Para saber cómo tratar el exceso de sudoración hay que conocer el problema a fondo. La hiperdriosis, o sudoración excesiva, es una afección subcutánea en la que las glándulas sudoríparas del paciente trabajan demasiado e impredeciblemente. 

Lo normal es sudar si se está expuesto a altas temperaturas, si se hace algún ejercicio físico o incluso cuando se está nervioso. Sin embargo, un paciente de hiperdriosis suda por las plantas de los pies y, sobre todo, por manos y axilas, sin que se cumpla ninguna de estas condiciones. 

Esto puede llegar a ser un gran problema tanto a nivel personal como a la hora de tratar con otras personas, pues dar un apretón de manos puede llegar a ser embarazoso, o el contacto íntimo puede volverse desagradable. 

Los motivos de la hiperdriosis o exceso de sudoración 

Identificar las causas de este problema es la clave para saber cómo cuidar el exceso de sudoración. 

La sudoración excesiva puede tener muchas causas, entre las que se encuentran factores emocionales como el estrés o la ansiedad. Generalmente, los pacientes que sufren de hiperdriosis por estas razones se sienten aún más nerviosos al darse cuenta del problema, lo que genera un ciclo con difícil solución. 

Los desajustes hormonales son otra causa de la hiperdriosis, sobre todo en momentos como el embarazo, la menopausia o la pre-adolescencia o pubertad. 

Según la Health A-Z Encyclopaedia, el problema de sudoración excesiva puede ser hereditaria, o estar relacionada de alguna forma con la genética del paciente. 

Hay enfermedades como el Párkinson o la diabetes que también pueden llegar a causar problemas de hiperdriosis. Con un análisis de sangre se puede saber si hay algún problema de tiroides que favorezca la sudoración. 

¿Cómo cuidar el exceso de sudoración? 

Aunque no se pueda controlar, sí que podemos informarnos de cómo tratar la hiperdriosis dentro de lo posible. Si bien no se puede evitar la sudoración, la clave está en la higiene para ocultar los síntomas del exceso de sudoración. 

En lo que respecta a la dieta, se debe reducir la ingesta de grasas y picante, pues calientan el cuerpo y esto hace que incremente el ritmo de la sudoración. Tomar infusiones de salvia ayuda a disminuir la actividad de las glándulas sudoríparas. 

Otras sustancias a evitar son el café, el té, otras bebidas calientes, el tabaco y el alcohol. 

Beber agua ayuda a bajar la temperatura corporal y, por tanto, a frenar la actividad de las glándulas sudoríparas. Hidratarse de otras formas también ayuda a combatir la sudoración profusa. 

Para evitar el mal olor del sudor se recomienda extremar la higiene personal, darse al menos una ducha al día y depilarse la zona afectada por esta condición. Al eliminar el vello corporal, se evita que las bacterias asentadas en los folículos pilosos contaminen el sudor, que es inodoro de por sí, y hagan que huela mal. 

La ropa también es muy importante. Se recomienda cambiarse cada vez que se sienta el sudor empapando la ropa en áreas como las axilas, perfumar las prendas antes de ponérselas, y lavarlas muy a menudo. 

También se recomienda llevar prendas holgadas hechas con tejidos transpirables, como el algodón, para favorecer la evaporación natural del sudor. 

¿Cómo tratar el exceso de sudoración? 

Existen remedios para tratar problemas de sudoración excesiva naturales, aunque no siempre son efectivos. Se recomienda tomar alimentos fríos y bebidas refrescantes para disminuir la producción del sudor o, incluso, aplicar una solución de bicarbonato de sodio o talco a las zonas más propensas al sudor. 

Sin embargo, si lo que se quiere saber es cómo eliminar el exceso de sudor, lo más fiable son los tratamientos médicos contra la hiperdriosis. 

Pomadas tópicas 

Actúan como astringentes, bloquean las glándulas sudoríparas y están hechas de cloruro de aluminio o glicopirrolato. 

Iontoforesis 

Utiliza una ligera corriente de electricidad transmitida a través del agua en la que se sumergen pies y manos. Se va aumentando la corriente hasta que el paciente siente una especia de hormigueo. Busca bloquear las glándulas productoras de sudor. Se lleva a cabo en varias sesiones. 

Toxina butolínica 

Se bloquean las glándulas sudoríparas de manos y axilas inyectando bótox. Es el tratamiento más eficaz, y sus efectos duran entre 9 meses y un año, a lo largo de varias sesiones. 

MiraDry 

Consiste en destruir definitivamente las glándulas sudoríparas de las axilas mediante el uso de microondas. El tratamiento ocupa dos sesiones y es completamente indoloro. 

Tratamientos sistémicos 

Medicamentos como anticolinérgicos o agonistas alfaadrenérgicos centrales, que actúan directamente sobre la sustancia que libera el sudor en las glándulas sudoríparas de todo el cuerpo: la acetilcolina. 

Simpatectomía transtorácica 

Consiste en destruir los ganglios encargados de estimular la producción de sudor mediante cirugía. Es invasivo pero eficaz si se quiere encontrar cómo tratar la hiperdriosis definitivamente. 

Si se quiere saber cómo tratar el exceso de sudoración, lo mejor es ponerse en manos de profesionales que sepan cómo llevar el caso de cada paciente. 

 


 

Desde iSalud.com, el comparador de seguros médicos líder, queremos recordarte que a través de nuestra app y su chat médico 24h, puedes ponerte en contacto con un médico profesional con el que consultar cualquier duda relacionada con tu salud. Además, ¡es completamente gratis! ¿A qué esperas para descargarla? iSalud.com, mucho más que seguros médicos. 

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here