Síntomas de apendicitis en ninos

Síntomas de apendicitis en niños

 

El apéndice es un órgano muy pequeño, con una función inmunitaria, aunque poco conocida al detalle. Se encuentra en el comienzo del intestino grueso y, en muchas ocasiones, puede llegar a inflamarse. No cabe duda de que los síntomas de apendicitis en niños a veces pueden ser algo confusos. Por eso, es imprescindible aprender a detectarlo precozmente, para evitar posibles situaciones de grave riesgo. Cabe destacar que la apendicitis suele afectar con mayor frecuencia a personas de entre 10 y 19 años.

Cuáles son los síntomas de apendicitis en niños y por qué se produce la infección

Muchas personas suelen estar familiarizadas con los clásicos problemas de estómago, con el estreñimiento, diarrea y el dolor abdominal. Sin embargo, la apendicitis también puede manifestarse de forma similar.

Esta infección empieza cuando el apéndice se empieza a inflamar y se bloquea por heces endurecidas, por inflamación de los ganglios circundantes del intestino o por algún tipo de infección bacteriana o vírica. Cabe destacar que la apendicitis es una de las causas principales de cirugía en niños. Puede llegar a ser mortal, si el apéndice se rompe y llega al peritoneo.

Primeros síntomas de apendicitis en niños

 

El dolor suele ser uno de los primeros de forma frecuente. Sin embargo, no siempre tiene porqué manifestarse en el 100 % de las ocasiones. Otro de los síntomas que llama más la atención de padres es la disminución del apetito y la astenia vital.

Dolor de apendicitis y síntomas en niños

El dolor más característico suele aparecer como un dolor en el lado inferior derecho del abdomen. Es uno de los primeros signos, caracterizado por desplazarse hacia la parte inferior del abdomen. En muchos niños suele manifestarse también en el costado. Cabe destacar que el dolor puede empeorar al toser, mover las piernas o estornudar.

Rápidamente, suele empezar a agravarse este dolor. Suele ser lo suficientemente agudo como para despertar a un niño que se encuentra durmiendo. Las personas suelen describirlo como un dolor intenso que anteriormente nunca habían sentido.

Otros signos y síntomas de apendicitis en niños

El estreñimiento y la diarrea suelen aparecer después del dolor abdominal. La diarrea suele ser leve con abundante mucosidad. Además, también puede producirse hinchazón y excesiva producción de gases difíciles de expulsar.

Un signo característico aparece al presionar la parte inferior del abdomen. Si al soltar se experimenta dolor, puede ser otra señal de apendicitis o de una infección intestinal grave.

La fiebre y los escalofríos suelen ser otros signos característicos. Incluso, el niño puede llegar a experimentar temblores notorios. Es posible que no aparezcan de golpe, sino que ya lleve un par de días con poco apetito y estos síntomas de forma leve. Si al pasar un día experimenta mejoría, entonces, probablemente no sea apendicitis. Pero, si continúa empeorando y vomita durante más de 12 horas, hay que sospechar este cuadro.

Los calambres severos, el dolor al orinar, las heces con sangre o la incapacidad para ponerse de pie también suelen ser característicos, pero menos frecuentes.

En último caso, puede llegar a divisarse un vómito líquido color verdoso (que podría ser bilis tras una torsión del intestino), un abdomen duro y distendido (lo cual indica una grave obstrucción).

¿Es lo mismo una apendicitis en un niño menor de diez años?

Síntomas apendicitis niños

Los síntomas en menores no suelen diferir excesivamente. El dolor abdominal suele aparecer de forma similar al de los de mayor edad.

Cabe destacar que, en los más pequeños, suele sorprender el llanto estruendoso ante el dolor agudo que no cesa. Si, al pasar unas horas, los pequeños pueden moverse con total tranquilidad, significará que habrá sido un dolor banal de estómago.

Al acudir al servicio de urgencias, se realizaría una analítica para también detectar posibles anomalías sanguíneas. Ante la infección, es común que salga el recuento de glóbulos blancos elevados (leucocitos). El especialista puede solicitar análisis de orina y sobre todo radiografías de tórax para descartar otras enfermedades. La ecografía es uno de los métodos inocuos más utilizados para poder diagnosticar la enfermedad, viéndose como una calcificación en la fosa iliaca derecha. En los casos más difíciles, se puede recurrir a una laparoscopia.

Una vez se detecten estos síntomas, es imprescindible acudir a un médico especialista antes de 48 horas. Cada minuto que pasa crecen las probabilidades de que se complique el cuadro. Sin embargo, si el apéndice del niño se ha visto dañado, es posible que pueda necesitarse una extracción con posterior riego de cavidad peritoneal. Esta cirugía suele ser más arriesgada y puede llegar a producir una sepsis en el organismo.

Los síntomas de apendicitis en niños se resumen en un grave dolor abdominal con fiebre que poco a poco va empeorando. Sin embargo, es clave acudir al médico o al pediatra ante cualquier mínima sospecha. De este modo, se podrá confirmar el diagnóstico a tiempo y empezar con un tratamiento temprano.


Si estás interesado en tener acceso a los mejores pediatras, un seguro médico es la mejor manera de tener a tu disposición los cuadros médicos más completos. En iSalud.com, el comparador de seguros médicos, te daremos toda la información necesaria para contratar los mejores seguros de salud ¡y al mejor precio!

También te puede interesar...

No Comments

Post A Comment