Prevenir la gripe

enfermedades

Para prevenir la gripe en esta época de frio debemos ser conscientes de lo que podemos hacer para ayudarnos a sentirnos bien y no sufrir de esta común y tan desagradable enfermedad.

El resfrío y la gripe son muy comunes en el invierno. La gripe más común es la gripe del invierno que se denomina gripe estacional. Es la gripe más conocida y antigua del mundo, el primer "ataque" de esta enfermedad fue hace 2400 años y desde entonces millones de personas han sido afectadas.


La gripe del invierno es causada por un tipo de virus ARN de la familia de los Orthomyxoviridae. Luego del contagio del virus de la gripe, éste se duplica en una semana y los síntomas surgen en un día. Los síntomas casi siempre incluyen: fiebre alta, fuerte dolor de cabeza, dolores musculares y cansancio. Otros síntomas como resfrío, dolor de garganta, sensación de opresión en el pecho, pueden aparecer con la gripe pero son menos comunes.


Con la mutación del virus y la aparición de la gripe porcina, es importante consultar a los médicos y especialistas en medicina general si siente estos síntomas y comenzar el tratamiento adecuado para no correr ningún riesgo.

Por otro lado, podemos nosotros mismos prevenir la fiebre, el cansancio, el resfrío y los demás síntomas saliendo todos los días a caminar por lo menos 30 minutos; y también consumiendo los siguientes alimentos:


1.    Proteínas: una de las cualidades de las proteínas es que aumentan la capacidad de nuestro cuerpo de producir antibióticos. Se debe evitar el consumo de carnes rojas grasosas y en vez, consumir productos con gran cantidad de grasas buenas como el pescado, el pollo sin piel, pavo, tofu, pescados, nueces, productos lácteos descremados, entre otros.
2.    Frutas y verduras: naranjas, frutillas, morrón, brócoli, tomate, kiwi. Alimentos con vitamina C que ayudan a activar nuestro sistema inmunológico.
3.    Té caliente: las personas que toman 5 veces al día (por lo menos 3 bolsitas de té) segregan diez veces más la proteína Interferón, la cual el cuerpo produce en respuesta a una infección viral e impide la propagación del virus.
4.    Cereales integrales: los cereales que se comen en el desayuno que son preparados con avena u otros granos integrales proporcionan tres nutrientes esenciales para el sistema inmune: zinc, beta glucano y selenio.  
5.    Sopa de pollo: si a pesar de todo, se ha resfriado, tomar sopa de pollo reduce en un 50% el tiempo de la enfermedad. Una teoría conocida, sostiene que el pollo bien cocido libera aminoácido cisteína que funciona como una droga contra la bronquitis.
Para transformar a la sopa en un golpe ganador contra la influenza, agregue ajo, que es un producto anti inflamatorio y también pimiento rojo, que contiene capsaicina lo cual disminuye la congestión y la secreción nasal.

Estamos a tu disposición para ayudarte a pasar un invierno cálido. Haz tu seguro de salud con nosotros y contarás con nuestra protección siempre.

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.