La prima de seguro ¿Qué es y cómo se calcula?

Preexistencias, carencias, copagos, reembolsos… El lenguaje del seguro de salud no es fácil y puede llevar a perderse en el significado de sus ‘términos y condiciones’. Por ello, en iSalud nos hemos propuesto simplificar los seguros de salud, y no solo comparar, sino intentar descifrar los conceptos más relevantes. En esta ocasión, explicaremos en qué consiste la prima del seguro de salud y cómo se calcula su valor.

¿Qué es la prima del seguro médico?

A modo de simplificación, la prima del seguro médico es el precio que la persona asegurada va a pagar por él. Es decir, la prima es el equivalente al precio de tu póliza de salud. Pero entonces, ¿por qué no llamarlo precio? Por una simple cuestión de tradición, del mismo modo que en los seguros no hablamos de contratos, sino de pólizas.

Aunque es cierto que este es un precio extraño, pues varía cada año y se establece en función del riesgo. A continuación, procedemos a explicar cómo se calcula la prima anual del seguro médico.

¿Cómo se calcula la prima del seguro?

Hay cuatro factores que se revisan cada año e influyen en el cálculo de la prima del seguro médico: El valor del riesgo, los gastos externos a la aseguradora, los gastos internos y los tributos y recargos administrativos.

Lo primero que se debe fijar es el valor del riesgo. Este equivale a las probabilidades de que se produzca un “siniestro” y al coste que este supondría para la aseguradora. Las probabilidades variarán en función de la condición médica del asegurado y de otros datos como la edad, el sexo o su región de residencia, todos ellos son analizados desde un punto de vista estadístico para determinar una aproximación lo más fiable posible.

Para simplificarlo, podemos usar el siguiente ejemplo; ¿Qué probabilidades existen de que un paciente de 54 años contraiga cáncer de próstata?, ¿En caso de contraerlo, ¿cuánto costaría su tratamiento? En este punto la aseguradora calcularía la respuesta y la ponderaría con las probabilidades y costes del resto de sus asegurados. Al cruzar esos datos, se obtendría el precio que debe pagar el nuevo asegurado para que la póliza sea rentable para la compañía. Como se deduce del ejemplo, cada año debe volverse a calcular, pues el número de asegurados de la compañía va a variar y, en consecuencia, sus riesgos y costes también.

El resultado de este calcula se denomina ‘Prima pura’ y no coincide con el precio final a pagar para disfrutar de nuestro seguro médico. Aún será necesario añadir los gastos de administración, los costes derivados de la gestión interna y los correspondientes tributos y tarifas. A modo de resumen:

Prima pura: Como ya hemos mencionado, si solo tenemos en cuenta las probabilidades de precisar servicios médicos y el coste medio de estos, obtendremos la cifra equivalente a la prima pura.

Prima de inventario: Si al coste de la prima pura le sumamos los correspondientes gastos de administración a realizar para su tramitación, obtendremos el valor de la prima de inventario.

Prima de tarifa: Es el resultado de sumar los gastos de gestión externa (comisiones de mediadores, gastos comerciales, publicidad, etc.) a la prima de inventario.

Prima total: Como su nombre indica, es el precio total de nuestra prima de seguro. Se obtiene añadiendo a la prima de tarifa el importe de los impuestos y recargos correspondientes.

Ahora que tenemos claro qué es la prima del seguro médico y cómo se calcula, vamos a ver cómo se paga la prima de la póliza.

Tipos de prima de seguros

Las diferentes opciones de pago de nuestro seguro de salud, dan lugar a cuatro tipos de prima de seguros:

Prima única: El importe de la prima se efectúa en un solo pago. Es la modalidad más económica, pero la menos habitual.

Prima periódica: Aunque el contrato del seguro es anual, se establece en las condiciones particulares una periodicidad en la forma de pago, que puede ser mensual, trimestral, semestral o anual.

Prima fraccionada: El contrato es anual, pero se da la posibilidad de fraccionamiento de pago para abonar esa totalidad de prima anual (mensual (fraccionamiento en 12 pagos), trimestral (fraccionamiento en 4 pagos) o semestral (fraccionamiento en 2 pagos))

Prima fraccionaria: El contrato es anual, pero se ha de abonar una parte inferior a la totalidad de la anualidad. Por ejemplo, las pólizas que tienen vencimiento a 31 de diciembre; si contratamos en abril, ese año sólo vamos a pagar la parte proporcional de abril a diciembre. Esa parte proporcional saldrá del anualizado que correspondería pagar si hubiera estado todo el año.

Disfruta del mejor asesoramiento antes de contratar tu seguro médico

A pesar de entender el concepto y los requisitos de la prima del seguro médico, es probable que antes de contratar queramos contar con la opinión y consejo de un experto en la materia. Si este es tu caso, recuerda que a través de iSalud.com, el comparador de seguro médicos líder en España, o llamando al 900 264 410 te pondrás en contacto con una red de más de 100 asesores expertos en seguros médicos que resolverán todas tus dudas y buscarán el seguro de salud que mejor se adapte a tus necesidades, de forma gratuita y sin ningún compromiso.

 

 

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.