Remedios para tener un descanso saludable

Remedios para tener un descanso saludable

 

Existen múltiples remedios para tener un descanso saludable, y es que es durante este cuando el cuerpo se repara de forma natural. Estos remedios, precisamente, ayudan a personas a las que les cuesta conciliar el sueño y, por tanto, ven su salud perjudicada. Un problema que puede solventarse mediante la aplicación de estas pautas a la rutina diaria.

Consejos para lograr un descanso saludable

Acondicionar la habitación para el sueño

Es una de las formas para tener un descanso placentero de noche más efectivas. En efecto, la habitación debería ser una especie de santuario al que se va a dormir y cualquier alteración en el proceso puede desbaratar el intento.

– Controlar la luz y la oscuridad: el cuerpo ha evolucionado durante siglos para mantener un ritmo de sueño concreto que es ser activo con la luz y reposar en la oscuridad. Por ello, si estos conceptos son mezclados, los ritmos circadianos (que así se llaman) se verán alterados. Apagar todas las luces y adquirir cortinas de un color oscuro son buenas opciones.

– Vigilar la temperatura: la habitación no debería tener una temperatura superior a 21 grados Celsius. La media ideal sería de entre 15 y 20 grados. Esto se explica porque el cuerpo también disminuye su temperatura mientras duermes y dormir en una habitación regulada es mejor porque imita la disminución de temperatura del cuerpo.

– La cama es para dormir: ver la televisión o comer en la cama, entre otros, dificulta el poder quedarse dormido con facilidad, ya que el cuerpo no consideraría la cama como el lugar destinado para ello.

Como tener un descanso placentero: Prepararse para dormir

No hay cosa tan reparadora como tener un descanso placentero. Por ello, la preparación a la hora de dormir es crucial para conseguirlo.

– Respetar la hora de acostarse: el cerebro se adapta mucho mejor a las rutinas y memoriza los pasos que se dan durante el día. Irse a dormir y despertarse a la misma hora (incluso los fines de semana) ayudará a que el cuerpo se adapte a un ciclo de sueño determinado.

– Rutina para ir a dormir: el objetivo es relajarse antes de dormir y repetir cotidianamente la técnica que se haya escogido. Con técnica se puede entender desde la meditación a la aromaterapia, pasando por masajes, respiraciones profundas, infusiones y un largo etcétera, dependiendo de cada persona en particular.

– Utilizar un antifaz: como se ha explicado antes con la luz, un buen método es utilizar un antifaz opaco que no permita la entrada de luz al nervio óptico. Es un buen consejo para personas que comparten habitación, por ejemplo.

– Evitar dispositivos electrónicos: ha sido ampliamente estudiado el tema de lo perjudicial que puede resultar el uso del móvil o tableta antes de dormir. La luz de las pantallas activa más el funcionamiento cerebral e impide que el organismo sepa que es la hora del reposo. Esta luz desvela y hace más difícil entrar en la primera fase del sueño.

– Ir al baño antes de dormir: uno de los problemas del sueño más frecuentes ocurre a aquellos que necesitan levantarse de la cama en mitad de la noche para ir al baño. Caminar hasta el aseo y encender la luz da a entender al cerebro que se acerca la hora de levantarse y este intentará empezar a funcionar como si fuese de día. Por ello, es buena idea ir al baño justo antes de empezar a dormir.

– Leer o escribir: si la opción es leer antes de dormir, lo recomendable sería un libro de espiritualidad o de un tipo parecido, ya que las novelas de suspense, por ejemplo, pueden hacer que se sigan leyendo durante más tiempo del aconsejable debido a la intriga que suscitan.

Si la opción es escribir, un buen consejo es escribir un breve diario. Si la mente se encuentra acelerada no podrá conciliar el sueño, y escribir unas cuantas líneas ayudará a su relajación.

Remedios para tener un descanso saludable durante la siesta

Para muchos la siesta es un lujo, pero la verdad es que, si conseguimos un sueño placentero, puede ser sana y darnos más energía para afrontar nuestros días. Para conseguir un descanso confortable con una siesta, hay unos consejos que debes seguir:

  • Procura que tus siestas no se alarguen más de 30 minutos. Es importante no entrar en sueño profundo durante la siesta, pues romperlo nos dejara con una sensación peor que incluso antes de dormir.
  • Siempre es mejor hacer la siesta tumbados. Dormir sentado, aunque sea en un sillón, no es bueno para nuestro cuerpo ni para nuestro descanso.
  • Consigue que la habitación donde vas a dormir la siesta esté completamente a oscuras y con el máximo de silencio posible.

Cuidar el estilo de vida

 

Todo suma en el sueño, y cuidar el estilo de vida también forma parte de los consejos para lograr un descanso placentero.

– Evitar la cafeína: este sería el método más obvio. La cafeína mantiene a uno despierto y esto no casa con el descanso. Además, en muchas personas la cafeína no acaba de metabolizar correctamente, lo que provoca que sus efectos se noten incluso horas después de tomar un refresco o una taza de café.

– Practicar ejercicio: con 30 minutos al día basta para que el reposo sea mejor. Eso sí, el ejercicio no debe realizarse antes de ir a dormir, porque activa el cuerpo y pone en alerta al cerebro.

– Cuidar la alimentación: es crucial seguir una buena dieta. Evitar las cenas copiosas y decantarse por algo más ligero facilita la posterior digestión y da menos trabajo a los órganos. Puede optarse por infusiones antes de dormir.

En conclusión, estos son algunos de los mejores remedios para tener un descanso saludable. Existen más, y es opción de cada uno probarlos todos y quedarse con el mejor se adapte a su estilo de vida.

iSalud.com es el comparador de seguros médicos líder en España. Si estás interesad@ en contratar un seguro médico al mejor precio, entra en nuestra web o ponte en contacto con nosotros a través del 900 264 410.

También te puede interesar...

2 Comments

Post A Comment