¿Qué es la leucemia promielocítica aguda?

Dentro de los tipos de leucemia, la leucemia promielocítica aguda, conocida también como leucemia promielocítica aguda con t (15; 17) es un subtipo de leucemia mieloide aguda, o una forma peculiar de leucemia aguda no linfoblástica, en la cual predominan los promielocitos anormales o atípicos en sangre periférica y en médula ósea.  

En esta enfermedad la médula ósea produce demasiadas células llamadas promielocitos que, al juntarse en la médula, desplazan a las células sanguíneas sanas. Si no existen suficientes células sanguíneas sanas para cumplir sus funciones, los pacientes corren alto riesgo de infección por déficit de glóbulos blancos y de sangrado, por déficit de plaquetas.   

¿Cuáles son las causas de la leucemia promielocítica aguda?

Esta variedad leucémica tiene un fenotipo inmunológico peculiar y una alteración citogenética específica. La traslocación t(15q;17q), con su contrapartida molecular, el gen híbrido PML/RARA, resultante de la fusión del gen PML del cromosoma 15 y el gen RARA del cromosoma 17. La enfermedad se caracteriza por una proliferación rápida de células promielocíticas. La misma transloca los cromosomas 15 y 17 que producen la proteína RARα, que es la responsable de la respuesta al tratamiento con el ácido retinoico. 

Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes

LO QUIERO

¿Cuáles son los síntomas de la leucemia promielocítica aguda?

La leucemia promielocítica aguda es responsable de menos del 10% de las leucemias mieloides agudas. El promedio de edad de las personas a las que se le diagnostica la enfermedad es de alrededor de los 40 años, pero cerca del 1% del total de casos de leucemia infantil son de leucemia promielocítica aguda. Es muy infrecuente en niños menores de 3 años y la edad promedio de diagnóstico entre los menores se sitúa entre los 8 y 10 años. Generalmente se presenta en pacientes jóvenes. 

Más del 90% de los pacientes presentan síndrome hemorrágico, que generalmente se le atribuye a la existencia de coagulación intravascular diseminada, principal causa de muerte si no se trata a tiempo. 

Dentro de sus síntomas se destacan: 

  1. Trastornos en la coagulación con sangrados difíciles de detener, incluso en heridas pequeñas. 
  2. Hematuria (Sangrado por la orina) 
  3. Epistaxis (Sangrado por las fosas nasales) abundante 
  4. Encías sangrantes 
  5. Facilidad de hematomas en la piel ante el mínimo golpe 
  6. Fiebre e infecciones oportunistas 
  7. Recuento bajo de glóbulos rojos 
  8. Anemia  
  9. Palidez cutáneo mucosa 
  10. Astenia o cansancio que aparece con facilidad e incluso en el reposo. 
  11. Anorexia (pérdida de apetito) 
  12. Pérdida de peso en corto período de tiempo.  

Cuando se está realizando el estudio hematológico de los pacientes con sospecha de leucemia promielocítica aguda se pueden encontrar las cifras de hemoglobina en valores normales o disminuidos. La coagulopatía de consumo es una alteración hematológica que generalmente está presente.

[action full_width=”yes” content_in_grid=”no” type=”normal” text_font_weight=”900″ show_button=”yes” button_size=”large” button_target=”_self” padding_top=”5″ padding_bottom=”5″ text_size=”30″ button_text_color=”#ffffff” button_hover_text_color=”#dd3333″ button_background_color=”#dd3333″ button_hover_background_color=”#ffffff” background_color=”#ffffff” button_text=”LO QUIERO” button_link=”https://adeslas.isalud.com/?campaign=BLOG-AD-PROMO” button_hover_border_color=”#dd3333″]Promoción Adeslas: ¡3 meses gratis y unas gafas Hawkers de regalo![/action]

¿Cuál es el tratamiento de la leucemia promielocítica aguda?

Es el único tipo de leucemia que responde al tratamiento con ácido trasretinoico. El diagnóstico y el tratamiento temprano de la leucemia promielocítica aguda, el subtipo M3 de la leucemia mieloide aguda, es importante debido a que los pacientes con leucemia promielocítica aguda pueden presentar graves problemas de coagulación o de sangrado. 

Tiene 3 fases que se cumplen en ingreso hospitalario: 

  1. En la primera fase, que es la inducciónse administra ácido-trans-retinoico (ATRA) total, que es similar a la vitamina A. Se combina con quimioterapia estándar. En un grupo selecto de pacientes se emplea el trióxido de arsénico en esta fase. El ácido retinoico induce la maduración de los promielocitos anormales. 
  2. Segunda fase o de consolidación/ intensificación: en esta fase se administra junto con el ATRA el trióxido de arsénico (Trisenox) y la quimioterapia. Esta combinación se usa para deshacerse de todas las células que podrían haber estado inactivas durante la primera fase, pero que podrían comenzar a crecer y hacer que recidive o reincida la leucemia promielocítica aguda. 
  3. La tercera fase es la de mantenimiento: En ella el ATRA y la quimioterapia se administran durante un año aproximadamente para evitar una reincidencia de la leucemia promielocítica aguda. 

Si este tratamiento es exitoso no será necesario el trasplante de células madre. Otros tratamientos podrían incluir quimioterapia y transfusiones de plaquetas u otros productos de la sangre. 

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here