Las alergias y las intolerancias muestran algunos síntomas similares, pero se diferencian porque las últimas sólo presentan algún tipo de malestar puntual. Por ello, es muy importante contrastar las diferencias que existen entre la alergia y la intolerancia alimentaria.

Diferencias entre alergia y intolerancia

Por una parte, la alergia alimentaria es una enfermedad en que un componente alimenticio produce una reacción inmediata con síntomas como erupciones, urticaria, enrojecimiento de ojos, hinchazón de labios o párpados, diarreas, mareos, vómitos, dificultad para respirar, entre otros.

Sin embargo, la intolerancia alimentaria es mucho más difícil de detectar y sus síntomas suelen ser parecidos a los de las alergias pero moderados (dolor y distensión abdominal, diarreas, gases, etc.), afectando a cada persona de forma diferente. Como consecuencia de ello, muchos desconocemos si tenemos intolerancia a algunos alimentos sin saberlo. De ahí la importancia de consultar al especialista y analizar cada caso mediante un estudio personalizado.

En los primeros años de vida, la alergia alimentaria más común la produce la leche. En los niños, los alimentos que producen, principalmente, más alergias son la leche, los huevos y los pescados. En los adultos, los responsables de las alergias alimentarias son el marisco, los pescados y los frutos secos.

En un principio, estas alergias suelen desaparecer a medida que los niños van creciendo ya que, a partir de los 5 años, el 80% de los niños ya toleran la leche, y, en el caso del huevo, a los 4 años lo toleran el 50% y a los 6 años el 66%. Aunque las alergias vayan desapareciendo en algunos de estos alimentos, puede ser que se vuelvan hipersensibles a otros.

Como afectan las alergias e intolerancias a los niños

Las alergias alimentarias no se pueden prevenir y, en muchos casos, si los padres ya son alérgicos a algún tipo de alimento, existen más probabilidades que los niños también lo sean.

Los niños que padecen alergias alimentarias no pueden ingerir, bajo ningún concepto, ni una pequeña cantidad del alimento. Sin embargo, si padecen intolerancias alimentarias, sí que podrían ingerir, sin ningún tipo de inconvenientes, una mínima cantidad del alimento.

A lo largo de nuestra vida, un gran número de personas sufrimos algún grado de sensibilidad frente a determinados alimentos sin darle mucha importancia. Sin embargo, es muy recomendable que, si sucede en repetidas ocasiones, nos sometamos a un análisis específico para determinar las sustancias a las cuales somos alérgicos.

Ahora si contratas en iSalud.com tu seguro de Salud Caser en la modalidad Caser Salud Integral o Caser Salud Activa podrás solicitar de regalo el Test Genético Nutricional de Intolerancia Alimentaria (GENETICRES).

 

Además, si quieres obtener más información acerca de la salud de los niños y sus tratamientos, entra en iSalud.com, portal líder en España en asesoramiento de seguros médicos, y podrás consultar el directorio de pediatras de tu localidad.

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here