocurre cuando la glándula tiroides está trabajando de más. A veces está relacionado con un trastorno autoinmune. Se trata de un trastorno metabólico en el que el exceso de función de la tiroides causa una hipersecreción de hormonas tiroideas con niveles plasmáticos elevados de estas hormonas (T3 y T4). La enfermedad de Graves Basedow, o bocio tóxico difuso, es una de sus principales causas, más común en mujeres que en hombres. Sus síntomas son contrarios al hipotiroidismo: 

  • En el hipertiroidismo hay sobreexcitación. 
  • Puesto que el metabolismo va muy rápido las personas adelgazan al extremo, incluso comiendo lo mismo o en grandes cantidades. Además, la pérdida de peso se agrava con cuadros de diarreas. 
  • Se comienzan a sentir palpitaciones y taquicardiapero también hipertensión a expensas de la sistólica, es decir, falta de aire al esfuerzo.  
  • Nerviosismo, temblores, sudoración, intolerancia al calor, incapacidad para conciliar el sueño, hiperactividad, inquietud y desasosiego son otros de sus síntomas.  
  • Se produce protrusión de los globos oculares, conocido como exoftalmos. 
  • Hay un aumento de la pigmentación de la piel, volviéndose más enrojecida y caliente. 

Es importante destacar que tanto en el caso del hipotiroidismo como en el del hipertiroidismo, los síntomas y problemas en hombres y mujeres son muy similares.

¿Cómo saber si tengo problemas con la tiroides?

Los problemas con la tiroides suelen generar muchos síntomas, principalmente vinculados a dos categorías fundamentales. Por ello es necesario conocer y distinguir qué es el hipotiroidismo, el hipertiroidismo y los quistes en la tiroides. Existen múltiples estudios tanto a nivel de laboratorio como imagenológicos que, dependiendo de sus resultados, nos pueden proporcionar una información más adecuada sobre el tipo de enfermedad o problema de tiroides que padecemos. Entre ellos tenemos: 

  • Estudios Hormonales. 
  1. Hormonas Tiroideas (T3 y T4) 
  2. Hipófisis (TSH) 
  • Determinación sérica 
  • Pruebas de estimulación con TRH 
  1. Calcitonina Sérica (relacionado con el carcinoma medular asociado a Hiperparatiroidismo) 
  • Estudios inmunológicos y Genéticos 
  1. Anticuerpos antitiroideos 
  2. Marcadores tumorales  
  • Determinación de DNA  
  • Proto-oncógenos. La mutación a nivel del oncogén p53 es de mal pronóstico: (Carcinoma Medular y Papilar)  
  • Antígeno Carcinoembriogénico (ACE) 
  • Estudios imagenológicos 
  1. Ultrasonido 
  2. Radiografía Simple de Tórax (para detectar Bocio Endotorácico, Metástasis) 
  3. Gammagrafía tiroidea con Radioisótopos: 
  • Yodo-131 (I131): 
  • Anticuerpos Monoclonales Antitiroglobulina marcados con I131: Localizar Metástasis regional o a distancia. 
  1. Tomografía  
  2. Resonancia Magnética 
  • Estudios invasivos.  
  1. Biopsia  
  2. Videotoracoscopía  

Tratamiento para los problemas con las tiroides

Todos los especialistas se enfocan en el tratamiento para el hipotiroidismo o el hipertiroidismo, basándose en esquemas en los que se tienen en cuenta: los criterios preventivos, de control, farmacológico y quirúrgicos. Uno de los más importantes y mejor aceptados por los pacientes son las dietas para el hipotiroidismo y el hipotiroidismo, las cuales regulan la función hormonal de la glándula tiroides.  

En el caso del hipotiroidismo la dieta consiste en ingerir alimentos que estimulen la tiroides, capaces de reducir aquellos que disminuyen su actividad. Para regular la actividad de la tiroides es importante realizar una alimentación rica en yodo, selenio y zinc, que pueden encontrarse en alimentos como el pescado, el marisco y los frutos secos. Con el hipertiroidismo pasa todo lo contrario.  

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here