Seguros médicos para embarazadas

Tras la decisión de formar una familia y la intención de tener un bebé, muy a menudo surge el mismo dilema: “¿Deberíamos contratar un seguro médico para el embarazo?”. Puede darse el caso de que uno de los miembros de la pareja disponga ya de un seguro de salud, pero es muy probable que, hasta la previsión de la llegada de un bebe, no se haya necesitado nunca un seguro médico.

Si este es tu caso y ya ves venir la avalancha de visitas de seguimiento del embarazo, ecografías, ginecólogos y demás, la contratación de una póliza para el embarazo puede convertirse en algo muy útil que te dará tranquilidad en todo el proceso. Desde lo más básico, hasta a información acerca de que debes tener en cuenta al viajar en avión embarazada.

Ventajas de disponer de un seguro privado durante el embarazo

Ya sea durante el embarazo, en el mismo parto o en la fase postparto, la llegada de un bebé supone siempre una gran cantidad de visitas médicas, consultas con especialistas y visitas al pediatra. Disponer de un seguro médico durante esas primeras etapas de maternidad nos facilitará mucho las cosas y pondrá a nuestro alcance servicios y tratamientos clave para el bienestar de la madre y el bebé.

Muchas pólizas cubren el seguimiento y la vigilancia de la gestación, dando a las futuras madres acceso a ginecólogos, obstetras y otros especialistas encargados del control del embarazo. En caso de haber superado el periodo de carencia, la gran mayoría de pólizas cubren también la hospitalización por parto, lo que incluye la cobertura para el recién nacido hasta el momento del alta hospitalaria.

Una vez en casa, disponer de un seguro médico nos dará acceso también a todos aquellos pediatras que formen parte del cuadro médico de nuestra compañía y, en muchos casos, nos permitirá disponer de tratamientos y recomendaciones enfocados al bienestar de la madre tras el parto.

Seguros médicos para embarazadas: carencias y exclusiones

Pero para disponer de todos estos servicios, antes debemos haber contratado un seguro de salud. Los trámites y labores administrativas pueden parecer algo secundario en el momento en que nos decidimos a tener un bebé, pero en realidad es una de las primeras cuestiones que se ha de considerar, ya que todas las compañías aseguradoras cuentan con periodos de carencia y casos de exclusión para los casos de embarazo y eso provoca que el tiempo juegue en nuestra contra.

Seguros médicos y embarazo: períodos de carencia

La gran mayoría de aseguradoras suelen tratar los casos de embarazo previos a la contratación como un hecho preexistente. Eso significa que existe un periodo de carencia, es decir, un intervalo de tiempo fijado por la aseguradora y que marca los meses que debemos llevar como asegurados antes de poder hacer uso de los servicios relacionados con el embarazo.

La duración de los periodos de carencia en caso de embarazo varía entre las diferentes compañías, pero siempre oscila entre los 6 y los 10 meses. Esto significa que deben pasar entre 6 y 10 meses desde la contratación de nuestra póliza de salud para que podamos empezar a hacer uso de los servicios y coberturas relacionados con el embarazo y el parto. A continuación, detallamos la duración del periodo de carencia en caso de embarazo de las principales compañías aseguradoras en España:

  • ADESLAS: 10 meses a partir de la fecha de efecto de la póliza.

  • ASEFA: 6 meses a partir de la fecha de efecto de la póliza para los servicios de preparación al parto y 8 meses para la hospitalización y parto.

  • ASISA: Si ya existe el embarazo al contratar, no se cubre el parto, pero si el seguimiento básico (ecografías, visitas al ginecólogo y analíticas simples). Si no está embarazada en el momento de contratación, el periodo de carencia es de 8 meses.

  • AXA: 6 meses a partir de la fecha de efecto de la póliza para los servicios de preparación al parto y 8 meses para la hospitalización y parto.

  • DKV: 8 meses a partir de la fecha de efecto de la póliza. Se puede solicitar el pago de una sobreprima para que se active la cobertura.

  • FIATC: 6 meses a partir de la fecha de efecto de la póliza para los servicios de preparación al parto y 8 meses para la hospitalización y parto

  • SANITAS: Si ya existe el embarazo al contratar, no se cubre el parto, pero si el seguimiento básico (ecografías y visitas al ginecólogo). Si no está embarazada en el momento de contratación, el periodo de carencia es de 8 meses. Se puede solicitar el pago de una sobreprima para que se active la cobertura.

  • MAPFRE: 8 meses a partir de la fecha de efecto de la póliza. En caso de contratar un seguro con cobertura sin hospitalización, a pesar de cumplir con los 8 meses de carencia, el parto no quedaría cubierto. Se puede solicitar el pago de una sobreprima para que se active la cobertura.

Seguros privados para embarazadas: exclusiones

Aunque todas las aseguradoras cuentan con productos que cubren los tratamientos derivados del embarazo, es cierto que la mayoría de compañías no acepta a mujeres ya embarazadas como nuevas clientas. O en todo caso, se aceptan como clientes, pero su cobertura no contempla el parto o demás servicios vinculados a la maternidad.

Es por este motivo que se debe considerar la contratación de un seguro privado desde los primeros instantes en los que nos planteamos tener un bebe. En caso contrario, tan solo dos aseguradoras nos permitirán disponer de los servicios de seguimiento del embarazo y asistencia en el parto sin carencias: DKV Seguros y Sanitas. Estas dos compañías cuentan con opciones de sobreprima para aquellas clientas que ya estuvieran embarazadas al contratar su póliza:

  • DKV Seguros: opciones de sobreprima para embarazos

En el caso de DKV, su póliza Top Health permite pagar una sobreprima de 3.000 euros (incluye seguimiento del embarazo y parto) o de 800 euros, si solo se desea contar con el servicio de seguimiento del embarazo.

  • Sanitas: sobreprima para embarazo y parto

Sanitas ofrece una única opción de sobreprima en caso de embarazo en el momento de la contratación. Cuesta alrededor de 4.400 euros e incluye el seguimiento del embarazo y parto.

Encuentra el mejor seguro médico para el embarazo

Como hemos visto, los casos de embarazo y su relación con los seguros médicos son un tema complejo donde cada compañía tiene sus propias normas y procedimientos. Para escoger bien, es importante conocer las necesidades de uno mismo y saber qué ofrece cada aseguradora antes de contratar un seguro médico. En ese sentido, nuestro comparador de seguros médicos es una gran herramienta para conocer y comparar el precio y coberturas de las principales aseguradoras. Además, si lo necesitas un equipo especialista en seguros médicos te atenderá telefónicamente para asesorarte en todo lo que necesites para que consigas el mejor seguro para tu embarazo.

También te puede interesar...

2 Comments

Post A Comment