Remedios infalibles para tratar las quemaduras de sol

Dermatología

Para muchas personas, los meses de julio y agosto se traducen en playa, mar y sol, sin afrontar los cuidados necesarios que requiere nuestra piel. En este sentido, el mejor remedio ante posibles quemaduras de sol es la prevención, siendo de vital importancia usar un protector con factor mínimo de 30, y más alto para pieles sensibles y niños.

Sin embargo, aunque los medios de comunicación advierten sobre el peligro de una incorrecta exposición solar y sobre la importancia de la prevención, son muchas las personas que, tras un despiste o por el mal uso de las cremas solares, acaban quemándose la piel.

El mecanismo de protección natural de la piel frente a la radiación solar es la melanina, que es la responsable del bronceado. Este efecto protector no es suficiente y si no utilizamos el fotoprotector adecuado o no lo aplicamos con la frecuencia y cantidad necesaria, la piel se puede quemar.

¿Cómo tratar las quemaduras del sol?

- Para aliviar los síntomas de las quemaduras leves puedes bañarte o ducharte con agua fría o templada, para refrescar la piel. Es muy importante que no uses jabón, aceites de baño u otros tipos de detergente porque pueden irritar la piel y empeorar los efectos de la quemadura. Finalmente, deja que la piel se seque al aire o sécate con una toalla dándote ligeros toques para evitar dañar la piel.
- Aplícate paños o compresas húmedas con la misma finalidad durante 20 o 30 minutos.
- Utiliza cremas o lociones hidratantes específicas para después del sol. Estos productos se diferencian de las cremas habituales porque incorporan sustancias calmantes, contienen vitamina E para combatir el envejecimiento de la piel.
- Para calmar el dolor, tomar algún analgésico como paracetamol o ibuprofeno.

Otras recomendaciones para tratar las quemaduras de sol

También es muy importante que durante unos días no te expongas al sol. Si estás de vacaciones o trabajas al aire libre y no lo puedes evitar, cúbrete lo máximo posible con ropa y utiliza debajo un protector de índice elevado como, por ejemplo, 50. Esto es necesario porque las telas finas de colores claros o, sobre todo, si están mojadas, prácticamente no protegen de la radiación. 

Si las quemaduras son más graves, si existe herida o una inflamación importante, conviene acudir al médico para que pueda valorar las lesiones y considerar la necesidad de un tratamiento a base de corticoides. Estos síntomas son temporales, pero la piel tiene memoria y, a largo plazo, las consecuencias son mucho más graves.

¿Qué consecuencias pueden tener las quemaduras de sol?

Si no tomamos las medidas necesarias cuando estemos bajo el sol, todos estamos expuestos a sufrir un melanoma. Sin embargo, hay un grupo de personas con mayor predisposición a sufrir este tipo de cáncer como pueden ser las de piel y ojos claros, las que se exponen de forma prolongada al sol, las que, en un pasado, han sufrido quemaduras de sol y las personas con muchos lunares.

Desde iSalud.com te aconsejamos que, antes de llegar a este punto, utilices protección solar adecuada a tu tipo de piel antes de exponerte al sol. Asimismo, te aconsejamos tomar el sol con precaución, evitando las horas centrales del día y usando una crema solar adecuada para tu tipo de piel. En el caso de los más pequeños de la casa, te recomendamos, además, que los protejas con un gorrito, una camiseta y ponerlos debajo de una sombrilla.

 

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.