La neuralgia dental es un dolor que afecta a la dentadura y suele estar vinculado a cierta inflamación en algún nervio facial. Por su parte, la neuralgia del trigémino es un trastorno que causa una intensa molestia, hormigueo, o una especie de descarga eléctrica. Cualquiera de las dos, causa un sufrimiento muy agudo, de duración variable desde unos minutos a semanas, meses e incluso años.

Neuralgia dental nervio trigémino

El trigémino es el quinto nervio craneal, y tiene tres ramificaciones. Por un lado, suministra sensibilidad facial y por sus secciones: maxilar, mandibular u oftálmico.

Cuando la neuralgia del trigémino afecta a las divisiones del maxilar y la mandíbula, puede provocar una neuralgia dental.

Cualquier persona, de la edad que sea, puede sufrir esta inflamación, aunque es más numeroso en mayores de 50 años. Además, las mujeres y los pacientes de esclerosis múltiple tienen más riesgo de padecerla.

Neuralgia dental y sus síntomas

 

Inevitablemente, el dolor se focaliza como lo más indicativo del trastorno, habitualmente en solo un lado de la cara y con una duración aproximada de dos minutos. Suele llamar la atención su gran intensidad ante cualquier estímulo, por pequeño que sea. Un pequeño toque, el viento, al hablar o sonreír puede provocar este padecimiento tan agudo y tan súbito.

Otras ocasiones en las que puede aparecer es al afeitarse o lavarse la cara. Es importante acudir al médico de inmediato si el dolor es tan agudo que no permite beber ni comer.

Otro síntoma que puede aparecer es el hormigueo o entumecimiento en la zona de la mandíbula. Hay que considerar que puede ser peligroso, ya que podríamos morder la mucosa bucal, originando una herida.

Tener la sensación de una descarga eléctrica responde también a la sintomatología de este tipo de neuralgia. Cualquier nervio facial que recorra la zona del maxilar o la mandíbula puede inflamarse y “estalla” ante cualquier estímulo exterior. Quizás es el más significativo de todos, ya que es muy probable que responda a las fibras nerviosas. Esta conexión cerebral hace que el ramalazo del dolor tenga tanta intensidad y sea tan inmediato.

Finalmente, la hipersensibilidad dental forma parte también de estos síntomas, pero la abordaremos a continuación.

Neuralgia dental por hipersensibilidad

Hay muchos motivos que pueden causar esta dolencia. Las encías retraídas, una caries o cualquier otro motivo, puede provocarla. Es un problema muy común, ya que siete de cada 10 personas adultas la padecen, mayoritariamente en las mujeres. Aunque normalmente aparece entre los 18 y los 40 años, puede tener solución o causar dolor permanentemente.

Sus síntomas coinciden con otras neuralgias dentales, sobre todo en el dolor agudo, aunque en este caso suele ser muy breve. Suele producirse cuando la parte interna del diente o dentina se queda expuesta, entrando en contacto con sustancias calientes o muy frías. También puede producirse al relacionarse con elementos dulces o ácidos y estímulos táctiles como en el cepillado dental.

Su sintomatología también es similar a los anteriores referidos:

- Dolor localizado muy intenso

- Respuesta a una reacción exterior

- Desaparece si el estímulo deja de contactar con la zona sensible o con el diente

Generalmente, el motivo por que se padece hipersensibilidad dentaria es porque la dentina ha perdido su protección natural y queda expuesta al exterior. La dentina conecta con las terminaciones nerviosas de los dientes; por ello, ante una agresión externa, el impulso nervioso se transmite con gran velocidad, produciendo el dolor intenso.

También las caries pueden provocar sensibilidad dental, por ello es recomendable acudir al dentista cuando se sufre de ello durante un tiempo. Los dientes rotos o astillados y los empastes gastados también suelen ser una razón de peso.

El esmalte dental desgastado puede originar asimismo este padecimiento, así como la retracción de las encías. Por último, se debe considerar normal si se ha procedido a un blanqueamiento dental con menos de dos semanas de anterioridad.

Neuralgia dental en el embarazo

Durante la gestación, las claves para cuidar los dientes son una higiene bucal adecuada y una alimentación equilibrada. Sin embargo, el dolor dental es uno de los padecimientos más comunes de las embarazadas.

La gingivitis y las caries son frecuentes mientras se está embarazada; en el primer caso, llega a afectar al 60%, sintiendo inflamación, enrojecimiento y sangrado de encías. La razón está en la composición de la saliva, que suele cambiar durante la gestación y la lactancia.

Se debe tener bastante cuidado con la higiene oral, ya que, si no es efectiva, puede producir el granuloma o tumor de embarazo. Desaparece después del parto, pero causa molestias, aunque es benigno.

Hay que tener en cuenta que en caso que no se localice ninguna anomalía bucal ni dental, se puede considerar que algún nervio esté sufriendo una inflamación. También puede ocurrir que algún vaso sanguíneo esté comprimido, o que sean las terminaciones nerviosas las que sufran de ello. De esta manera, ante una neuralgia dental recurrente es aconsejable acudir al dentista o al médico para su evaluación.

¿Sabes qué existen seguros médicos de cobertura dental? Son la mejor opción para acceder a los mejores dentistas de tu ciudad y mantener así una buena salud bucodental. En iSalud.com, el comparador de seguros médicos online, te ayudaremos a encontrar el mejor seguro dental para ti y tu

Como aliviar la neuralgia dental
5 (100%) 1 voto[s]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here