En primer lugar, para entender qué es la cirrosis hepática debes tener en cuenta que esta ocurre cuando se da una alteración patológica en la anatomía normal del hígado. Si es así, la cirrosis tendrá lugar debido a la destrucción difusa del parénquima del hígado

Tras este impacto, las células se regeneran en forma de nódulos, y se produce un aumento difuso del tejido conectivo, lo que se expresa como bandas de fibrosis. 

Se trata de una enfermedad crónica e irreversible, la cual responde a un daño crónico del hígado. Frecuentemente, en la fase final de la cirrosis hepática, se puede observar su evolución hacia un adenocarcinoma sobre un nódulo de regeneración.  

¿Cómo se comporta la cirrosis hepática?

Resulta difícil determinar la prevalencia de esta enfermedad, pues gran parte de los pacientes lleva una vida aparentemente normalDe hecho, el cuadro clínico solo se desarrollará en las etapas más avanzadas. Asimismo, en muchas ocasiones, los casos de cirrosis hepática son hallados en la necropsia.  

Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes

LO QUIERO

Por otro lado, la enfermedad presenta variaciones según el área geográfica donde tenga lugar. Esto responde a los hábitos y costumbres de cada país, los cuales están estrechamente vinculados a los factores etiológicos.  

¿Cuáles son las causas de la cirrosis hepática?

Ahora que ya sabemos qué es la cirrosis hepática, podemos observar que las causas más frecuentes son los virus de las hepatitis C (VHC) y B (VHB), así como el alcoholismo crónico. 

Si todavía no tienes muy claro qué es la cirrosis hepática, debes saber que las causas de esta enfermedad son múltiplesÉstas se clasifican según el daño que producen en las distintas zonas del hígado: 

  • Causas hepatocelulares: 
  • Alcohol: cirrosis hepática alcohólica. 
  • Virales: virus de la hepatitis B, C, D y virus no hepatotrópicos 
  • Metabólicas: enfermedad de Wilson, hemocromatosis, esteatohepatitis no alcohólica, déficit de alfa-1-antitripsina etc. 
  • Hepatitis autoinmune. 
  • Malnutrición. 
  • Derivaciones intestinales (bypass). 
  • Cirrosis infantil de la India. 
  • Drogas y toxinas. 
  • Criptogénicas. 
  • Causas colestásicas: 
  • Obstrucción biliar. 
  • Cirrosis biliar primaria. 
  • Colangitis esclerosante primaria. 
  • Causas vasculares: 
  • Enfermedad venooclusiva 
  • Síndrome Budd-Chiari 
  • Fallo cardíaco. 
  • Pericarditis.
[action full_width=”yes” content_in_grid=”no” type=”normal” text_font_weight=”900″ show_button=”yes” button_size=”large” button_target=”_self” padding_top=”5″ padding_bottom=”5″ text_size=”30″ button_text_color=”#ffffff” button_hover_text_color=”#dd3333″ button_background_color=”#dd3333″ button_hover_background_color=”#ffffff” background_color=”#ffffff” button_text=”LO QUIERO” button_link=”https://adeslas.isalud.com/?campaign=BLOG-AD-PROMO” button_hover_border_color=”#dd3333″]Promoción Adeslas: ¡3 meses gratis y unas gafas Hawkers de regalo![/action]

¿Cuál es el cuadro clínico de la cirrosis hepática?

La cirrosis compensada se caracteriza por un inicio insidioso, donde durante meses, o incluso años, los síntomas no se perciben (pacientes asintomáticos) o se manifiestan de forma poco definida por síntomas inespecíficos como anorexia, astenia y pérdida de peso. En otros enfermos, los síntomas se presentan en el seguimiento de una hepatitis crónica. 

Las formas clínicas más frecuentes son: 

  • Síndrome de hipertensión portal, representado por: 
  • Esplenomegalia: Puede existir sola o asociada a hiperesplenismo, anemia y trombocitopenia. 
  • Circulación colateral: Visible en abdomen superior, tórax inferior, periumbilical, así como varices esofágicas, las hemorroides, varices gástricas y retroperitoneales. 
  • Ascitis: Obedece a múltiples mecanismos. Uno de ellos se relaciona con el aumento de la resistencia sinusoidal y trasudado de la linfa a la cavidad peritoneal. 
  • Síndrome de insuficiencia hepática, cuyos síntomas principales son: 
  • Ictericia (coloración amarilla de piel y mucosas) 
  • Telangiectasias o arañas vasculares 
  • Eritema palmar 
  • Atrofia testicular 
  • Ginecomastia (crecimiento de las mamas, sobre todo en hombres) 
  • Disminución de la lívido (el deseo sexual) 
  • Disminución del vello axilar y púbico 
  • Hemorragias: equimosis, gingivorragias y epistaxis 
  • Edemas y ascitis: por producción insuficiente de albúmina y trastornos hidrosalinos 
  • Fiebre: incapacidad del sistema reticuloendotelial hepático de aclarar los antígenos que provienen del tracto gastrointestinal y propensión a las sepsis. 
  • Fetor hepático 
  • Asterixis 
  • Otros síntomas y signos clínicos que se pueden presentar son: 
  • Dolor abdominal 
  • Dispepsia 
  • Hipertrofia de la parótida 
  • Contractura palmar de Dupuytren 
  • Acropaquía o dedos en palillos de tambor 
  • Uñas en vidrio de reloj. 
[action full_width=”yes” content_in_grid=”no” type=”normal” text_font_weight=”900″ show_button=”yes” button_size=”large” button_target=”_self” padding_top=”5″ padding_bottom=”5″ text_size=”30″ button_text_color=”#ffffff” button_hover_text_color=”#dd3333″ button_background_color=”#dd3333″ button_hover_background_color=”#ffffff” background_color=”#ffffff” button_text=”LO QUIERO” button_link=”https://mapfre.isalud.com/?campaign=BLOG-MF-DESDE” button_hover_border_color=”#dd3333″]Tu seguro médico MAPFRE desde 17 €/mes[/action]

¿Cuál es el pronóstico de las personas con cirrosis hepática?

