¿Qué es un infarto?

Los infartos ocurren en determinados órganos cuyo tejido se necrosa por isquemia (o sea, que no les llega el aporte adecuado de sangre), debido a la obstrucción de los vasos sanguíneos que irrigan a esos órganos. Esta obstrucción puede ser por elementos en la luz del vaso como las placas de ateroma, trombos o émbolos, por elementos externos como los tumores que comprimen el vaso, por torsión de un órgano y su pedículo vascular junto con él y las hernias estranguladas. Entonces este tejido, por la falta de sangre y posteriormente oxígeno, hace una necrosis isquémica que al no recuperarse muere, produciéndose el infarto de esa zona.

 

¿Cuántos tipos de infartos existen?

En la actualidad se reconocen los siguientes tipos de infarto:

  1. Tipo de infarto cerebral: ¿Qué es un infarto cerebral? Es un accidente cerebrovascular causado por un proceso de isquemia, durante el cual muere parte de la masa encefálica debido al fallo en la irrigación sanguínea. La causa de la isquemia es la oclusión del sistema arterial cerebral debido a las placas de ateroma, un trombo o a un émbolo. Pero también existe el infarto cerebral de causa hemorrágica por ruptura de algún vaso sanguíneo de la circulación cerebral.

Suele aparecer en personas de edad avanzada y asociado a factores de riesgo incluyendo previos ataques transitorios isquémicos. Los principales factores de riesgo para la aparición de un infarto cerebral son la hipertensión arterial, el colesterol y los triglicéridos elevados y el tabaquismo. Los síntomas de un infarto cerebral varían dependiendo de si es isquémico o hemorrágico, su magnitud y de la zona afectada del cerebro.

  1. Tipo de infarto agudo de miocardio: El miocardio es el tejido muscular del corazón encargado de bombear la sangre por el sistema circulatorio mediante la contracción. El infarto de miocardio o ataque cardíaco o al corazón como también se le conoce, es la principal causa de muerte en hombres y mujeres de todo el mundo.

Como todos los infartos es catalogado como una urgencia médica, por lo que siempre es aconsejable contar con los adecuados seguros médicos que cubran los infartos de cualquier índole, mucho más porque se caracterizan por ser poco previsibles. No dudes en contactar con especialistas experimentados.

La causa del infarto cerebral no difiere de los demás tipos, fundamentalmente por la enfermedad ateromatosa y la obstrucción de las arterias coronarias.  Los síntomas clásicos de un infarto agudo de miocardio incluyen dolor de pecho opresivo que puede irradiarse a los hombros, mandíbula, cuello, espalda, epigastrio o boca del estómago, miembros superiores (predominantemente brazo izquierdo y dedos meñique y anular izquierdos) y resto del tórax anterior, dificultad respiratoria, vómitos, náuseas, palpitaciones, sudoración y ansiedad.

  1. Tipo de infarto intestinal: También conocido como isquemia o necrosis intestinal, es debido a una interrupción del suministro de sangre. Puede deberse fundamentalmente a una trombosis mesentérica. Más frecuente en el hombre, entre los 20-60 años. Predomina la oclusión arterial sobre la venosa, presentándose más en la arteria mesentérica superior (90%) que en la inferior (10%). Conduce a un síndrome obstructivo u oclusivo por necrosis de la pared intestinal.

En el infarto masivo intestinal hay edema y hemorragia, gran toma del estado general. Dolor abdominal insidioso a tipo cólico, que luego se hace continuo y más fuerte. Acompañado de náuseas, vómitos, no expulsión de heces fecales ni gases por el ano, entre otras características.

  1. Otros menos frecuentes son los tipos de infarto renal y segmentarios de omento o epiplón mayor, intestino delgado, intestino grueso vistos estos últimos fundamentalmente en entidades como las hernias estranguladas, los vólvulos y las invaginaciones intestinales. Donde por alteración de la circulación que irriga estos segmentos implicados, se necrosan y muere el tejido.

 

Conducta y tratamiento ante un infarto

Como constituye una emergencia médica, todos tipos de infarto deben de llevar ingreso hospitalario, con medidas generales y específicas para cada uno de ellos. En el caso de:

  • Tipo de infarto cerebral: Actualmente existen tratamientos que se pueden aplicar en las primeras horas para intentar “desobstruir” las arterias y evitar el daño cerebral por la isquemia. El tratamiento es distinto, si es un infarto isquémico o hemorrágico; pero ambos tienen pautas comunes y la fundamental, es acudir rápidamente al hospital más cercano, preferiblemente que tenga para ingresar en una unidad de infarto cerebral.
  • Tipo de infarto agudo de miocardio: Al experimentar síntomas de un infarto, es preferible pedir ayuda y buscar atención médica inmediata. No es recomendable intentar conducirse uno mismo hasta un hospital. El tratamiento lleva, alivio del dolor isquémico, oxigenoterapia, reconocimiento y tratamiento de otras complicaciones como hipotensión mediante expansión de volumen sanguíneo, edema pulmonar y trastornos del ritmo cardíaco, así como la identificación de los candidatos para la terapia de reperfusión. La fibrinólisis es el tratamiento empleado con mayor frecuencia (30% a 70%) en el mundo en los enfermos con infartos de miocardio, debido principalmente a las dificultades operativas para realizar angioplastia primaria. Se logra mejoría con agentes antiplaquetarios como el clopidogrel y el ticagrelol. Otros tratamientos son con los antitrombóticos y antiaginosos.
  • Tipo de infarto intestinal: El tratamiento es quirúrgico (Tiene como objetivo resecar el intestino infartado y tratar de restablecer el flujo arterial) con previas medidas generales como:

 

  • Sonda nasogástrica con aspiración continua
  • Corrección de los trastornos hidroelectrolíticos y ácido-básicos, así como de la volemia
  • Antibioticoterapia de amplio espectro, cubriendo gérmenes Gram – y anaerobios, después de extraer sangre para hemocultivos
  • Trombolíticos
Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here