El por qué utilizar protectores auditivos es simple: para reducir la incidencia del ruido ambiental a nuestro alrededor. Más del 70 % de la población trabaja, descansa o vive en un entorno ruidoso, con los suficientes decibelios como para llegar a dañar sus oídos. 

La solución ideal sería reducir la fuente del ruido, pero no siempre podemos llevarla a cabo. Por eso existen los protectores auditivos. 

¿Qué son los protectores auditivos? 

Usar protectores auditivos es un seguro en salud. Estos pequeños aparatos ayudan a aislarse del ruido del exterior perdiendo la menor audición posible. Así, se consigue que el molesto ruido del entorno no dañe nuestros oídos. 

En principio, el oído humano está preparado para soportar altos volúmenes de ruido durante cortos períodos de tiempo, pero el problema viene cuando la persona se expone a este ruido durante más tiempo del que su oído puede soportar. 

Además de mantener el ruido fuera del delicado oído humano, algunos tipos de protección auditiva también son útiles para evitar que entre agua al oído, y así evitar infecciones y molestias. 

Los dos tipos de protección auditiva 

Según su forma, existen dos grandes grupos de protectores auditivos. 

Tapones protección auditiva 

Son pequeños, discretos y ergonómicos. Existen muchos tipos diferentes, desde los más simples hechos de algodón y cubiertos de cera, pasando por los de silicona hasta protección auditiva personalizada según el tamaño y la forma del oído de cada persona. Pueden llamarse también auriculares de protección auditiva. 

En ambientes con altos niveles de ruido pueden usarse durante media hora, más cuanto menos ruido haya alrededor del usuario. Hay que tener mucho cuidado con su mantenimiento, pues se corre el riesgo de contraer una infección si no se limpian con frecuencia. 

Cascos protectores protección auditiva 

Son más grandes, pero más seguros. Están formados por unas grandes orejeras almohadilladas que se adaptan a la anatomía humana y sellan el conducto auditivo. Las almohadillas están rellenas de espuma elástica o incluso líquido. También pueden llamarse orejeras de protección auditiva. 

Su principal ventaja es que se pueden incorporar a un casco para obtener una doble protección, aunque por sí solos son más aparatosos que unos tapones y pueden resultar incómodos en verano o en ambientes de trabajo calurosos. 

¿En qué situaciones se puede necesitar emplear protección auditiva?

protección auditiva 

En cualquier situación en la que se esté expuesto a mucho ruido ambiental o resulte muy molesto. 

La importancia de la protección auditiva es tal que las personas que no las usan pueden llegar a sufrir daños en el oído medio o hipoacusia, es decir, pérdida de audición. 

En un aeropuerto, donde se escucha el rugido de los motores al despegar y al aterrizar, conviene llevar protección auditiva. Otras situaciones en las que se recomienda usarla es en conciertos, carreras de automóvil, al hacer obras en casa o tenerlas cerca 

¿Es obligatoria la protección auditiva en el trabajo? 

Según la normativa vigente, la protección auditiva es obligatoria en el trabajo cuando el trabajador se ve expuesto a una media de 85 decibelios de ruido ambiental al día, o cuando se somete a picos de 137 decibelios. 

Lo recomendable es hacer el uso de protección auditiva en el trabajo obligatoria cuando la media de decibelios a los que se expone el trabajador supera los 80 decibelios, aunque esta elección corresponde a los superiores de cada empresa. 

Algunos trabajos en los que la protección auditiva es obligatoria. Normalmente el uso de tapones o cascos de protección auditiva son los relacionados con el trabajo en aeropuertos (asistente de despegue y aterrizaje, supervisor de despegue…), con la construcción (albañil, fontanero, electricista, alicatador, cantero, obrero…), los puertos marítimos y el sector industrial en general. 

Protección auditiva para bebés 

Para los niños más pequeños, el ruido es aún más molesto que para los adultos. Una molestia tan dura para el tímpano puede acarrear problemas crónicos de sordera o zumbido en los oídos en un oído recién formado. 

Los bebés no son capaces de expresar con palabras que el ruido les molesta, por lo que recurren al llanto. Esto, a la vez de ser perjudicial para sus propios oídos, suele ser mal interpretado como un signo de hambre o sed, y no se llega a solucionar el problema. 

A esto se le suma el problema de que los niños más pequeños no son conscientes de que el ruido alto puede ser perjudicial para ellos. Si el problema es continuado, puede llegar a afectar los patrones del sueño del infante. 

Conviene que el bebé utilice protección auditiva si el ruido ambiental de su casa llega a ser molesto, en caso de haber obras cerca, tener más niños en casa, u otras causas. Algunos juguetes infantilesemiten sonidos a más volumen del que deberían, por lo que conviene revisarlos o hacer que el niño lleve los protectores auditivos para jugar. 


Saber por qué utilizar protección auditiva en según qué casos es tan importante como identificar el problema en el ruido ambiental o en el entorno. Protegerse a tiempo ayuda a evitar problemas de audición graves, como la sordera. Si tienes duda, que sepas que descargando la app de iSalud.com, el comparador de seguros médicos online, tendrás acceso a médicos especialistas a través de un chat 24h para consultarles todo lo que quieras. ISalud.com, mucho más que seguros médicos. 

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here