¿Cuántos tipos de tuberculosis hay?

tipos de tuberculosis

La tuberculosis es una enfermedad infecciosa de larga duración que afecta fundamentalmente los pulmones y otros órganos. Producida por bacterias del género Mycobacterium y específicamente el Mycobacterium tuberculosis o bacilo de Koch. Conocido como el responsable de más de la cuarta parte de las muertes durante los siglos XVII y XVIII en Europa fundamentalmente.

Actualmente, a pesar del desarrollo de los fármacos antituberculosos, se considera como una enfermedad que causa problemas importantes, para el enfermo, su familia, la comunidad y la sociedad que lo rodea. 

Puede presentarse a cualquier edad, fundamentalmente en los ancianos y las diferencias más grandes van a estar condicionadas fundamentalmente; por el entorno socioeconómico y nutritivos de los grupos de población. Siendo grandes factores de riesgo de padecer cualquiera de los tipos de tuberculosis: 

Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes
  • Hacinamiento 
  • Escasez de recursos económicos 
  • Ancianidad 
  • Abandono familiar y o social 
  • Deficiencias nutricionales 
  • Alcoholismo 
  • Bronquitis crónica 
  • Convivencias con enfermos 

¿Qué tipos de tuberculosis hay?

Tipos de tuberculosis pulmonar

Conocida también como tisis, es una infección bacteriana contagiosa que afecta principalmente a los pulmones. La transmisión de la enfermedad es directa de persona a persona, la mayor parte de las veces por vía respiratoria (inhalatoria). Desde el pulmón se disemina por vía hemolinfática a cualquier órgano o sistema.

Promoción AXA: Ahorra un 25% de descuento en tu seguro médico

La persona enferma lanza al medio ambiente el bacilo de la tuberculosis con las secreciones que libera al hablar, toser, estornudar, reír, etc. El riesgo de contagio es directamente proporcional al tiempo de exposición y la concentración del microorganismo combinado con un huésped susceptible. Una vez que el bacilo llegue a los pulmones tiene 4 destinos potenciales. 

  1. La respuesta inicial del huésped puede ser completamente efectiva y eliminar todos los bacilos, de manera tal que la enfermedad no se pueda desarrollar en el futuro. 
  2. Los microorganismos pueden empezar a multiplicarse y por falta de una respuesta inmune adecuada, causan la enfermedad clínica conocida como tuberculosis primaria progresiva. 
  3. Los bacilos pueden quedar en el estado latente dentro de los macrófagos y nunca causar la enfermedad, de modo que la persona queda con una infección latente de por vida. 
  4. Los organismos que están latentes comienzan a crecer y provocan una tuberculosis de reactivación.
15% de descuento con ASEFA, ¡Si contratas antes del 15 de noviembre!

Formas clínicas y síntomas de presentación de los tipos de tuberculosis respiratoria

  • Forma insidiosa: Se caracteriza por pérdida de peso, astenia, anorexia, fatiga y síntomas generales como calenturas y sudoración por las noches. 
  • Forma catarral: Se caracteriza por tos, expectoración, resfriados a repetición o prolongados por 15 días o más. Con dificultad para respirar o dolor en el pecho. 
  • Forma aguda respiratoria: Es de comienzo brusco con fiebre, tos húmeda y malestar general, que aparenta en ocasiones una gripe o neumonía. 
  • Forma hemoptoica: Su rasgo distintivo es la hemoptisis (expulsar sangre con la tos) 
  • Forma pleural: Se caracteriza por inflamación y dolor pleural, con derrame o sin él. 
  • Forma combinada: Como su nombre lo dice, está dada por la combinación de 2 o más de las formas antes mencionadas.  

Tipos de tuberculosis extrapulmonar

Se considera dentro de otro tipo de tuberculosis que no afecta los pulmones, sino más bien sus manifestaciones se evidencian en el sistema nerviosos central, sistema linfático, sistema circulatorio, sistema genitourinario, aparato digestivo, huesos articulaciones e incluso la piel. 

Dentro de los tipos de tuberculosis extrapulmonar, se destacan las que provocan pericarditis, peritonitis, meningitis e inflamación pleural. El compromiso extrapulmonar en el sistema musculoesquelético se ve con mayor afectación a nivel de la columna vertebral; su forma de presentación más frecuente son la espondilitis (enfermedad de Pott), artritis y osteomielitis.

Promoción: tu seguro DKV Integral, ¡un 20% más barato!

En el sistema nervioso, además de la meningitis antes mencionada, están los tuberculomas, abscesos, meningoencefalitis y diseminación miliar. En el aparato digestivo, se destaca en un 85% el compromiso ileocecal, como el área más afectada que en ocasiones puede cursar con un cuadro de oclusión intestinal. También hay afectaciones a nivel del hígado y el bazo.   

Hay adenopatías cervicales y supraclavicularessobre todo en niños. Otros lugares que también se afectan, pero con menor frecuencia son las mamas, laringe, glándulas suprarrenales, ojos (uveítis anterior crónica, coroditisescleroqueratitis) y lesiones de partes blandas. 

Es por esto importante contar con adecuados seguros médicos, ya que, en esta enfermedad la atención especializada a tiempo es vital. Los síntomas de la tuberculosis pueden ser confundidos por los síntomas de la neumonía en adultos, por eso tu médico debe de realizarte una serie de estudios para que descarte y trate cualquier problema respiratorio que puedas estar presentando. 

Tratamiento de la tuberculosis pulmonar

Existen varios esquemas terapéuticos recomendados para esta enfermedad, sobre todo los basados en una poliquimioterapia son los más efectivos y disminuyen la duración del tratamiento. Los medicamentos considerados de primera línea son la isoniacida, rifampicina, pirazinamida, estreptomicina y etambutol. Los de segunda línea son las quinolonas, cicloserina, kanamicina, etionamida, tiacetazona y amikacina.  

La tuberculosis en niños, no difiere de la del adulto y por lo general los medicamentos son mejor tolerados. En las embarazadas y recién paridas se debe tratar, pero se evita el uso de estreptomicina y pirazinamida por el riesgo de toxicidad al feto y al bebé por la leche.

También te puede interesar...

No Comments

Post A Comment