Cómo prevenir el cáncer de colon

Prevención

El colón y el recto conforman la porción final de nuestro intestino grueso. Eso significa que es allí donde almacenamos las heces antes de que sean evacuadas, algo que lo convierte en un punto crítico para la aparición de tumores cancerígenos. Esto se da cuándo la mucosa del colón, por motivos diversos, evoluciona hasta convertir un pólipo ya existente, en un tumor maligno.

Esta es una enfermedad muy común, tanto que en España supone la segunda causa de muertes anual -14.000 defunciones por año- y se considera el cáncer más común junto con los de próstata, pulmón y próstata. El único aspecto positivo que podemos destacar es que es uno de los cánceres que más se puede beneficiar de la prevención.

 

¿Cómo puedo evitar el cáncer de colon?

Es importante matizar que no podemos ‘evitar’ el cáncer de colón, pues existen factores sobre los que no tenemos control, como el envejecimiento o nuestra herencia genética. Aún así, hay muchas medidas que podemos tomar para ‘prevenir’ el cáncer de colon:

Alimentos para prevenir el cáncer de colon

Aplicar el sentido común a nuestra dieta puede marcar una gran diferencia. De hecho, la American Cancer Society, cita la obesidad y el sobrepeso como dos de los principales causantes de esta enfermedad oncológica.

Para evitar el cáncer de colon debemos reducir, en la medida de lo posible, las carnes rojas, la carne procesada y algunos embutidos de procedencia industrial. En su lugar, aumentar nuestro consumo de verduras, frutas y fibras de grano entero (avena, cebada, pan integral, etc.) se puede relacionar con un menor riesgo de padecer cáncer colorrectal.

Muchos afirman también que los alimentos probióticos –yogures orgánicos, mozzarella, gouda, cottage…- ayudan a prevenir el cáncer de colon. Este no es un hecho demostrado, pero sí que es cierto que estos alimentos, con bacterias capaces de sobrevivir a una digestión, ayudan a restituir la flora intestinal, lo que aumenta la cantidad de bacterias beneficiosas que llegan vivas al colon. Así que, a pesar de no tener confirmación acerca de sus efectos sobre el cáncer, todo parece indicar que los probióticos son buenos para nuestro colon y nuestros intestinos.

Prevención cáncer de colon: ejercicio y actividad física

Un estilo de vida sedentario no es recomendable en ningún caso, pero si tu intención es prevenir el cáncer de colon aún lo es menos. La inactividad física está directamente relacionada con una mayor probabilidad de padecer cáncer colorrectal.

Te preguntarás, ¿cada cuánto debo realizar ejercicio físico entonces? No es necesario que te conviertas en un ironman, simplemente con andar 45 minutos al día o realizar cualquier otra actividad física similar, estarás disminuyendo tus opciones de padecerlo. Lo importante para reducir nuestro riesgo de contraer cáncer de colon es evitar el sedentarismo y mantenernos activos.

Si ya como bien y hago ejercicio ¿Qué medidas puedo tomar para reducir, aún más, el riesgo de padecer cáncer de colon?

Eliminar, o al menos reducir, el consumo de alcohol es una de las medidas más relevantes a la hora de prevenir el cáncer de colon. Numerosos estudios, entre ellos el de la prestigiosa Sociedad Americana contra el Cáncer, vinculan directamente el consumo de alcohol con el riesgo de padecer un cáncer de colon. Aun así, una persona puede padecer otras patologías en las que el consumo mesurado del alcohol sea recomendable –enfermedades cardiovasculares, por ejemplo- por lo que siempre es recomendable consultarlo con un especialista.

El consumo de tabaco es otro de los factores agravantes en los casos de cáncer colorrectal. Naturalmente, la inhalación de los productos químicos y toxinas que contiene el humo del tabaco es nociva para nuestra salud. Concretamente, dañan las células del cuerpo, lo que a la larga provoca que nuestro organismo no sea capaz de regenerarlas y se acaben generando tumores malignos.

 

¿Cómo puedo saber si tengo cáncer de colon?

El cáncer de colon es de los pocos cánceres que puede detectarse incluso antes de que la persona presente síntomas. El método más seguro es realizar un test de sangre en heces. Se puede realizar en casa y debe ser analizado por un médico especialista. En caso de detectar sangre en el test, deberá realizarse una colonoscopia para determinar el origen del sangrado y así detectar los pólipos a extirpar. A partir de los 50 años de edad, se recomienda realizarse un test de sangre en heces cada dos años.

Estos son los principales síntomas del cáncer de colon:

-       Cambios del ritmo intestinal

La diarrea o el estreñimiento prolongados en el tiempo pueden ser síntomas de cáncer de colon y recto. Lo habitual es que la diarrea y el estreñimiento se intercalen en distintos periodos.

-       Presencia de sangre en las heces

Este es el síntoma más habitual en los casos de cáncer de colon. Si no se detecta a tiempo, esto puede derivar en una anemia y causar mareos, cansancio y sensación de asfixia.

-       Dolor abdominal

Si realmente existe un tumor, este obstruye el intestino, causando fuertes molestias en la zona abdominal. Puede incluso darse el caso de que el tubo intestinal quede totalmente taponado y que debamos recibir asistencia médica de urgencia.

-       Pérdida del apetito, reducción de peso inesperada y sensación de cansancio

Esta es la forma que tiene nuestro estomago de alertarnos de que algo no está funcionando bien. No tiene por qué suponer un cáncer de colon, pero en todo caso es necesario visitar a un médico especialista.

 

¿En qué consiste su tratamiento?

Una vez realizado el diagnostico por parte de un médico especialista y el cáncer de colon se confirme, deberemos proceder a su debido tratamiento. Este va a variar en cada paciente, pues en función del estado de evolución del tumor –o tumores- se requerirán más o menos medidas de tratamiento. Y, además, pueden existir otras enfermedades que dificulten las intervenciones a realizar.

En cualquier caso, ante cualquier caso se va a necesitar una intervención quirúrgica para extirpar los tumores o zonas afectadas. En algunos casos esto es suficiente, pero puede darse el caso de que el paciente requiera sesiones de radioterapia para reducir el tumor, de quimioterapia para destruir las células cancerígenas o inmunoterapia para estimular y restaurar las defensas inmunitarias del organismo. Todo dependerá de la tipología y la fase de evolución del tumor cancerígeno a eliminar.

Si crees que puedes padecer algunos de los síntomas descritos en este artículo o simplemente deseas realizar un análisis para prevenir un posible caso de cáncer de colon, debes saber que contratando un seguro médico tienes acceso a un gran número de especialistas en la materia que te informarán y asesorarán acerca de todas las pruebas a realizar o, en caso de no tener una póliza, ponerte en contacto con el comparador de seguros médicos iSalud.com para que sus asesores encuentren la mejor opción para ti.

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.