• Linfoma en el cuello: Si has notado un aumento del volumen de tu cuello considerable, deberías comunicárselo a tu médico

¿Qué es el linfoma en el cuello?

Los linfomas, tengan la ubicación anatómica, que sea; son considerados enfermedades neoplásicas que se desarrollan en el sistema linfático (considerado como parte del aparato circulatorio o segunda red de transporte de líquidos corporales, en este caso, de linfa. Entre mucha de sus funciones, forma y actica el sistema de defensa del organismo, que es el sistema inmunitario).

A los linfomas, también se le denominan tumores sólidos hematológicos. Es un tipo de cáncer que se desarrolla directamente en los ganglios del sistema linfático.

Causas del linfoma en el cuello

La linfa contiene células blancas o linfocitos, que son los encargados de luchar o ser una de las primeras barreras de defensa del organismo, contra las bacterias y las infecciones. Cuando ocurre un fallo en los linfocitos, se desestabiliza el sistema linfático; originando células anormales, que se denominan células cancerosas. Todavía no se ha descubierto, por qué estos linfocitos, mutan a ese estado canceroso. Los ganglios se inflaman al detectar estas células anormales

Encuentra tu seguro médico desde 9€ al mes

LO QUIERO

Síntomas del linfoma en el cuello

Al ser el cuello y la cabeza a su vez; una de las zonas de la anatomía humana, donde se localizan grupos importantes de ganglios linfáticos. Es importante, que si al realizarte un examen físico, notas la presencia de aumento de volumen diferente, en alguna zona de tu cuello, acudas a tu médico. De aquí una de las importancias de contar con adecuados seguros médicos; que te brinden la ayuda especializada a tiempo. Por eso dentro de los síntomas del linfoma en el cuello, se observa:

  1. Inflamación de los ganglios linfáticos, sin que guarde relación con un proceso infeccioso, viral o bacteriano. En estos casos de linfomas en el cuello, la inflamación de un ganglio linfático; provoca que este aumente progresivamente; sin una causa aparente.
  2. El aumento de volumen es duro, en ocasiones adherido a planos profundos y en dependencia del tamaño que alcance, puede hacerse visible en cualquiera de las regiones del cuello, pero más frecuente hacia los laterales del cuello y regiones cervicosupraclaviculares. Más preocupante si afecta a más de una región ganglionar, unilateral o bilateral.
  3. Fiebre alta sin causa aparente, mayor de 38ºC que dura más de 2 semanas
  4. Astenia y anorexia. O sea, cansancio marcado constante y falta de apetito.
  5. Pérdida de peso evidente en corto período de tiempo, sin estar vinculadas a dietas o ejercicios. Alarmante, si en los último 6 meses, se ha perdido, más del 10% de tu peso.
  6. Sudoración nocturna profusa.
[action full_width=”yes” content_in_grid=”no” type=”normal” text_font_weight=”900″ show_button=”yes” button_size=”large” button_target=”_self” padding_top=”5″ padding_bottom=”5″ text_size=”30″ button_text_color=”#ffffff” button_hover_text_color=”#dd3333″ button_background_color=”#dd3333″ button_hover_background_color=”#ffffff” background_color=”#ffffff” button_text=”GRATIS” button_link=”https://www.isalud.com/chat-medico-isalud/?campaign=BLOG-CHAT ” button_hover_border_color=”#dd3333″]Chat médico iSalud: El médico en tu móvil[/action]

Es por esto también importante, contar con un comparador de seguros médicos, que te permita, en estos casos, consultar a los especialistas encargados de garantizar tu control y seguimiento evolutivo de la enfermedad. De esta forma, encontraras las opciones adecuadas para mejorar la calidad de tu vida.

¿Cuál es el tratamiento del linfoma en el cuello?

Lo primero siempre será la prevención

  1. Es necesario tu chequeo médico periódico, aunque sea una vez al año y aunque no tengas síntomas; sobre todo, si algún miembro de la primera línea familiar (abuelos, padres, hermanos), han sido diagnosticados, con un linfoma en el cuello; en cualquier otra zona del cuerpo. A veces incluso, no tiene que necesariamente ser un linfoma. Si algún miembro de primera línea familiar, tiene cáncer de cualquier tipo histológico y comienzas a notar, los síntomas antes mencionados, debes de acudir de forma inmediata al médico.
  2. La correcta alimentación, juega un papel importante en tu salud. La alimentación sana, equilibrada y adecuada, reduce los riesgos de padecer dicha enfermedad.
  3. Evita el estrés, las drogas, el alcohol, el cigarro, la cafeína de forma indiscriminada, el consumo de comida chatarra; que desestabilizan el medio interno del organismo, al influir de forma negativa en el equilibrio endocrino metabólico del cuerpo.
  4. Exposición nociva en determinados lugares de trabajo. Sobre todo; si se trabaja con radiaciones o materiales tóxicos, sin la protección necesaria.
  5. Realiza ejercicios, evita el sedentarismo y la obesidad. Estas medidas ayudan a preparar a tu organismo de una forma mejor, para enfrentar cualquier otra serie de conductas y tratamientos que decidan los profesionales; en este largo camino que es el tratamiento del linfoma en el cuello.

Para hablar de conducta a seguir y tratamiento, en los pacientes que ya tienen el diagnóstico de linfoma en el cuello; entonces hay que tener en cuenta, que este tratamiento, va a depender, del estadiamiento de la enfermedad. Para ello el médico especialista, debe de confirmar mediante los estudios hematológicos, imagenológicos e histológicos, el diagnóstico de linfoma. Luego de ahí, se debe de saber en qué estado de la enfermedad se encuentra el paciente, para tomar entonces la conducta más adecuada que puede ser: 

  • Quimioterapia: En los estados muy avanzados de la enfermedad. 
  • Terapia biológica: Tratamiento experimental, en estadios muy avanzados. 
  • Radioterapia: En los estados iniciales. 
  • Quimioterapia y radioterapia juntas. 
  • Inmunoterapia 

Cada tratamiento también dependerá, del tipo histológico de linfoma que es. Esto le permitirá al médico de asistencia brindarle un pronóstico del linfoma más confiable. 

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here