El hipotiroidismo es una enfermedad en la que se altera la producción de hormonas tiroideas. Estas hormonas son las que se encargan de la producción de energía, el consumo de calorías y el crecimiento infantil e intervienen en el desarrollo fetal y en el funcionamiento de los órganos de nuestro cuerpo.

Qué es el hipotiroidismo

Cuando tenemos la tiroides hipoactiva, sufrimos un trastorno en el que esta glándula no produce la cantidad suficiente de ciertas hormonas fundamentales. El hipotiroidismo puede no provocar síntomas evidentes durante las primeras etapas, pero, con el tiempo, si no se trata puede derivar en numerosos problemas de salud como el dolor en las articulaciones, enfermedades cardíacas, infertilidad u obesidad.

Para diagnosticarlo, existe una serie de pruebas muy específicas. Por otro lado, el tratamiento con hormonas sintéticas es seguro, simple y efectivo cuando, de manera conjunta con el médico, encontramos la dosis más adecuada.

Consecuencias para la salud

Si no se trata el hipotiroidismo, puede derivar en diversos problemas de salud como estos:

- Problemas de salud mental: puede darse que tengamos una depresión y que esta se agrave con el paso del tiempo. Además, el hipotiroidismo puede ralentizarnos el funcionamiento mental.

- Bocio: al estimular constantemente la glándula para poder liberar más hormonas, la tiroides se puede agrandar. Cuando esto sucede, se le denomina bocio. Por regla general no es algo incómodo, pero puede llegar a interferir con la respiración o la deglución y afectar a la apariencia física.

- Neuropatía periférica: si no controlamos esta situación a largo plazo, podemos padecer ciertos daños en los nervios periféricos. Estos nervios son los encargados de transportar la información de la médula espinal y el cerebro al resto del organismo. Una neuropatía periférica puede provocarnos entumecimiento, dolor y hormigueo en las áreas afectadas.

- Infertilidad: un bajo nivel de hormonas tiroideas puede interferir en el proceso de ovulación, por lo que afectará al nivel de fertilidad. Los trastornos autoinmunes son otras causas que también pueden afectar a la fertilidad.

- Mixedema: este trastorno puede poner nuestra vida en riesgo. Es el resultado, a largo plazo, de bajos niveles de hormonas tiroideas no diagnosticados. Entre los síntomas y los signos del mixedema hay que destacar una intensa intolerancia al frío y somnolencia, que continúa con un profundo letargo y pérdida de consciencia.

Esto sería una especie de coma tiroideo, que puede desencadenarse por infecciones, administración de sedantes o cualquier tipo de estrés que esté soportando el organismo. Una persona que padezca mixedema necesitará un tratamiento médico de urgencia.

- Problemas del corazón: otro de los peligros asociados a vivir con una tiroides atrofiada es el mayor riesgo de padecer ciertas enfermedades relacionadas con el corazón como la insuficiencia cardíaca. El motivo no es otro que la posibilidad de presentar altos niveles de colesterol de baja densidad (el denominado colesterol malo o LDL) en aquellas personas que tengan la tiroides con baja actividad.

- Anomalías congénitas: una mujer embarazada que padezca esta enfermedad tiroidea y que no esté llevando el tratamiento adecuado corre mayor riesgo de que su bebé tenga más anomalías congénitas que una madre sana. Además, estos bebés tendrán una mayor probabilidad de padecer problemas en el desarrollo e intelectuales.

Los niños con hipotiroidismo que no se tratan al nacer pueden tener problemas en su desarrollo intelectual y físico. No obstante, si se diagnostica el trastorno durante los primeros meses de vida, la probabilidad de desarrollarse de forma normal es muy elevada.

Principales síntomas

La deficiencia hormonal de cada persona es lo que marca la gravedad y además los síntomas que tendrá. Lo más habitual es que los problemas se desarrollen a lo largo de varios años de un modo lento y progresivo.

En el inicio, no es que sus síntomas no sean perceptibles, sino que es posible no reparar en esta enfermedad, ya que lo más habitual es el simple incremento de peso y el cansancio. Ambas manifestaciones podrían atribuirse a otros factores como el envejecimiento o la alimentación. Conforme se vaya ralentizando el metabolismo, los problemas serán más evidentes.

Adultos con hipotiroidismo

Algunos de los síntomas más habituales que podemos encontrar en los adultos son:

- Depresión.

- Aumento de peso.

- Fatiga.

- Disminución de la temperatura corporal (hipotermia) e intolerancia al frío.

- Voz profunda y ronca.

- Estreñimiento.

- Disminución o falta de hambre (anorexia).

- Letargo.

- El cabello se puede volver áspero, quebradizo y fino, por lo que también se cae más.

- Aumento de los niveles de colesterol en sangre.

- Calambres y rampas musculares.

- Macroglosia o agrandamiento de la lengua.

- Irregularidades menstruales.

- Bradicardias o disminución de la frecuencia cardíaca.

- Piel seca, fría y rugosa.

Lactantes con hipotiroidismo

Los recién nacidos tienen una serie de problemas asociados al hipotiroidismo que resultan muy específicos para esta etapa y que no se manifiestan en los adultos. Algunos de los más habituales son:

- Ictericia, es decir, piel amarillenta y coloración en la parte blanca de los ojos. Esto sucede, sobre todo, si el hígado del bebé no puede metabolizar la bilirrubina procedente del reciclado de los viejos glóbulos rojos o dañados.

- Llanto muy ronco.

- Dificultad para respirar.

- Lengua prominente y grande.

- Somnolencia excesiva.

- Hernia umbilical.

- Deficiente tono muscular.

- Estreñimiento.

No tratar esta enfermedad en los bebés, aunque sean casos muy leves, podría conducir a un retraso mental y físico bastante grave.

Hipotiroidismo en niños y adolescentes

Normalmente, tanto en adolescentes como en niños y adultos, el hipotiroidismo suele presentar los mismos síntomas, aunque en este caso concreto también es posible que presenten los siguientes:

- Pubertad tardía.

- Crecimiento deficiente, que tiene como resultado una baja estatura.

- Desarrollo mental deficiente.

- Retraso en el desarrollo de los dientes permanentes.

Un problema que puede estar larvado

En definitiva, el hipotiroidismo es una enfermedad que puede estar afectando a casi 300 millones de personas, y su mayor problema estriba en realizar un diagnóstico a tiempo. Como podemos observar, es complicado diferenciar sus síntomas respecto de los de otros tipos de enfermedades. Esto es lo que hace que no se trate, en algunos casos, con rapidez y eficacia y que pueda desencadenar consecuencias graves.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here