919057660  o  TE LLAMAMOS GRATIS

InicioMaternidadCausas del parto prematuro

Causas del parto prematuro

-

Introducción

Las causas del parto prematuro son muchas y muy diversas. Durante el embarazo, suelen ser una preocupación constante de los padres. Sobre todo de las madres que estrenan maternidad. Un niño prematuro es aquel nacido entre la semana 21 y 37 de gestación.

Lo primero a saber es que los avances médicos han sido muchos en muy poco tiempo. A día de hoy, los niños nacidos entre la semana 28 y 37 tienen una tasa de supervivencia del 95%; mientras que los que nacen entre la 21 y la 28 tienen un 65% de probabilidades de sobrevivir. Una cifra bastante alta si tenemos en cuenta las escasas semanas de gestación.

Algunas causas de parto prematuro

Estas son las principales situaciones de riesgo.

Diabetes gestacional

Realmente no hay ningún estudio concluyente que relacione la diabetes durante el embarazo con los partos prematuros, pero está considerado un factor de riesgo, por lo que interesa extremar las precauciones.

Si sufrimos de diabetes gestacional, lo más probable es que nuestro médico nos recomiende un cambio de dieta así como consultar antes y después de las comidas el nivel de azúcar.

Edad

Tanto las adolescentes como las mayores de 35 años son más propensas a los partos prematuros, aunque por diferentes razones. Las primeras porque no han alcanzado aún una madurez total en muchos casos; las más veteranas porque pueden acarrear problemas de hipertensión o diabetes durante el embarazo.

Concatenar varios embarazos seguidos

Aunque no es garantía absoluta de que así vaya a ser, tener dos o más embarazos en un corto intervalo puede propiciar el hecho de que un hijo nazca de forma prematura.

Embarazo múltiple

Los embarazos múltiples siempre tienen un riesgo de parto prematuro. Suele ser algo bastante habitual ya que el crecimiento del útero para albergar dos fetos es mucho mayor, y esto puede propiciar la rotura de la bolsa amniótica. Una vez que la bolsa se rompe, el parto es inminente.

Tabaco, alcohol y otras sustancias

El consumo por parte de la madre de sustancias perjudiciales para su salud como el tabaco, el alcohol y otras drogas puede ser un desencadenante de parto prematuro. Por no hablar de las posibles complicaciones que va a tener nuestro hijo nada más nacer. Problemas desde bajo peso incompatible con la vida a problemas cardiovasculares, malformaciones, etcétera.

Estrés

Si bien no hay datos concluyentes, hay algunos estudios que relacionan periodos de estrés superiores a la media entre la semana 10 y 20 de gestación como un posible detonante de parto prematuro.

Depresión

Hay algunos expertos que relacionan casos de parto prematuro sin causa aparente con depresión durante el embarazo. Sin embargo, una vez más no hay nada concluyente.

Infecciones en las vías urinarias

Las infecciones de este tipo provocan contracciones que pueden desencadenar en trabajo de parto si no se tiene cuidado. Si se sufren contracciones y se va al baño muy habitualmente para orinar, o al hacerlo escuece o duele, es necesario acercarse a la consulta del seguro médico o a un ambulatorio, lo que esté más disponible, posiblemente haya presencia de infección de vías urinarias.

Problemas de las tiroides

La hormona tiroidea tiene un papel fundamental durante el embarazo. La alteración de dicha hormona puede provocar partos prematuros.

Abuso del ejercicio físico

Durante el embarazo, si no tenemos ninguna complicación concreta, podemos seguir realizando ejercicio físico con normalidad. No obstante, abusar del mismo o realizar ciertos ejercicios puede provocar un parto prematuro.

Desprendimientos de placenta por mala colocación

Una mala colocación de la placenta, como por ejemplo la placenta previa, puede provocar desprendimiento de la misma, lo cual es un desencadenante del parto.

Prevenir los partos prematuros

Prevenir un parto prematuro es bastante sencillo, dentro de lo que está en nuestras manos, claro está, ya que siempre hay factores que no se pueden evitar o prevenir. Pero dentro de nuestro margen de actuación lo ideal es cumplir tan solo tres requisitos:

1. Encontrarse en un buen estado de salud al quedar embarazadas.

2. Recibir cuidados prenatales cuanto antes.

3. Prolongar los cuidados prenatales hasta el final del embarazo.

Con tan solo estas tres sencillas directrices podremos evitar en gran medida los partos prematuros. Durante el embarazo, la mayoría de los síntomas que pueden desencadenar el parto antes de tiempo son fácilmente detectables y suelen aparejar una solución que por lo general es sencilla.

Problemas como la diabetes gestacional o los que son relativamente leves relacionados con la tiroides son fácilmente manejables por los profesionales del seguro médico o centro médico donde se esté llevando el cuidado del embarazo.

Por otro lado, las infecciones de orina se tratan con medicamentos y suelen solucionarse en menos de una semana. La edad y los embarazos múltiples o seguidos, en la mayoría de las ocasiones, solo requieren de un control un poco más exhaustivo por parte de los profesionales que nos están tratando.

Y así uno tras otro, la mayoría de los detonantes de un parto prematuro suelen tener una solución.

Cómo saber si se me ha adelantado el parto

Los síntomas para detectar si un parto se ha adelantado son similares a los síntomas de un parto a término.

Tendremos que prestar atención a las contracciones, si son seguidas, dolorosas y duraderas, si tenemos dolor abdominal con o sin diarreas, sangrados, pérdidas de líquido, aumento de flujo y color parduzco. Son todos síntomas de que nuestro parto posiblemente vaya a ser prematuro.

Mi hijo se ha adelantado, ¿y ahora?

A día de hoy, si bien los partos prematuros pueden acarrear ciertos problemas entre leves y muy graves en los recién nacidos, la mayoría de ellos suelen tener solución. Lo más probable es que nuestro pequeño tenga que permanecer un tiempo en el hospital hasta que se estabilice y pueda ir a casa con nosotros.

Conclusión: ante la duda, hay que acudir al médico

Ante cualquier síntoma que detectemos o nos parezca que se sale de la normalidad, es importante acudir a nuestro hospital o a la consulta de nuestro seguro médico.

Los profesionales de la salud durante el embarazo estarán encantados de solucionar nuestras dudas y atenderlas en caso de que sea necesario. La mayoría de las veces es posible evitar un parto prematuro.

Rate this post

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here