Estoy embarazada : ¿puedo viajar en avión?

salud femenina

Estoy embarazada : ¿puedo viajar en avión? Esta es una de las consultas más comunes entre las mujeres embarazadas. El miedo a volar por si afecta negativamente al bebé es una preocupación para las futuras madres. Mientras que la madre tenga un embarazo normal y sano, puede realizar vuelos en avión sin problemas. Sin embargo, los expertos recomiendan no volar cuando la gestación está bastante avanzada ni hacerlo de forma muy frecuente.

Las compañías aéreas ponen muchas restricciones para volar en el caso de mujeres embarazadas cuyo estado de gestación es avanzado, debido a que existe la posibilidad de que dé a luz volando. De hecho, a partir de las 32 semanas de gestación, las compañías de vuelos obligan a presentar un certificado médico que especifique la fase de embarazo en la que se encuentra y la confirmación medica que está en buen estado para volar.


Sin embargo, los expertos confirman que, si la mujer embarazada tiene un embarazo sano y sin problemas o alteraciones de salud, puede viajar en avión sin que ello afecte negativamente a la salud del bebé. Tan solo se recomienda no volar durante el último mes de gestación ante la posibilidad de que pudiera iniciarse el parto.


Asimismo, se recomienda a las mujeres embarazadas que vayan a coger un avión, que tengan algunas precauciones:


Llevar a mano el certificado médico, por si algún miembro de la compañía aérea lo solicitara.


Avisar a la compañía aérea, en el momento de realizar la reserva de los billetes, que una de las personas a viajar está embarazada.


Escoger un asiento que se encuentre en pasillo o en las primeras filas, para que se pueda disponer del espacio suficiente para estirar las piernas.


Levantarse cada veinte minutos o media hora para dar algún paseo por el pasillo del avión y así garantizar una correcta circulación sanguínea.


Llevar ropa ancha y cómoda.


En iSalud queremos desearles a las futuras madres toda la suerte del mundo. Te ofrecemos el seguro de salud más completo, con las máximas coberturas asistenciales, y embarazo y parto quedan totalmente cubiertos.

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.