Trastorno bipolar Tratamiento

Trastorno bipolar: Tratamiento contra la enfermedad

 

¿Qué es el trastorno bipolar?

El trastorno bipolar o también conocido como trastorno afectivo bipolar, constituye uno de los 3, tipos de trastornos depresivos. Antes conocido como depresión maniática o psicosis maníaco-depresiva. Es caracterizado, por cambios del estado de ánimo; que pueden ser altos (manía) o medio altos (hipomanía), hasta severamente bajos (depresión). Es el diagnostico psiquiátrico que describe un trastorno del estado de ánimo en el que el enfermo oscila entre la alegría y la tristeza de una manera mucho más extrema que las personas que no presentan esta enfermedad. Es un trastorno crónico, con una alta morbilidad y mortalidad.

Fases por las que pasa el individuo con trastorno bipolar

1. Fase de manía: Puede experimentar una euforia excesiva, irritabilidad, una baja necesidad de dormir, nociones de grandiosidad, conversación aumentada, pensamientos acelerados, incremento del deseo sexual, incremento notable de energía, mal criterio y conducta social inapropiada
2. Fase depresiva: Experimenta los síntomas de una depresión mayor. Síntomas paralizantes que interfieren con la capacidad de estudiar, comer, dormir o trabajar. Hay dolores corporales, no asociados a otra enfermedad. Algunos, llegan al punto crítico de pensar, que no vale la pena vivir e incluso intentar quitarse la vida. Tristeza, ansiedad persistente o sentimiento de vacío y de culpabilidad, de no tener valor. Desinterés por todo, perdida de energía, fatiga y cansancio. Dificultad para concentrarse, recordar y tomar decisiones. Trastornos del sueño como insomnio, dormir excesivamente o levantarse muy temprano. Falta de apetito o por el contrario comer demasiado. Lo que puede provocar tanto la pérdida, como la ganancia de peso.
Los cambios de estado anímico de maniaco a depresivo son comúnmente graduales, aunque pueden llegar a ser repentinos. Adicionalmente, debido a las características del trastorno bipolar, los individuos tienen más riesgos de mortalidad por accidentes y por causas naturales como las enfermedades cardiovasculares. Los patrones del estado de ánimo pueden ser cíclicos, comenzando a menudo con una manía, que termina en una depresión profunda; predominando en ocasiones, un episodio por encima del otro.
Algunos de estos trastornos se denominan “de ciclado rápido”; porque el estado de ánimo puede cambiar varias veces en un período muy breve de tiempo. Otras veces se presenta el llamado “estado mixto”, en el que los pensamientos depresivos pueden aparecer en un episodio de manía o viceversa. Si el trastorno afectivo bipolar se manifiesta en niños menores de 5 años, generalmente aparece en su forma mixta.
Se puede recibir ayuda específica a tiempo, permitiendo con esto ganar una mejor calidad de vida tanto para el paciente como las personas que le rodean. Además, es importante contar con buenos seguros médicos con coberturas para este tipo de casos.

¿Cuáles son los tipos de trastorno bipolar?

• Trastorno Bipolar I: Es el más severo de los 3; ya que experimentan cambios tan drásticos en su estado de ánimo, que obstaculiza su capacidad funcional, afectándose la mayoría de los aspectos de su vida. Los episodios de manía y depresión, duran períodos prolongados de tiempo, antes de alternar o cambiar.
• Trastorno Bipolar II: Es una forma menos severa del trastorno bipolar I; con episodios de hipomanía.
• Ciclotimia: Es el tipo de trastorno bipolar más leve; con episodios de hipomanías y depresión, pero no son severos.

Causas del trastorno bipolar:

Se plantea que existen varios componentes que contribuyen a su desarrollo, como:
1. Factores genéticos: Se plantea que los hijos, cuyos padres tienen un trastorno bipolar, tienen hasta un 25%, de desarrollar la enfermedad y que sus síntomas aparezcan 10 años antes que sus padres.
2. Factores físicos: Tiene expresión por un desequilibrio electroquímico en los neurotransmisores cerebrales.
3. Factores ambientales: Se plantean que juegan un papel desencadenante, sobre todo si la persona tiene una base genética a esta enfermedad. Ejemplo: el abuso de sustancias nocivas, ser víctimas de distintos tipos de abusos, abandonos, traumas severos y estresantes.

Síntomas del trastorno bipolar

1. Síntomas de comportamiento: son personas con ausencias frecuentes a la escuela o el trabajo o hablan con uno mismo. Actúan de forma impulsiva que pueden llegar a la agresión verbal y/o física. Tienen una hipersexualidad, comportamiento instigador, intranquilo y conductas autolesivas. Responden a estímulos externos que otras personas no pueden ver o escuchar. Inician una actividad sin lograr haber terminado otra que ya habían comenzado anteriormente y lo mismo hacen con los temas de conversación.
2. Síntomas físicos: Presentan tics vocales y/o motrices, rechinan los dientes. Alternan entre falta y exceso de (sueño, hambre, peso corporal, energía). Tienen fluctuaciones en la temperatura corporal, respuesta de sobresalto exagerada y estados de alerta intensificados.
3. Síntomas cognitivos: Tienen fuga de ideas, pensamiento acelerado, falta de concentración, terror nocturno, memoria de trabajo deficiente, alucinaciones por lo general visuales y delirios.
4. Síntomas psicosociales: Cambios drásticos en el estado de ánimo; exageración en sus acciones, manifestaciones de grandeza, ansiedad excesiva. Períodos de excitación y desapego emocional. Irritabilidad y agitación extrema. Sentimientos de furia, depresión y autoestima alta o baja. Ideas suicidas.

