Primeros síntomas de artritis reumatoide

primeros sintomas de artritis reumatoide

¿Qué es la artritis reumatoide?

Para conocer los primeros síntomas de la artritis reumatoide debes saber que es una enfermedad inflamatoria crónica, sistémica y autoinmune. Se caracteriza por una inflamación constante de las articulaciones. 

Generalmente, la artritis reumatoide afecta a las pequeñas articulaciones de manos y pies, produce su destrucción de manera progresiva y genera distintos grados de deformidad e incapacidad funcional. Si no se aplica el tratamiento adecuado, en poco tiempo puede llegar a causar la invalidez, temporal o permanente. Por otro lado, debido a sus características generales, se suele relacionar con los síntomas del reumatismo, o reuma.     

Causas de la artritis reumatoide

Es difícil determinar cuáles son las causas de la artritis reumatoide, pues por el momento son desconocidas. Sin embargo, se puede afirmar que, en la mayoría de los casos, la autoinmunidad del paciente juega un papel primordial, tanto en su origen como en su cronicidad, así como en la forma en la que evolucionará la enfermedad. Ésta se asocia con la presencia de anticuerpos, como el factor reumatoide y los anticuerpos antipépticos cíclicos citrulinados.

Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes

Se trata de una clase de autoanticuerpos dirigidos contra una o más proteínas del propio individuo. Además, se ha comprobado que, cuando ocurre, coexisten varios factores de carácter ambiental, genético, inmunológico, endocrino y hasta psicológico en el paciente afectado. 

Síntomas de la artritis reumatoide

Además de los primeros síntomas de artritis reumatoide, hay que destacar que existen manifestaciones extrarticulares que afectan a diversos órganos y sistemas del cuerpo. Por eso es necesario que cuentes con un seguro médico adecuados, como el que ofrece iSalud, especialmente si sientes alguna molestia o ya han aparecido los primeros síntomas de artritis reumatoide. Recuerda que debes actuar a tiempo, pues esta enfermedad puede afectar en ojos, piel, vasos sanguíneos, pulmón y corazón.

Seguro médico Adeslas desde 14’5 €/mes

Los síntomas tempranos de la artritis reumatoide suelen aparecer entre los 30 y 50 años de edad. Además, es mucho más común entre mujeres. Se trata de una poliartritis simétrica crónica. Tanto la artritis erosiva, como las manifestaciones sistémicas, son más comunes en los pacientes que tienen factor reumatoideo positivo a títulos elevados de este anticuerpo. 

Los primeros síntomas de artritis reumatoide o prodrómicos son: 

  • Fatiga 
  • Anorexia 
  • Pérdida de peso 
  • Episodios de artritis intermitente 

Al inicio puede ser agudo en aproximadamente el 20% de los pacientes y, a menudo, se acompaña de fiebre y toma del estado general. Se pueden observar diversas manifestaciones:  

Manifestaciones articulares

  • Se manifiestan con dolor, rigidez, limitación de movimiento e inflamación.  
  • La magnitud del dolor no es equiparable al grado de inflamación, que habitualmente aumenta con los movimientos de las articulaciones afectadas y, en menor grado, con los cambios de temperatura. 
  • Por la mañana uno puede sentir rigidez articular durante más de 1 hora. Esta prolongación depende de la actividad de la enfermedad. Esta rigidez se da por congestión sinovial, el engrosamiento de la cápsula articular y la presencia del líquido sinovial a tensión. 
  • Inicialmente, cuando aparecen los primeros síntomas de la artritis reumatoide, la movilidad articular se ve limitada por el dolor; a largo plazo, ésta se ve reducida por la fibrosis capsular, contracturas musculares, ruptura de tendones o ligamentos y finalmente, por anquilosis fibrosa u ósea.   
  • Las articulaciones más afectadas suelen ser las más pequeñas, es decir, en manos, muñecas, rodillas y pies. 
  • El patrón de afección más frecuente es poliarticular, es decir, que afecta a varias articulaciones. Ahora bien, también se caracteriza por ser bilateral, afectando a ambos lados, y simétrico. Es importante mencionar que un pequeño porcentaje de los pacientes sufre la enfermedad en sólo una sola articulación. En este caso, la afectada suele ser la rodilla, y su dolor puede prolongarse durante meses o años. 
  • A medida que la enfermedad progresa, ésta se extiende a los codos, a los hombros, a las articulaciones esternoclaviculares, a las coxofemorales y a los tobillos. Finalmente, aunque no es tan común, las articulaciones temporomandibulares y la columna cervical también pueden verse afectadas. 

Cabe destacar que los momentos de crisis se alternan con períodos de remisión, que van sucediéndose de forma progresiva junto con las deformidades articulares. Entre las más comunes se encuentran las deformidades de las manosdesviación de los dedos y subluxación de las falanges proximales conocida como “desviación en cuello de cisne” y aumento del tejido blando en el dorso de la muñeca. 

ASEFA: 15% descuento ¡Si contratas antes del 15 de noviembre!

Manifestaciones extrarticulares

Por orden de frecuencia se encuentran las siguientes: 

  • Nódulos reumatoideos como uno de los primeros síntomas de artritis reumatoide extraarticular. Tienen localización subcutánea en áreas sometidas a presión como la superficie de extensión de los antebrazos y el tendón de Aquiles. 
  • Manifestaciones hematológicas. Anemia normocítica, hipocrómicas asociada con la actividad de la enfermedad. 
  • Manifestaciones pleuropulmonares. Son frecuentes en la artritis reumatoide. De hecho, pueden ser los primeros síntomas de artritis reumatoide o preceder a otras manifestaciones sistémicas y se pueden encontrar, compromiso pleural de 25-50% de los pacientes con pleuritis (fibrinosa, granulomatosa, derrame pleural y neumotórax). También lesiones intersticiales como neumonía intersticial, fibrosis de lóbulos superiores, nódulos, neumoconiosis reumatoidea o síndrome de Caplán, bronquiolitis obliterante, vasculitis pulmonar, bronquiectasias y hemorragias alveolares. 
  • Manifestaciones cardiovasculares: Se pueden encontrar desde la pericarditis fibroadhesiva, miocarditis granulomatosa o intersticial, hasta trastornos anatómicos de la válvula mitral, sin traducción funcional. 
  • Manifestaciones hepáticas. Hepatomegalia frecuente (hígado aumentado de tamaño). 
  • Manifestaciones oculares: Iritis, iridociclitis, uveítis anterior y epiescleritis. 
  • Manifestaciones neurológicas como neuropatías, síndrome de atrapamiento de nervios periféricos, mielopatía cervical. 
  • Vasculitis reumatoidea, destacándose entidades como la capilitis, venulitis, vasculitis necrosante diseminada de arterias de mediano calibre. 

Existen otro tipo de manifestaciones extrarticulares como, por ejemplo: linfadenopatías, manifestaciones laríngeas, alteraciones auditivas y neuropatías. También destaca la hiperpigmentación cutánea, úlceras de las piernas, trombocitopenia e infecciones recurrentes.     

También te puede interesar...

No Comments

Post A Comment