Test de ovulación: ¿cómo funciona y qué debemos tener en cuenta?

Un test de ovulación es una herramienta útil que cualquier mujer puede utilizar para determinar los períodos más fértiles para quedar embarazada.

El objetivo de esta prueba es conocer el nivel de hormona LH en la orina, también denominada "hormona del embarazo". Su presencia en altos niveles indica el momento inmediatamente previo a la ovulación, que es el más adecuado para intentar tener un hijo. Por este motivo, muchas veces se conoce esta prueba como el test de fertilidad, aunque en realidad no necesariamente indica esto último de forma correcta.

Test de ovulación: ¿cómo funcionan? ¿Son fiables?

Cuando se quiere ser madre, conseguir el embarazo es la prioridad. Para ello, es posible utilizar esta herramienta, que normalmente se presenta en tiras con un componente reactivo.

El test de ovulación tiene un pequeño inconveniente, y es que detecta la hormona LH durante una ventana de 6 horas. Esto significa que la mujer dispone de un margen de tiempo realmente limitado para descubrir si es el mejor momento para intentar un embarazo. Algunas personas creen que son poco efectivos, pero esto se debe al hecho de que no los utilizan adecuadamente. Si se realizan entre dos y cuatro pruebas al día, hay bastantes probabilidades de que el test de fertilidad sea eficaz.

Para lograr buenos resultados, es importante que las futura madre maneje bien el estrés que produce el querer tener un hijo sin éxito. La ovulación es un proceso complejo y, precisamente por eso, es preciso afrontarlo con paciencia. Además, ha de tener en cuenta que el test producirá un estrés incluso mayor, ya que apremiará a la pareja a programar las relaciones para lograr el resultado deseado.

Con respecto a la duda de si este método es fiable, la realidad es que lo es casi siempre. La única excepción a esto sería un mal uso del kit que se adquiere en una farmacia; esto implica que no se hagan las suficientes pruebas cada día, que se lleven a cabo en momentos poco recomendados (por ejemplo, durante el período), o no tener en cuenta los períodos de ovulación.

6 claves por las que confiar en un test de ovulación para lograr un embarazo

Si la pareja tiene la idea de apostar por un test de ovulación, es importante considerar algunas claves con respecto a este tipo de herramientas:

1. A veces el test resultará negativo y, pese a eso, la mujer sigue ovulando. El pico de la hormona LH dura poco tiempo, ¡puede ser complejo detectarlo!

2. Vale la pena recordar que el pico de LH es lo que detecta el test, y no la ovulación en sí misma, que viene unas 36 horas después del pico de hormona en el cuerpo.

3. Ovular no significar que el embarazo esté asegurado. Hay otros factores que también son importantes, como una potencial esterilidad, que es clave considerar.

4. Si las menstruaciones son regulares, conviene llevar a cabo el test de ovulación cada seis horas, con el fin de incrementar las posibilidades de éxito.

5. Las relaciones habrán de ser programadas y, debido a esto, es posible que la pareja sufra ansiedad. Por este motivo, mantener un clima cooperativo en la relación ayudará, y mucho, a lograr el resultado deseado sin crear problemas en la pareja.

6. Para calcular los ciclos de fertilidad, la mujer debe contar 17 días desde su última menstruación y, a partir de ahí, realizar los test de fertilidad que estime precisos.

¿Puede un test de ovulación causar problemas?

Es importante tener claro que el test de ovulación es seguro. Es decir, no entraña ningún riesgo para la salud, en la medida en que se trata de orinar en una tira reactiva. Por lo tanto, no debe preocupar, ni siquiera si se llevan a cabo varias pruebas o durante un período prolongado de tiempo.

¿Cuál es el principal riesgo en este proceso? La ansiedad derivada de las relaciones programadas. Muchas parejas se sienten mal por tener encuentros con la sensación de obligatoriedad, lo que supone una fuente de conflicto importante. Para evitarla, es posible apostar por las siguientes estrategias:

- Crear un clima especial, de complicidad, planteando el objetivo de quedar embaraza como algo de la pareja, en conjunto. Si se ve esa meta como un asunto de dos, será más fácil que ambas partes permanezcan unidas.

- Considerar que el tiempo es un factor importante. El test de fertilidad ayuda, sí, pero la paciencia es parte fundamental del proceso.

- Si no funciona, es posible consultar a un especialista para encontrar otras opciones. Que el test de ovulación falle no significa que no sea posible conseguir el objetivo.

En conclusión, el test de ovulación es una herramienta segura y fiable, que se ha de utilizar de forma precisa para conseguir los mejores resultados. Con todo, si no funciona, siempre se puede seguir buscando un embarazo con el apoyo del médico especialista, y conseguir por fin cumplir la alegría de la maternidad.

¿Te ha gustado el post?
Valóralo y compártelo en tu red social.