Qué es la tanorexia y cómo superarla. Salir de ella se ha convertido en un objetivo relevante para el número cada vez menos desdeñable de personas que padecen este trastorno y son conscientes de él. Hay que tener en cuenta que también existe una cantidad importante de enfermos de tanorexia que desconoce el problema de salud por el que está pasando y, por tanto, no ha sigo diagnosticada. En cuanto a la etimología de la palabra, esta proviene del prefijo inglés tan, que significa bronceado.

Obsesión por un bronceado perfecto y como superarlo

En primer lugar, hay que señalar que la tanorexia es el trastorno propio de quienes creen que su piel nunca está suficientemente bronceada, lo que puede implicar diversos problemas de salud asociados a una sobreexposición a los rayos UV del sol. Se trata de una dismorfobia, es decir, una alteración asociada a la obsesión y los complejos que provoca la consideración propia de un defecto físico (sea este verdadero o no). Sin duda, en esta sociedad de la imagen actual, la tanorexia es un problema cuya incidencia se ha incrementado considerablemente.

A continuación, se repasan las características de esta enfermedad y se apuntan algunas alternativas de solución.

Las consecuencias de la tanorexia

Anteriormente, se han señalado los motivos por los que una persona puede padecer tanorexia, pero estos, si ella no los manifiesta, pueden pasar desapercibidos. Las circunstancias que quizás no pasen desapercibidas pueden ser los síntomas, que no dejan de ser las manifestaciones externas de un problema que se genera y se desarrolla en el interior. La tanorexia afecta por igual a mujeres y hombres (más a las primeras), sobre todo, de entre 17 y 35 años.

Estos síntomas se pueden reflejar tanto en la conducta de la persona afectada como en los cambios que pueden producirse en su cuerpo. En las siguientes líneas, se desgranan algunos de ellos:

- Lo primero que se nota es una piel demasiado bronceada.

- Esta piel tiene un aspecto muy envejecido y se ve deshidratada y rugosa. Destacan su espesor y aspereza y unas líneas de expresión muy significativas.

- Existe una gran ansiedad ante la posibilidad de ir perdiendo el bronceado conseguido en tiempos anteriores, lo que conlleva una insatisfacción permanente con el estado de este.

- Asistencia compulsiva a centros de bronceado, lo que puede desembocar en conductas adictivas similares a las de un síndrome de abstinencia.

- Competencia con otras personas acerca de quién luce el bronceado más intenso.

- Sensación, más allá de la certitud de la circunstancia, de que su piel se encuentra demasiado pálida.

- Quemaduras en la piel.

- Queratosis actínica, que implica el surgimiento de unos bultos en la piel.

- Elastosis o envejecimiento precoz de la dermis que ya no puede ser corregido.

- Carcinomas (basocelulares y de células escamosas) y melanomas, que son los tipos más peligrosos de cáncer de piel.

- Deshidratación de la piel, la cual resulta muy peligrosa, en general, para el organismo.

- Manchas, cataratas y otras lesiones de los ojos, los cuales también deben ser protegidos del sol.

Como tratar la tanorexia

Quienes han padecido estados avanzados y graves de la tanorexia es posible que ya hayan sufrido algunos daños a tener en cuenta. Por lo tanto, lo primero que tienen que hacer es pasar por la revisión de su médico de confianza. Lo más normal es que este los derive al dermatólogo, quien se encargará de revisar si, por ejemplo, los lunares del cuerpo han adquirido diferentes formas o colores. El melanoma es uno de los cánceres de piel más comunes y peligrosos, por lo que hay que estar muy atentos a su aparición. Por su parte, el dermatólogo también podrá recomendar planes para intentar recuperar el estado normal de la piel. Uno de sus objetivos, sin duda, será paliar esa deshidratación que tan evidente se había hecho.

Además, la protección habitual ante el sol será una de las finalidades más prácticas a aprender. Los consejos irán en la línea de evitar la sobreexposición a los rayos en las horas centrales del día, que son las más peligrosas para la piel. Aparte, otra recomendación útil será la de elegir una crema con el factor de protección adaptado a la clase de piel del paciente.

Como curar la tanorexia

Pero, igual que se abordan las manifestaciones exteriores de la enfermedad, habrá que afrontar el problema de raíz. Esta circunstancia pasa por reconocer que se padece una enfermedad y acudir al psicólogo, quien emitirá un diagnóstico claro sobre el estado del paciente y propondrá un plan de curación. Este implicará, entre otras cuestiones, acudir a revisiones periódicas en su consulta, en las que se evaluarán las evoluciones del particular.

La tanorexia suele presentar un cuadro que acompaña al de otros trastornos más relevantes, tales como la depresión y la ansiedad. Por consiguiente, recuperar la autoestima será fundamental.

Ahora que el lector ya sabe qué es la tanorexia y cómo superarla, el consejo más útil será no subestimar su peligrosidad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here