BENEFICIOS DE LA LECHE MATERNA

Embarazo y maternidad

Gracias a la leche materna, la madre le ofrece a su bebé una serie de beneficios comprobados que van desde el amor hasta la prevención de enfermedades. La Organización Mundial de la Salud recomienda mantener la lactancia exclusiva hasta los seis meses de edad y conservarla a la par de la alimentación complementaria, en lo posible, hasta el segundo año.

Sin embargo, de acuerdo con encuestas realizadas, casi el 70 por ciento de las madres introduce otro tipo de alimentos diferentes a la leche materna antes del primer trimestre y muchas la mantienen máximo hasta los cinco o seis meses.

Alimentar al bebé es una tarea que tiene algo de instintivo, pero también se necesita información, así como acompañamiento de la familia.

El alimento perfecto:


Si la madre o el bebé no tienen una condición médica que impida la lactancia, siempre es posible hacerlo. Uno de los aspectos que más se destacan es el fortalecimiento del vínculo entre los dos gracias al permanente contacto físico. Es el mejor alimento para el bebé, pues la leche materna está libre de infecciones y a la temperatura perfecta. Es gratuita y está en un ‘envase esterilizado’.
Para el bebé: la leche materna le ofrece los nutrientes necesarios para su crecimiento y, además, fortalece su sistema inmunológico, que lo hace más resistente a las infecciones y enfermedades como diarrea, problemas respiratorios y desnutrición. Disminuye hasta siete veces la incidencia de alergias.
Para la madre: la lactancia ayuda a que el útero regrese más rápido a su tamaño normal y permite bajar de peso. Estudios científicos han demostrado que disminuye la incidencia del cáncer de mama.

Consejos a la hora de lactar: 

En caso de que haya un canal obstruido y la leche no baje, se debe estimular el seno con masajes y aumentar la frecuencia de succión del niño (de lo que depende la producción de la leche). Además, la madre debe aumentar la ingesta de líquidos y mantener una adecuada alimentación.
En cuanto a la frecuencia con que se alimenta al bebé, debe hacerse cada vez que tenga hambre. El niño debe succionar durante una hora completa. Media hora en cada seno, con intervalos de 15 minutos para sacarle los gases. Cuando termine, acostarlo de medio lado (costado derecho) para facilitar la digestión.

Desde isalud.com te recomendamos, siempre que puedas, dar de mamar a tu bebé para que se pueda beneficiar de todas las propiedades y efectos positivos de la leche materna. Haz tu seguro de salud, FIATC se preocupa de tu salud y la de los más pequeños...

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.