La hipocalcemia es una enfermedad relacionada con el nivel de calcio que tenemos en el organismo y con nuestro estado de salud en general. A continuación, definimos en qué consiste, analizamos sus características y damos a conocer cuáles son los tratamientos más efectivos para erradicarla.

¿Qué es la hipocalcemia?

Es una enfermedad que hace relación a unos niveles demasiado bajos de calcio en la sangre. El calcio es fundamental para la movilidad muscular, el correcto funcionamiento del sistema nervioso, la densidad ósea y la coagulación de la sangre.

Un nivel bajo incide directamente en el correcto funcionamiento de nuestro cuerpo y se convierte en el primer paso hacia enfermedades de mayor gravedad. Es importante subrayar que esta dolencia afecta a personas de todas las edades, por lo que es muy importante hacer el seguimiento correspondiente, guiado siempre por un médico, para evitar su desarrollo.

Síntomas habituales de hipocalcemia

Sería muy adecuado que tuviéramos en cuenta los siguientes síntomas, ya que suelen indicar la existencia de esta anomalía:

- Hormigueo en la boca y en las extremidades.

- Dolores y espasmos musculares de cierta intensidad.

- Problemas respiratorios.

- Taquicardias e irregularidades en el ritmo cardíaco.

- Piel demasiado seca.

- Problemas de orientación, alucinaciones y delirios. También se observan casos de depresión e irritabilidad.

- Diarrea no relacionada con la ingesta de un alimento en mal estado.

- Aumento en la frecuencia con la que orinamos, dolor al orinar o pérdida de peso repentina.

- Náuseas continuadas.

- Aumento del número de fracturas óseas (especialmente en personas de la tercera edad).

¿Qué tipo de personas es más propenso a desarrollar esta enfermedad?

Si bien la hipocalcemia se puede producir en momentos puntuales como consecuencia de otra enfermedad, debemos aclarar que hay ciertos grupos de personas que pueden desarrollarla más fácilmente como por ejemplo:

- Las personas de la tercera edad. El cambio en la dieta, el paso de los años y la pérdida de efectividad del organismo suelen provocar una mala absorción del calcio que degenera en diversas afecciones.

- Las embarazadas. Si su dieta no es la más adecuada, pueden llegar a perder una enorme cantidad de calcio que repercutirá tanto en el feto como en su recuperación tras el parto.

- Mujeres que han superado la menopausia. La pérdida de densidad ósea es progresiva, lo que aumenta las probabilidades de rotura de huesos entre otros síntomas relacionados.

- Personas tratadas con corticoides durante un tiempo prolongado. El uso de este tipo de medicación es recurrente si padecemos enfermedades inflamatorias como la artritis. La pérdida de calcio, curiosamente, provoca que este tipo de dolencias generen un daño de mayor consideración.

- Personas vegetarianas. El calcio no solo proviene de la leche y de sus derivados, también se encuentra en la carne y en el pescado. Su ausencia total de la dieta provoca un nivel bajo de este mineral de consumo diario, lo que termina provocando los síntomas y las consecuencias arriba expuestas.

Causas de la hipocalcemia

Si nuestra dieta habitual es variada, incluye todo tipo de alimentos y aun así padecemos esta enfermedad, debemos tener en cuenta las siguientes causas:

- El consumo de diuréticos incide directamente en el nivel de calcio en la sangre.

- El funcionamiento de la paratiroides. Esta glándula se encarga de metabolizar el calcio. Si está afectada no lo absorberá correctamente provocando así un déficit que ha de corregirse. Las causas de esta irregularidad pueden ser diversas, siendo la ausencia de la glándula desde el nacimiento y los niveles bajos de magnesio las más habituales.

- Falta de vitamina D. Esta vitamina se sintetiza gracias a los rayos del sol. Es necesario recibir luz solar directamente sobre el cuerpo al menos durante 30 minutos al día.

- Pancreatitis. Es uno de sus primeros síntomas, por lo que sería recomendable que pidiéramos cita con el especialista para detectarla a tiempo.

- Consumo de los siguientes medicamentos: antibióticos como la rifampicina, anticonvulsivos como la fenitoína, bifosfonatos, cloroquina, plicamicina y calcitonina. Además, los tratamientos de sustitución, los estrógenos, la insulina, los laxantes y el magnesio también pueden provocar este efecto secundario.

¿Cómo se diagnostica la hipocalcemia?

La prueba más eficiente es el análisis de sangre. Se confirma el diagnóstico cuando el nivel de calcio iónico está por debajo de los 4,75 miligramos por decilitro y el de calcio total está por debajo de los 8,75 miligramos por decilitro.

Tratamiento para la hipocalcemia

Dentro de las enfermedades y tratamientos, el de la hipocalcemia se puede afrontar con la ayuda de suplementos químicos, en los casos más graves, pero también es posible corregirla gracias a la dieta. Debemos tener en cuenta que:

- El consumo de calcio diario debe ser de 1500 miligramos si tenemos más de 65 años. En el caso de ser menor, baja hasta los 1000 o 1200 miligramos diarios.

- Para que se absorba el calcio es fundamental o bien tomar suplementos de vitamina D o bien exponerse a la luz solar durante 30 minutos. Con ir caminando por la calle es suficiente.

- En tu dieta no deben faltar los siguientes alimentos: col rizada, frijoles, sardinas y salmón. El tofu es idóneo, pero si lo preferimos podemos apostar por el queso, el yogur o la leche. Se recomienda escoger las opciones desnatadas para no aumentar la ingesta de grasa.

La recomendación final es visitar a un especialista

Dependiendo del caso, es muy probable que sea el endocrinólogo el encargado de diseñar el tratamiento más recomendable. Tal y como hemos explicado, la aparición de esta enfermedad está provocada por la combinación de diversos factores que habría que estudiar detenidamente para llegar a diseñar el mejor tratamiento posible en cada caso.

De no tratarse, iremos observando el aumento continuado de los síntomas y una pérdida de calidad de vida que terminará afectando a nuestra rutina habitual de forma definitiva. Tenemos que acudir cuanto antes al especialista para corregir estos problemas de forma efectiva y evitar así complicaciones de inciertos resultados.

Esperamos haber aclarado todo lo que se necesita saber sobre la hipocalcemia para conseguir que nuestro estado de salud siga siendo el mejor posible. Hay que prestar especial atención a los síntomas y confiar en el especialista para comenzar a recuperarnos de esta dolencia en el menor tiempo posible.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here