Los niños aprenden a tener el dolor de sus padres

enfermedades

Los niños aprenden a tener el dolor de sus padres. Aunque nos parezca totalmente inaudito, es cierto que los genes de una persona influyen en su salud, pero también es cierto que los hábitos vividos desde pequeños también influyen en la salud de una persona.

Si te paras a pensar en cualquier familia que conozcas, en general, puedes pensar en una familia sana y que normalmente no suele tener ningún tipo de enfermedades o en otras familias que por el contrario, normalmente, tanto padres como hijos suelen estar enfermos de forma habitual.

Tal y como hemos comentado al inicio del artículo, por una parte nos encontramos con un componente genético, y por otro lado, nos encontramos con los hábitos que tenemos frente al dolor y frente a las enfermedades. Desde el punto de vista de los médicos o especialistas en medicina general, esto es algo crucial en algunas familias, ya que lo que están haciendo los padres es enseñar a sus hijos a aprender a tener dolor. Todos sabemos que los niños aprenden imitando, e imitando sobre todo lo que hacen sus padres o las personas que les rodean, y por tanto, exactamente lo mismo ocurre cuando hablamos del dolor, los niños aprenden a tener el dolor de sus progenitores en determinados casos.

En general, esto suele suceder en familias en los que los padres tienen algún tipo de dolor crónico y por tanto, no paran de quejarse, por lo que están cada día enseñando a sus hijos que quejarse es normal y es entonces cuando los más pequeños acaban haciéndolo también. Las estadísticas indican que aquellos niños que sus padres tienen algún tipo de dolor crónico, son mucho más propensos a tener un dolor crónico inespecífico durante su vida que otros niños cuyos padres no han tenido nunca ningún tipo de dolor crónico. Todo influye, por tanto, tanto la estructura familiar a la que pertenezcas, como la forma en la que tus padres afronten su enfermedad, como los factores medioambientales, etc.

En iSalud podrás encontrar tu seguro de salud con un amplio cuadro médico con los mejores especialistas a nivel nacional y lo más importante, no tendrás que pagar ningún tipo de copago. Además, para tus hijos, si tienen menos de 14 años tendrán se seguro dental incluido.

   

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.