El calor y sus consecuencias. Las altas temperaturas afectan seriamente nuestro humor, provocando irritabilidad, nerviosismo y trastorno del sueño.

Aunque parezca difícil de creer, nuestro carácter se ve afectado por el calor de verano, aparte de perjudicar nuestro organismo en caso de sufrir alguna patología como problemas con la tensión, la circulación, etc.

Tanto los niños como las personas mayores son los más propensos a sus efectos como, por ejemplo, apatía, cansancio generalizado, agotamiento, mal humor, irritabilidad, etc. Estos problemas se producen porque nuestro cuerpo se tiene que adaptar al cambio de temperatura que, por norma general, se da en 2-3 días.

El peor momento del día es por la noche, cuando nos cuesta conciliar el sueño. Al no poder descansar después de nuestra actividad diaria, el nivel de ansiedad aumenta e influye en nuestro carácter, siendo éste mucho más irritable y alterado. Es por este motivo que se dice que la ansiedad y la falta de sueño van cogidas de la mano.

Durante estos días de transición en los que el cuerpo se adapta a las nuevas temperaturas, te recomendamos que te tomes las cosas con paciencia. Y si no, ¿por qué siempre hemos oído que es en esta época del año cuando aumentan las discusiones familiares y las rupturas de pareja?

Entra en isalud.com y encontraras los consejos y noticias de salud más actuales y las recomendaciones de los expertos más prestigiosos. A través del seguro de salud Asefa dispones de un amplio cuadro de médicos especialistas que te pueden ayudar y aconsejar en este campo, y al mejor precio.

Valora este artículo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here