Cuáles son los tratamientos del trastorno bipolar

Trastorno bipolar: tratamiento general

Una atención integral que aborde todos los aspectos implicados (biológicos, psicológicos y sociales) puede conseguir la remisión total de las crisis. De ahí la gran importancia de que el diagnóstico del afectado sea el correcto. El trastorno bipolar no tratado, empeora usualmente causando episodios maniáticos depresivos más severos, incrementando la posibilidad del abuso de sustancias e intentos de suicidio. En estos casos, a diferencia del tratamiento para la depresión o la ansiedad, tomar algunos antidepresivos pueden empeorar los síntomas de un trastorno bipolar.
El elemento básico para el tratamiento del trastorno bipolar, es que el paciente y las personas que lo rodean, deben de tomar conciencia del problema que tienen. Hasta el momento no existe una cura para el trastorno bipolar, pero el tratamiento farmacológico y psicológico, ayudan a controlar los síntomas. El tratamiento para el trastorno bipolar funciona mejor cuando es constante y no se interrumpe.

Trastorno bipolar: tratamiento psicológico.

• Se pueden emplear con estos pacientes, terapias a corto plazo como las cognitivo-conductual. Esta psicoeducación ayuda al enfermo a afrontar las crisis sin temores infundados y prevenir las recaídas.
• Terapia interpersonal y de ritmo social. Recalca en mantener un horario regular de actividades diarias y la estabilidad de relaciones personales.
• Terapias familiares o centrada en la familia, ya que el apoyo familiar y la comunicación pueden ayudar en el plan de tratamiento. Sirve también para que el paciente y sus seres queridos reconozcan y controlen los signos de advertencia de los cambios en el estado de ánimo.
• Psicoeducación: Es obtener información sobre esta enfermedad, para que logren comprenderla, ver lo que sucede y encontrar la manera más satisfactoria de obtener apoyo. Permite elaborar un plan para prevenir recaídas y a respetar el tratamiento.

Trastorno bipolar: tratamiento farmacológico.

El tipo correcto de cada medicamento depende de cada persona
• Las manías agudas y episodios mixtos pueden ser tratados con los estabilizadores del estado de ánimo como: el Litio y antiepilépticos como el Valproato, Carbamazepina y Lamotrigina.
• Benzodiacepinas: Esta terapia farmacológica personalizada, especialmente durante las fases de desequilibrio, es otra de las claves. No muestran ningún trastorno secundario en las personas bipolares. Se pueden emplear de igual forma, que con los pacientes con estado de ansiedad.
• Para las manías moderadas o graves antipsicóticos atípicos como: Aripiprazol, olanzapina, quetiapina, risperidona y sobre todo el haloperidol y la clozapina.
• De manera cuidadosa, se pueden emplear antidepresivos si el paciente lo requiere y siempre combinado con un estabilizante para minimizar los riesgos y virajes a las mañas o a estados mixtos. El tratamiento de los pacientes con depresión bipolar, es una de las partes más difíciles del manejo de la enfermedad bipolar. Para estos casos es preferible usar inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina o bupropión como primera línea para la depresión bipolar, al igual que el litio, la lamotrigina, la olanzapina, fluoxetina y la quetiapina. En segunda línea de tratamiento para el trastorno bipolar, el Valproato.
En los niños y adolescentes, con trastorno bipolar el tratamiento medicamentoso es igual que en el adulto lo que calculando siempre la cantidad y dosis adecuada para la edad y el peso.

Trastorno bipolar: tratamiento alternativo.

• Los que no mejoran con los fármacos y la psicoterapia, pueden ser tratados, con terapia electroconvulsiva (terapia de choque). La terapia electroconvulsiva proporciona una corriente eléctrica rápida, que a veces puede corregir algunos problemas en el cerebro.
• Se mantiene en estudio e investigación, la estimulación magnética transcraneal, como opción para los que no responden a los antidepresivos.
• Cambios en el estilo de vida: Es importante dejar o no consumir bebidas alcohólicas ni drogas recreativas. Establecer relaciones entre amigos y familiares, saludables, positivas, que te apoyen. Mantén rutinas básicas saludables, como dormir y comer en horarios fijos y realizar ejercicios físicos.
Recuerda siempre que puedes recibir ayuda de tus familiares, amigos y también especialistas que conozcan ampliamente de la materia. Igual es de vital importancia acudir a un comparador de seguros médicos, que te brinde la oportunidad de encontrar el seguro que más se adecue a las circunstancias por las que estas pasando.

También te puede interesar...

1Comment

Post A Comment