¿Qué es la leucemia linfocítica crónica?

leucemia linfocita cronica

La leucemia linfocítica crónica se conoce con varios nombres: leucemia linfática crónica, leucemia linfoide crónica, leucemia linfoblástica aguda y leucemia linfática crónica de células B. Es un tipo de leucemia (enfermedad maligna de la médula ósea), o cáncer de sangre, que afecta a los glóbulos blancos o leucocitos.

Éstos son muy importantes, pues se encargan de la función inmunitaria, es decir, de la defensa del organismo humano. En este caso, las células pueden madurar parcialmente ganando semejanza con los glóbulos blancos, pero no totalmente, pues no combaten la infección y tienden a sobrevivir más tiempo que las células normales, desplazando a éstas de la médula ósea. Este tipo se origina en las células que se vuelven linfocitos B y se considera la leucemia más común entre adultos. Paralelamente, también es la que tiene mayor incidencia entre miembros de una familia. 

¿Cuáles son los tipos de leucemia linfocítica crónica?

Existen diversos tipos de leucemia linfocítica crónica, éstos pueden clasificarse en dos grandes grupos: 

  1. Leucemia linfocítica crónica de muy lentcrecimiento, por lo que transcurre mucho tiempo antes de que el paciente necesite tratamiento. 
  2. Leucemia linfocítica crónica de rápido desarrollo, por lo que se considera una enfermedad más grave. 
Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes

Por otro lado, también existen formas infrecuentes de leucemia linfocítica como: 

  1. Leucemia prolinfocítica: Existen formas inmaduras de linfocitos B y linfocitos T, propagándose más rápido que la leucemia linfocítica crónica. 
  2. Leucemia de linfocitos grandes granulares: En este caso las células cancerosas son de gran tamaño y presentan características propias de los linfocitos T o de células citolíticas naturales. Aunque la mayoría de las leucemias de este tipo son de lento crecimiento, existen algunas tipologías más agresivas, las cuales crecen y se propagan muy rápido. 
  3. Leucemia de células peludas: También conocida como tricoleucemia, se trata de un subtipo de leucemia linfática crónica de progresión lenta que responde a un cambio anormal en un linfocito B. Se la conoce con este nombre por la apariencia de sus células a nivel microscópico, pues si se observa a través del microscopio se distinguen proyecciones delgadas con aspecto “peludo” en la superficie. 

¿Cuáles son los síntomas de la leucemia linfocítica crónica?

Antes de que la leucemia linfocítica crónica genere problemas puede transcurrir mucho tiempo. Por lo general, se puede vivir con ella muchos años. Sin embargo, las leucemias crónicas suelen ser más difíciles de curar que las leucemias agudas. En el caso de los niños, es muy poco frecuente y avanza muy lentamente.  

En la leucemia linfocítica crónica, los linfocitos B infiltran progresivamente la médula ósea, tejidos linfático y órganos como el bazo y el hígado. Las manifestaciones clínicas de dicha enfermedad son consecuencia de la infiltración, la cual desplaza a los elementos normales de la sangre e impide el funcionamiento correcto de los órganos afectados. Adicionalmente, los linfocitos producidos no funcionan correctamente y no pueden cumplir con la función de defender el organismo 

Sanitas: Disfruta de 1 año de seguro gratis

En la fase inicial de la leucemia linfocítica crónica no se manifiestan síntomas, por lo que, durante un tiempo, el paciente se mantiene asintomático. Sin embargo, otras variedades de este tipo de leucemia se comportan de forma más agresiva. Debemos tener en cuenta que ésta es una leucemia frecuente entre los adultos, y en especial, entre los de edad avanzada, por ello no se debe de confundir con la leucemia linfática aguda, la cual es más frecuente entre los niños 

Los principales síntomas suelen ser: 

  • Astenia. 
  • Adenopatías (aumento de tamaño de los ganglios linfáticos). 
  • Infecciones repetidas. 
  • Dolor o molestias abdominales asociadas a la hepatomegalia (aumento de tamaño del hígado) y esplenomegalia (aumento de tamaño del bazo). 
  • Signos de anemia. 
  • Por lo general, a diferencia de los linfomas, la fiebre, la pérdida de peso y la sudoración nocturna no son frecuentes. 

¿Cómo es el diagnóstico de la leucemia linfocítica crónica?

El diagnóstico de la leucemia linfocítica crónica es habitual en pacientes adultos, de edad avanzada. Se sospecha de su existencia cuando, ante un estudio hematológico rutinario o de control médico (leucograma) aparecen cifras elevadas de linfocitosAdemásse acompaña de anemia y anemia hemolíticacaracterizada por el acortamiento de vida del glóbulo rojo en sangre.  

Aunque es poco común, aparecen las trombocitopenias (disminución de las plaquetas), seguido de ácido úrico (producto del desecho del metabolismo del nitrógeno en el cuerpo humano “Urea”) de LDL elevados (colesterol malo o lipoproteína de baja densidad). 

También, se suele acompañar de concentraciones bajas de inmunoglobulinas en sangre (anticuerpos) con alto riesgo de infección.  

  • La biopsia de médula ósea permite conocer las variaciones citogenéticas y el inmunofenotipo de la leucemia linfocítica crónica. Para establecer el diagnóstico de leucemia linfocítica crónica es suficiente con realizar estos estudios morfológicos e inmunofenotípicos de la sangre. Finalmente, el estudio se completa mediante un examen de la médula ósea, obtenido por punción del esternón o del hueso de la cadera 
  • La citometría de flujo permite el diagnóstico diferencial con otras leucemias de tipo B y T. 
  • Para ver los territorios afectados se realizan técnicas de imagen como radiografías, ecografías, gammagrafías, tomografías y resonancias magnéticas. 
Ventajas iSalud.com: Seguro médico Adeslas desde 14’5 €/mes

¿Cuál es el tratamiento de la leucemia linfocítica crónica?

Para los pacientes en fase inicial, el tratamiento de la leucemia linfocítica crónica no suele requerir muchos años, pudiendo llevar una vida normal. Siguen períodos de control en los que se chequea si la enfermedad progresa o se mantiene estable. El tratamiento médico, será en base a alguno de los múltiples criterios de quimioterapia (se puede emplear fludarabina y asociar a otros agentes quimioterápicos).  

También se emplean los agentes bioterápicos como el Rituximab o anticuerpo monoclonal anti-CD20. El anti-CD52 (Alemtuzumab) se reserva para las recidivas de la enfermedad. 

En el caso de que exista un donante histocompatible, se realizará el trasplante de progenitores hematopoyéticos o el trasplante de intensidad reducida, que es la única terapia que permite curar la enfermedad. 

¿Cuál es la esperanza de vida de la leucemia linfocítica crónica?

La leucemia linfocítica crónica tiene una esperanza de vida sumamente variable, dependiendo de diversos factores: el estado de la enfermedad, el tiempo de duplicación de las cifras de leucocitos, de si hay alteraciones citogenéticas y/o mutaciones, y de la velocidad en la que progrese la enfermedad. Es por ello que los años de vida de cada paciente variarán de acuerdo con estas características.

También te puede interesar...

Tags:
,
No Comments

Post A Comment