La fimosis es la estrechez del prepucio (piel que recubre el glande del pene para protegerlo). Queda el glande o balano (Parte final del pene “la punta”) que no se puede descubrir pasivamente durante la flacidez, para poder asearlo o activamente durante la erección, para tener relaciones sexuales no dolorosas y placenteras. El prepucio puede ser largo o corto, si baja bien y sin dificultad, tanto flácido como en erección; entonces, no hay fimosis.

app chat médico isalud

Frenillo corto. Cómo saber si tienes fimosis.

Fimosis y frenillo corto no son lo mismo, aunque algunos de sus síntomas sean similares; como el dolor que aparece durante la erección o la dificultad de bajar el prepucio. Sus causas son diferentes. En el frenillo corto de forma general; no tiene el tamaño suficiente para que el prepucio pueda retraerse totalmente cuando el pene trata de estirarse. Entonces se produce desgarro, dolor, heridas y hasta sangrado.

La fimosis es normal en bebés y niños pequeños que va cediendo en la medida en que los niños van desarrollándose. Cómo saber si tienes fimosis, o si tu niño mayor de 4 años, la tiene: 

  • Cuando no puedas o te cause dificultad, retraer, la piel que recubre el glande, causando dolor, que es su síntoma más llamativo; entonces sabrás que tienes fimosis. 
  • Si antes no habías sentido dolor; pero eres un joven que ya comenzaste tu vida sexual; sin embargo, cuando tienes la erección, aparece dolor, incomodidad y hasta sangrado o sensación de ardor, impidiendo tener, relaciones sexuales placenteras. Entonces, tienes fimosis.

¿Cómo saber si tienes fimosis? Síntomas claves.

  1. Problemas a la hora de querer dejar el glande al descubierto. Si eres padre, lo notaras más rápido en tu bebé a la hora de quererlo asear.
  2. Dolor cuando tratas de bajar el prepucio o llanto desesperado en un bebé, al cual intentaste bajarle el prepucio. 
  3. Dolor al mantener relaciones sexuales o sensación de dolor cuando tienes una erección; no necesariamente vinculado con el acto sexual. 
  4. Inflamación del prepucio al orinar. Problemas al orinar, desde dificultades leves hasta obstrucciones graves. 
  5. Sensación de prurito o picor, en el interior del prepucio o presencia de placas blancas como consecuencia de la mala higiene.

 

Usted mismo se dará cuenta de que no es difícil, por lo general, el cómo saber si tienes fimosis, porque, percibirás fácilmente los síntomas antes mencionados. Pero si aún te surgen dudas, entonces: 

  • Lo primero es que debes de acudir al médico especialista, ya sea un pediatra si es un niño; o a un urólogo si eres adulto. 
  • El especialista realizará un examen físico inmediatamente del pene; realizando una retracción lenta y suave del prepucio hasta donde sea posible, para saber hasta qué grado de fimosis tienes y la conducta posterior a seguir.

¿Cuáles son los tipos de fimosis?

En función de la estrechez o falta de elasticidad que presente el prepucio pueden definirse diferentes grados de fimosis: 

  1. Grado 1: Puntiforme, el glande no es visible, ya que el prepucio no se puede retraer nada (Está completamente cerrado) 
  2. Grado 2: Puntiforme, solo se puede ver el meato urinario, ya que el prepucio se puede retraer mínimamente. 
  3. Grado 3: El prepucio se retrae hasta la mitad del glande. 
  4. Grado 4: El prepucio se retrae hasta la mitad del glande solo. 
  5. Grado 5: El prepucio se retrae de forma completa, pero da dolor y se observa el anillo de la fimosis.
  1. Fimosis fisiológica: Lo normal, por lo general, es que cuando nace un niño el prepucio no pueda bajar porque la piel está adherida al glande o porque hay una fimosis (anillo estrecho) del prepucio, por lo que no puede pasar el glande. Esto desaparece poco a poco con el desarrollo (se despegan las adherencias del prepucio al glande y su anillo se hace más elástico). Esto ocurre por lo general antes de los 17 años de edad de forma espontánea. 
  2. Cuando el anillo no es elástico o se endurece causa fimosis. 
  3. Se mantienen las adherencias del prepucio al glande, ya sea por inflamación o por infección (balanitis), por poca higiene o por causas desconocidas. 
  4. Balanopostitis: Inflamación del glande que determina la no retracción del prepucio sobre el mismo. 
  5. Adherencias balano prepuciales: Son normales en el 95% de los recién nacidos y del 80% de los niños entre 5- 13 años de edad y cuya separación progresa de forma espontánea con la edad y es completa en la pubertad.  
  6. Las fimosis que no son congénitas y aparecen posteriormente tras el desarrollo y crecimiento de los genitales son adquiridas. Por lo general aparecen en la adolescencia debido a iguales causas que las congénitas (estrechamiento del prepucio, falta de elasticidad del mismo o que las dimensiones del glande son más grandes con respecto al prepucio). También puede ser causada por algún tipo de herida o infección en el pene.

¿Cuál es el tratamiento de la fimosis?

Existen dos tipos de tratamientos, para las personas con fimosis, uno médico y el otro quirúrgico. 

  • El tratamiento médico, consiste en poner una crema de corticoides a nivel del prepucio y glande, dos veces al día por 1-3 meses, a la vez que se hacen estiramientos manuales suaves del prepucio. Si esto no lo ayuda a crear elasticidad o liberar las adherencias, entonces deberá recurrir al tratamiento quirúrgico. 
  • El tratamiento quirúrgico u operación de fimosis en adultos se puede realizar mediante diversas técnicas. Todas en su gran mayoría con anestesia local. Pueden ir, desde la circuncisión (quitar todo el prepucio) y entonces todo el glande queda descubierto. También, quitar sólo la parte de la piel, que forma el anillo de la fimosis y hasta ensanchar o cortar el anillo sin quitar la piel.

¿Cómo saber si tienes fimosis?
5 (100%) 1 voto[s]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here