El periodo de carencia es el plazo de tiempo que ha de transcurrir desde que se tramita el alta en el seguro médico y la posibilidad de empezar a hacer uso de determinados servicios.

La definición es compleja y no deja claro el significado de ‘carencia’, por eso es mejor utilizar un ejemplo. Una forma habitual de explicar que es un periodo de carencia consiste ilustrarlo con un caso de embarazo y la contratación de una póliza de seguro de salud. Supongamos el siguiente caso: una pareja acaba de descubrir que espera un bebé para dentro de 8 meses. Ninguno de los dos tiene contratado un seguro de salud y ven el embarazo y la llegada de su primer hijo como un buen motivo para contratar un seguro médico.

Para su sorpresa, las diferentes aseguradoras a las que piden información les indican que no hay ningún problema para contratar un seguro de salud, pero que, llegado el momento de dar a luz, su seguro no cubrirá ni el parto ni la correspondiente hospitalización. En otras palabras, pueden contratar un seguro de salud, pero aceptando que existen unas carencias que les obligan a esperar un tiempo determinado antes de poder hacer uso de servicios como la hospitalización. Otras aseguradoras incluso les alertan de que tampoco podrán acceder a los servicios de preparación al parto, pues su normativa respecto al periodo de carencia en casos de embarazo es muy clara y rígida.

¿Para qué sirve el periodo de carencia?

¿Esto significa que las aseguradoras de salud no quieren tener a embarazadas como aseguradas? No, en absoluto. Significa que no quieren que nadie use su seguro de forma retroactiva. Las compañías utilizan el plazo de carencia para evitar que alguien aproveche las condiciones del seguro para costear una enfermedad o necesidad médica ya existente en el momento de la contratación.

¿Verdad que no se te ocurriría llevar a asegurar tu coche tras un siniestro total? Pues con los seguros de salud se aplica la misma lógica: se asegura con la previsión de costear necesidades y servicios posteriores a la contratación del seguro.

Los periodos de carencia en las principales aseguradoras

Las aseguradoras tienen siempre estipulado que servicios o tratamientos están sujetos a un periodo de carencia, aunque existen diferencias significativas entre ellas:

-Periodos de carencia Adeslas:

  • 10 meses para hospitalización, partos, prótesis y determinados tratamientos especiales

  • 6 meses para ligaduras de trompas o vasectomías, así como para medios de diagnóstico intervencionista

  • 3 meses para medios de diagnóstico de alta tecnología e intervenciones quirúrgicas en régimen ambulatorio

– Periodos de carencia Asefa:

  • 12 meses para trasplantes

  • 8 meses para el parto

  • 6 meses para preparación del parto, tratamientos terapéuticos, planificación familiar, prótesis y hospitalizaciones (excepto las hospitalizaciones en UCI que son 10 meses de carencia)

  • 3 meses para medios de diagnóstico y medicina preventiva

– Periodos de carencia Asisa:

  • 8 meses para hospitalización y partos

  • 6 meses preparación al parto, pruebas especiales de diagnóstico, técnicas especiales de tratamiento, planificación familiar y psicoterapia.

– Periodos de carencia Axa:

  • 6 meses para intervenciones quirúrgicas, hospitalización, pruebas diagnósticas de alta tecnología, tratamientos, seguimiento del embarazo y cursos de preparación al parto

  • 7 meses para reembolsos en caso de empastes.

  • 8 meses para ligaduras de trompas o vasectomías, partos o cesáreas y conservación del cordón umbilical

  • 12 meses para rehabilitaciones de la incontinencia urinaria

  • 24 meses para pruebas y tratamientos de reproducción asistida y tratamientos de fisioterapia musculo-esquelética por accidente cerebrovascular

–  Periodos de carencia DKV:

  • 6 meses para hospitalización e intervenciones quirúrgicas

  • 8 meses para partos

  • 12 meses para trasplantes

– Periodos de carencia FIATC:

  • 3 meses para los medios complementarios de diagnóstico (excepto analítica básica y radiología convencional)

  • 6 meses para intervenciones quirúrgicas ambulatorias, hospitalización, tratamientos especiales, pruebas de seguimiento del embarazo y Láser Excimer.

  • 8 meses para el parto

  • 12 meses para prótesis garantizadas, ligadura de trompas o vasectomías y para trasplantes de córnea.

  • 24 meses para técnicas de reproducción asistida.

– Periodos de carencia Sanitas:

  • 3 meses para intervenciones quirúrgicas ambulatorias

  • 6 meses para pruebas diagnósticas de alta tecnología, psicología y preparación al parto

  • 8 meses para el parto

  • 10 meses para métodos terapéuticos complejos, ligadura de trompas o vasectomía y para hospitalizaciones e intervenciones no ambulatorias

– Periodos de carencia Mapfre:

  • 6 meses para intervenciones quirúrgicas en régimen ambulante o de internamiento, hospitalización de cualquier tipo, salvo urgencia extrema o vital, T.A.C coronario, Resonancia magnética, PET, radiología vascular e intervencionista, polisomnografía, medicina nuclear e isótopos radioactivos, hemodinámica, diálisis, litotricia, oncología médica o radioterápica, acceso a la red hospitalaria de Estados Unidos, rehabilitación y rehabilitación cardiaca, consulta/tratamientos de psicoterapia breve, consulta/tratamientos de osteopatía.

  • 8 meses para embarazo, cariotipos, genotipos, amniocentesis, preparación al parto y aborto (involuntario), asistencia al parto o cesárea y criopreservación de células madre de cordón umbilical

  • 48 meses para estudio de la esterilidad y tratamiento mediante técnicas de reproducción asistida (periodo de carencia desde la fecha de inclusión del miembro más reciente), adopción nacional e internacional (para inicio de los trámites de adopción).

Vale la pena mencionar que ante casos de urgencia vital la mayoría de compañías optan por eliminar los periodos de carencia que puedan interrumpir la recuperación del asegurado.

¿Existe un seguro médico sin carencia?

Muchas personas buscan un seguro de salud sin carencias ni preexistencias. La verdad es que no existe un ‘seguro médico’ de estas características. Algunas compañías son más rígidas y otras permiten negociar y revisar los casos con tiempo de carencia o exclusiones por enfermedades preexistentes, pero todas cuentan con periodos de carencia.

Si existen, pero, alternativas a los seguros de salud. Medipremium es una plataforma que ofrece servicios y tratamientos médicos sin la necesidad de realizar un cuestionario de salud y, por lo tanto, sin ningún tipo de carencia o preexistencia. Por un módico precio, con Medipremium puedes acceder a un cuadro médico con más de 13.000 especialistas y más de 1.500 centros médicos sin limitaciones por salud o edad, lo que te asegura una cobertura total y te permite disfrutar de importantes descuentos en todo tipo de tratamientos hasta llegar a un ahorro del 70% en servicios médicos, analíticas o intervenciones quirúrgicas.

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here