Niños que comen con sus padres

Los niños que comen en la mesa con sus padres están más desarrollados verbalmente porque participan en las conversaciones.

De esta manera, todos los niños que puedan participar en las comidas familiares, aparte de mejorar su capacidad verbal, podrán observar lo que comen los padres e imitarles en su forma de actuar.

En cuanto a la alimentación, es muy importante que, a partir de los 6 meses, los niños puedan tener una dieta variada; a esta edad ya pueden comer prácticamente de todo. Pueden empezar a ingerir alimentos que se coman en casa, sin un orden establecido. En este sentido, si un día los padres comen verdura, animar a los niños a que también la prueben. Al día siguiente, si para cenar hay tortilla, darles a probar un trocito para que vayan descubriendo nuevas texturas y sabores.

Finalmente, según el Dr. José María Paricio, no hay que forzar a que los niños coman y esperar a que éstos tengan hambre. Aunque al niño no le guste lo que haya en el plato, si tiene hambre se lo acabará comiendo. En este sentido, muchos son los padres que se preocupan por ello y, si ven que su hijo no come, acaban por cambiarle la comida por otra que le guste más. Es un grave error porque, con este comportamiento permisivo, nunca se acostumbrará a comer de todo y su dieta se verá mucho más limitada.

Contrata tu seguro de salud Medifiatc en isalud.com, compañía líder en seguros de salud con más de 15.000 profesionales en nuestro cuadro médico que te podrán ayudar en todos los campos de la salud de tus hijos. Recuerda que, si lo contratas ahora, te podrás beneficiar de descuentos de hasta el 20% y la póliza dental gratis durante el primer año.

También te puede interesar...

No Comments

Post A Comment