¿Cuáles son los síntomas de un linfoma?

sintomas linfoma

Antes de conocer los síntomas de un linfoma, es importante tener claro qué es y en qué consiste este tipo de cáncer. Para empezar, se entiende por linfoma aquella proliferación maligna del ganglio linfático.

Afecta sobre todo a las células de la serie linfocítica e histiocitos, volviéndolas células cancerosas. Son neoplasias malignas de los ganglios linfáticos que adoptan patrones foliculares (linfoma folicular) o difusos. El 90% proviene de los casos de linfocitos B y el resto responde a los linfocitos T, y en contadas ocasiones a histiocitos. Los linfomas se dividen en dos grandes grupos: 

  1. Linfoma de Hodgkin 
  2. Linfomas no Hodgkin 

Éstos han sido descritos en todas las razas y grupos étnicos. No se ha podido encontrar un agente etiológico en la mayoría de los casos.

Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes

La ocurrencia de la enfermedad de Hodgkin en varios miembros de una misma familia hace pensar que tanto los factores genéticos como ambientales pueden ser importantes en su causa. Las distintas variedades de linfomas tienen síntomas que guardan semejanzas entre sí.  

Los linfomas se originan en los ganglios linfáticos o en el tejido linfoide del parénquima de órganos como el intestino (linfoma intestinal), en los pulmones (linfoma pulmonar), en la piel, en el cuello (linfoma en el cuello) y otros. 

Síntomas del linfoma de Hodgkin

Entre los síntomas del linfoma Hodgkin está el que afecta el tejido linfoide, en particular el ganglio, y rara vez extraganglionar.

Ventajas iSalud.com: Seguro médico Adeslas desde 14’5 €/mes

El proceso se inicia en un 90% de los casos en los ganglios linfáticos y en un 10%, fuera de ellos. En un principio es una neoplasia localizada en un área ganglionar y se extiende por contigüidad de una región a otra. 

Los síntomas del linfoma de Hodgkin iniciales son los siguientes: 

  1. Aumento de volumen indoloro de los ganglios linfáticos cervicales (del cuello), axilares o inguinales, principalmente. 
  2. Fiebre prolongada sin causa aparente 
  3. Aumento de volumen del bazo y del hígado 
  4. Palidez de la piel y las mucosas, prurito, intensa sudoración nocturna y pérdida de peso. 

Las adenopatías en el linfoma de Hodgkin son la primera manifestación en la gran mayoría de los casos.  

  • Los síntomas de las adenopatías del mediastino dependen de la compresión y obstrucción de las diversas estructuras que se encuentran en esta zona. Por lo que puede haber disfonía, cianosis, edema en esclavina.  
  • Las adenopatías intraabdominales pueden producir coloración amarilla de piel y mucosas por obstrucción en el hilio hepático, síndrome de malabsorción por toma de los ganglios mesentéricos, y obstrucción de la vena cava inferior. 

La fiebre suele presentarse en todos los tipos de linfomas. 

  1. Las manifestaciones generales se caracterizan por, perdida hasta de un 10% del peso corporal, fiebre inexplicable y persistente y sudoración nocturna profunda durante los 6 meses previos al diagnóstico.  
  2. El sistema respiratorio. La infiltración pulmonar se manifiesta de diversas formas: atelectasia, derrame pleural, lesiones de forma nodular o reticular que recuerdan a la linfangitis carcinomatosa. 
  3. Sistema óseo: La invasión ósea ocurre por lo general de forma tardía y se evidencia por tumor o dolor de la zona afectada. Pueden ocasionarse fracturas patológicas. 
  4. Sistema nervioso: La invasión y compresión de los nervios periféricos produce dolor intenso y trastornos motores. A causa de las fracturas y aplastamiento de los cuerpos vertebrales, se presentan síndromes de compresión medular con paraplejias, trastornos sensitivos y dolores radiculares. 
  5. Respecto a la piel, hasta en un 15% de los afectados, hay prurito que llega a ser severo y muy molesto para el enfermo. Otras alteraciones dermatológicas no específicas son la hiperqueratosis, las lesiones psoriasiformes y el eritema nudoso.  
15% de descuento con ASEFA, ¡Si contratas antes del 15 de noviembre!

Síntomas linfoma no Hodgkin

En un 75% de los casos, el proceso se inicia en los ganglios, y en un 25% de forma extraganglionar. Cuando el tejido extraganglionar está involucrado, el cuadro clínico dependerá de la víscera afectada. Es frecuente la infiltración de la médula. Se puede observar por laringoscopia, es decir, afectación del tejido linfoide de la orofaringe. Existen manifestaciones primarias de la piel como las micosis fungoides y tienen una elevada incidencia de herpes zoster. En la actualidad, se señala un aumento en su incidencia, con una afectación mayor en el sexo femenino. 

Síntomas de linfoma folicular

El linfoma folicular es un tipo de linfoma no Hodgkin (LNH). Las células de los tejidos linfáticos en el sistema linfático se multiplican, hasta que producen tumores. Los síntomas de linfoma folicular habituales son:  

  • Hinchazón indolora de los ganglios linfáticos 
  • Fiebre sin razón aparente 
  • Sudores nocturnos intensos 
  • Cansancio 
  • Infecciones 
  • Hemorragias 

En algunos casos, los pacientes no presentan síntomas de linfoma folicular y el diagnóstico se hace como resultado de pruebas de imágenes o análisis de laboratorio. 

Síntomas de linfoma intestinal 

Este es un tipo de linfoma no hodgkiniano, afecta al tubo digestivo. Los síntomas de un linfoma intestinal son dolor abdominal, náuseas o vómitos.  

Tratamiento de un linfoma

En el caso del linfoma Hodgkin, es quizás la afección neoplásica con mayor índice de curaciones. 

  • Radioterapia: Fue durante muchos años el tratamiento de elección en la mayoría de los pacientes en estadios primarios. Otros prefieren la quimioterapia debido a los buenos resultados obtenidos. Se usan 3 tipos de campo de irradiación: 
  1. Radiación en campo limitado, que trata solo la masa tumoral con un margen mínimo de tejido normal. 
  2. Radioterapia en manto, que irradia a los ganglios cervicales, axilares, mediastínicos y paraórticos superiores o en Y invertida, dirigida a los ganglios retroperitoneales como un campo único. 
  3. Irradiación ganglionar total, que combina la radiación tipo manto con la Y invertida. 
  • Quimioterapia. Se destaca el MOPP, aunque este tiene severa toxicidad (esterilidad permanente, flebitis, neuropatías). Otro esquema con igual eficacia, pero menos tóxico es el ABVD. También existen combinaciones de estos (MOPP/AVB).  En el caso de los linfomas Hodgkin, se requieren 6 ciclos como mínimo. En los linfomas no Hodgkin se emplean la quimioterapia combinada de CHOP o COP-BLEO. 

Ante la sospecha de un linfoma, una acción recomendada es tener a mano uno buen seguro médico como el que te ofrece iSalud, capaz de cubrir todo el tratamiento y garantizar así una mejor calidad de vida. 

También te puede interesar...

Tags:
,
No Comments

Post A Comment