En las cirrosis compensadas, la supervivencia es del 90% tras 5 años de seguimiento. La posibilidad de desarrollar una descompensación de la enfermedad es de hasta 60% desde los 5 a los 10 años respectivamente. Las tasas anuales de descompensación varían según la causa, siendo mayor para el virus de la hepatitis B y C. En el caso de los alcohólicos que abusan excesivamente del alcohol, las complicaciones son más frecuentes y graves. 

¿Cuáles son las complicaciones de un paciente con cirrosis hepática?

Las complicaciones pueden darse al inicio de la enfermedad o bien, aparecer en su evolución. Las que son atribuibles a la cirrosis hepática son: 

  1. Ascitis: Es la complicación más frecuente del paciente cirrótico y obedece a múltiples factores. Es imprescindible el estudio del líquido ascítico, la exploración por ultrasonido y la evaluación de la función hepática y renal. 
  2. Encefalopatía hepática: Es una alteración neuropsiquiátrica reversible, que se puede presentar entre un 50 y un 70% de los pacientes con cirrosis hepática. Habitualmente se origina por factores precipitantes. 
  3. Sangrado digestivo: Ocurre como consecuencia del aumento de la presión venosa en el territorio portal. El que ocurre por varices esofágicas, puede aparecer hasta en un 40% de los pacientes cirróticos, mientras que las varices gástricas tienen menor prevalencia que las esofágicas y el sangrado se reporta en menor porcentaje. 
  4. Peritonitis bacteriana espontánea: Es la infección bacteriana del líquido ascítico que ocurre de forma espontánea (sin evidencia de otras infecciones secundarias intraabdominales o quirúrgicas) en el cirrótico con ascitis. 
  5. Carcinoma hepatocelular: Tumor maligno injertado en el hígado cirrótico. Se observa con mayor frecuencia en los de causa viral por hepatitis B y C, también en los alcohólicos, hepatitis autoinmunes, etc. 
  6. Síndrome Hepatopulmonar  
  7. Síndrome hepatorrenal 
  8. Infecciones bacterianas 
  9. Desnutrición

¿Cuál es el tratamiento de la cirrosis hepática?

Ahora que ya sabes qué es la cirrosis hepática es importante conocer su tratamiento. La cirrosis hepática compensada se fundamenta en: 

  1. Medidas generales. 
  2. Tratamiento específico. 
  3. Tratamiento de las manifestaciones clínicas más frecuentes. 
  4. Profilaxis de las complicaciones. 

Dentro de las medidas generales, se recomienda el reposo, incluyendo una actividad física moderada. Se debe evitar el exceso de ejercicio físico y el agotamiento. La nutrición en estos casos es de vital importancia, pues se debe seguir una dieta hipercalórica, donde no se restrinja la proteína, empleando carbohidratos complejos (almidones). Asimismo, es importante realizar comidas frecuentemente, pero en pequeñas cantidades. El agua solo se debe restringir en los casos en que el sodio está disminuido, ascitis y/o edema. 

  1. Se indican multivitaminas y suplementos de calcio, zinc y magnesio. 
  2. Se prohíbe la ingestión de alcohol. Del mismo modo que ha ocurrido en países como Alemania, Rusia, México y Holanda, durante los últimos años se ha observado un importante aumento del consumo de alcohol en España, por lo que éste debe ser regulado. 
  3. Se prohíbe la ingestión de medicamentos como los antinflamatorios no esteroideos, sedantes, anticonceptivos orales y la aspirina. Si se necesita el empleo de algún analgésico, se sugiere el uso del paracetamol. 
  4. Cirugías: Las operaciones sólo se deben llevar a cabo si es necesario; especialmente por sus implicaciones anestésicas, así como por el peligro de sangrado, el cual puede empeorar la función hepática. 
  5. Tratamientos específicos como los antivirales (Lamivudina). El tratamiento más específico frente a los efectos crónicos del virus de la hepatitis C es la combinación de interferón y ribavirina. 
  6. El trasplante hepático es el tratamiento definitivo de la cirrosis hepática. Sólo se usa en aquellos casos que no responden ante otros tratamientos, o cuando la trayectoria de la enfermedad lo justifica. La razón por la cual se actúa de esta manera es que una vez se determina que el paciente sufre cirrosis hepática, el objetivo principal es curarlo y/o, en todo caso, prolongar al máximo la esperanza de vida del sujeto. 
  7. Si hay ascitis se recomiendan tratamientos con diurético como la furosemida y las paracentesis evacuadoras en las ascitis severas.  

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here