¿Qué es el síndrome del túnel carpiano?

El síndrome del túnel carpiano es una de las lesiones que afectan más al movimiento de los dedos y de la mano en general. A continuación describimos cuándo aparece y cuál puede ser su tratamiento más recomendable, lo que dependerá de cada caso.

¿Cuáles son sus primeros síntomas?

Comenzarás notando que tu mano y tus dedos se adormecen. Igualmente, percibirás un dolor de cierta intensidad en la muñeca. Es importante destacar que este síndrome entra dentro de las enfermedades y tratamientos neurológicos. Y al contrario de lo que puedas pensar, no se trata de una lesión muscular ni ósea, sino de una afección del nervio mediano que pasa por la muñeca.

Este nervio se encarga de proporcionar sensibilidad a la mano y está protegido por el túnel carpiano formado por los huesos de la muñeca. Su parte superior se caracteriza por la presencia del ligamento carpiano transverso.

En su parte interior se unen los diversos tendones que ayudan a flexionar los dedos y la mano. El túnel carpiano es una estructura muy estrecha, por lo que cualquier inflamación provoca que el nervio mediano no pueda llevar a cabo su labor. Por esta razón, el primer síntoma es la sensación continua de hormigueo y de adormecimiento de la extremidad afectada.

Causas de su aparición

Este síndrome aparece cuando se produce una inflamación de la membrana sinovial que recubre los tendones. También puede ser por una dislocación,  una fractura o artritis. Las causas más comunes son:

- Un movimiento repetitivo de la articulación de la muñeca. Por ejemplo, el uso del ratón del ordenador en el trabajo o movimientos mecánicos en una cadena de montaje.

- Una enfermedad autoinmune que provoque la inflamación de esta articulación.

- Un embarazo. Por lo general, en el embarazo aumenta la acumulación de líquido en el organismo, por lo que las muñecas son mucho más sensibles a este síntoma provocando la aparición de esta dolencia.

- Malos hábitos como el consumo de alcohol.

- Tener un quiste en la muñeca.

- La obesidad.

- Dolencias relacionadas con la acumulación excesiva de proteínas, como la amiloidosis.

Síntomas que debes tener en cuenta

Los más comunes son:

- Dolores punzantes en la muñeca que pueden llegar hasta el codo.

- Entumecimiento de la palma de la mano y de los dedos.

- Una especie de corriente eléctrica que atraviesa la muñeca.

- Incapacidad para cerrar totalmente la mano y coger objetos.

- Errores de coordinación al mover los dedos.

- Imposibilidad de mover el dedo pulgar por la atrofia del músculo. Este síntoma se presenta en personas que padecen este síndrome y que nunca han sido tratadas.

¿Cómo se diagnostica el síndrome del túnel carpiano?

Tras analizar si alguna de las causas explicadas es determinante, se te someterá a las siguientes pruebas físicas:

- Flexión de la muñeca para comprobar su límite.

- Detección del entumecimiento de las zonas más sensibles, así como de la sensibilidad de los dedos.

Una radiografía siempre confirma el diagnóstico, aunque en casos más graves se apuesta por la electromiografía para calcular hasta dónde llega el daño y cómo solucionarlo. También es de enorme utilidad la prueba que analiza la velocidad de conducción del nervio afectado gracias a ligeras descargas eléctricas.

Dependiendo del resultado de estas pruebas, el especialista podrá determinar el grado del síndrome y actuar en consecuencia.

Tratamiento del síndrome

Una vez más recordamos que se trata de una dolencia neurológica. Si solo está afectado el túnel carpiano se recomendará usar férulas, muñequeras, compresas frías y similares para fijar la posición de la muñeca y bajar la inflamación. Se recomienda igualmente no dormir apoyando el peso en las muñecas.

Por lo general, también se recomienda el uso de alfombrillas para el ratón con una zona específica para reposar la muñeca, colocación de reposamuñecas paralelos al teclado o cambio de la altura de la mesa donde se trabaja para evitar que las muñecas se alineen hacia arriba.

Se ha observado esta dolencia en trabajadores que usan herramientas mecánicas que generan cierta vibración. En este caso, la solución más eficiente es no seguir con estas tareas en beneficio de otras que no supongan un esfuerzo demasiado grande para la muñeca.

El especialista también te ofrecerá diversos consejos para que puedas llevar a cabo tu rutina con la postura más correcta, evitando así que aumente el dolor. Esta educación postural es imprescindible para conseguir resultados. Además, debes ser consciente de que has de dejar descansar la articulación cada cierto tiempo para que no se sobrecargue y termine desarrollando este síndrome. En concreto, se recomienda parar unos cinco minutos cada dos horas de esfuerzo continuado.

La cirugía

Es siempre el último recurso, ya que supone cortar un trozo del ligamento que hace presión sobre el nervio y volverlo a unir mediante una sutura interna. La operación dura unos 30 minutos, suele ser muy efectiva y tiene su punto débil en la cicatrización, que puede llegar a durar varios meses.

Si el cirujano apuesta por operar es porque el nervio mediano lleva demasiado tiempo oprimido y solo así puede salvar su funcionalidad. Los efectos de esta intervención son inmediatos y solo necesitarás seguir los consejos de tu cirujano para recuperar totalmente la movilidad de tu mano.

Medidas de prevención

Se recomienda que en cuanto notes alguno de los síntomas arriba indicados vayas al especialista. En primer lugar, para despejar dudas, y en segundo lugar para poner en marcha las medidas preventivas que pueden evitarte el paso por el quirófano.

Recuerda que la muñeca es una de las articulaciones que se mueven con mayor frecuencia. Protegerla puede ayudarte a evitar sentirte cada vez más incapacitado y con una escasa movilidad. Confía en el facultativo de tu elección.

Apóyate en un buen especialista

Esperamos haberte aclarado cuáles son las características y las causas del síndrome del túnel carpiano. Esta dolencia es muy común y tiene la ventaja de que puede prevenirse con el apoyo de un especialista desde que comienzan los primeros síntomas. Incluso en casos más graves, la cirugía puede solucionar el problema con relativa facilidad. Confía en tu médico y evita consecuencias imprevisibles.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here