¿Te cuesta adelgazar?

salud femenina

¿Te cuesta adelgazar? ¿Ya no consigues bajar esos kilos que antes perdías tan fácilmente, incluso llevando el mismo ritmo de vida? Las hormonas pueden ser las responsables de ello.

Unos hábitos de vida incorrectos pueden ser los responsables de la mayoría de problemas de sobrepeso. Sin embargo, existen, también, una serie de cambios fisiológicos y hormonales en el cuerpo de la mujer (el período, el embarazo, la menopausia) que pueden producir cambios en el peso o en la distribución de la grasa corporal.

Es muy importante mentalizarnos que perder peso no es algo fácil y requiere varios factores. Por ello, podemos poner de nuestra parte para ayudar a equilibrar nuestro sistema hormonal:

Duerme entre siete u ocho horas. La falta de sueño aumenta los niveles de grelina, hormona encargada de activar la sensación de hambre. Pero, a su vez, también disminuye los niveles de leptina, que nos ayuda a sentirnos saciados antes. Para tener una buena higiene de sueño, intenta acostarte y levantarte siempre a la misma hora.

Haz más ejercicio, mejora el metabolismo de las grasas. El deporte hace que nuestro corazón libere una serie de hormonas que ayudan a que nuestro organismo pueda descomponer más fácilmente las células grasas. Si en tu día a día no tienes tiempo para practicar deporte, intenta subir por las escaleras, en vez de usar el ascensor, con el metro y el bus, bájate en una parada anterior a la  que utilizas de normal y acaba tu trayecto a pie, etc.

Combate el estrés, nos hace comer más. El cortisol, hormona del estrés, provoca que nuestro organismo libere glucosa para transformarla en energía. Para evitar estados de estrés y ansiedad, intenta aceptar las cosas tal como son, ser positiva, respirar profundamente, practicar ejercicios de relajación, relacionarte con otras personas, bailar, etc.

Finalmente, recuerda que las hormonas tienen su propio ritmo y existen una serie de alimentos que les proporcionan la suficiente energía para cumplir sus funciones.  En el desayuno nunca debe faltar un lácteo, una fruta o hidratos de carbono. A media mañana se recomienda tomar una pieza de fruta o un yogur, o, incluso, un mini bocadillo de queso fresco o de jamón york. En la comida no deben faltar las verduras, algo de hidratos y proteínas.  En la merienda te recomendamos una pieza de fruta o un yogur con frutos secos y, finalmente, en la cena tendremos vegetales y proteínas, las más ligeras.

En isalud.com, portal líder en España asesoramiento de seguros médicos,  te ofrecemos la más amplia variedad de seguros médicos, todos ellos con la máxima calidad, con un amplio y prestigioso cuadro médico, y sin listas de espera.

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.