Obesidad infantil

salud infantil

La obesidad infantil es una epidemia que se extiende por todo el mundo. Por ejemplo, en Estados Unidos los índices de obesidad se han triplicado en los últimos 30 años.

En España los índices tampoco son muy alentadores. Según la International Obesity Task Force (IOTF) España es el segundo país de la Unión Europea con mayor porcentaje de niños obesos, el 9% de los niños en edad escolar sufren de obesidad y el 33% de sobrepeso. Cada año la obesidad afecta a alrededor de 400 mil niños.

Qué es la obesidad?
Obesidad es definida como exceso de grasa corporal para una determinada altura. Es el resultado de más calorías consumidas que quemadas. La obesidad es diagnosticada basándose en el IMC o índice de masa corporal, que es la relación que existe entre el peso y la altura. Si el IMC en niños normales está sobre el 95% de la población, estos niños son considerados obesos, y si el IMC está sobre el 85% son considerados con sobrepeso.

Por qué hay tantos niños obesos?
Las comidas con alto contenido calórico, los snacks y las bebidas con azúcar son los principales factores que están causando este problema. Además, los malos hábitos alimenticios, la falta de ejercicio físico, la historia familiar, el estrés, la baja autoestima o depresión y otros problemas emocionales, pueden llevar al niño a la obesidad.

Cuáles son los riesgos de la obesidad?
La obesidad infantil afecta la salud y el bienestar a corto y largo plazo. Es posible que lleve al niño a tener diferentes enfermedades como la diabetes de tipo 2, alta presión cardiovascular, problemas del corazón y apnea en el sueño. Si estas condiciones son detectadas en una temprana edad, es muy probable que con el paso del tiempo lleven a mayores complicaciones e impacten su salud en el futuro. A su vez, los niños con obesidad son más propensos a tener problemas emocionales, como la baja autoestima y depresión.     

Cómo tratar la obesidad?
La obesidad en niños es tratable. El niño necesita llevar una evaluación médica hecha por los médicos y especialistas en pediatría para controlar su condición física y detectar cualquier problema.
El mejor tratamiento para la obesidad es un cambio en el estilo de vida. Es preferible no ponerlo bajo una dieta, ya que éstas son vistas como algo temporal y lo que se necesita realmente, es un cambio gradual de su estilo de vida. Un cambio en los hábitos alimenticios y en el sedentarismo. Los padres pueden cambiar el hábito familiar introduciendo comidas sanas, bajas en calorías, introduciendo frutas y verduras a diario y saliendo día a día con los niños a hacer alguna actividad física, por lo menos por una hora.

En iSalud nos preocupamos por tu salud y la de toda tu familia. Haz tu seguro de salud online y podrás obtener todo nuestro apoyo para tratar cualquier problema de salud.

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.