La operación de menisco y su rehabilitación forman parte de un proceso que preocupa día a día a miles de personas en el mundo. La recuperación puede extenderse desde unas pocas semanas a un par de meses (en función de las características de cada paciente). Guardar este periodo es muy importante, sobre todo en el ámbito del deporte, ya que los deportistas han de conseguir reanudar la actividad física a pleno rendimiento.

Los meniscos están formados por láminas fibrocartilaginosas que forman piezas de ajuste articular en la rodilla, muñeca, costilla y mandíbula. Centrando la atención en la rodilla, existe un menisco interno y otro externo, adheridos ambos al platillo tibial. Esto provoca un aumento de la superficie articular entre la tibia y el fémur, lo que proporciona movilidad a la rodilla.

¿Cuál es la principal causa de la lesión de menisco en la rodilla?

El menisco tiene una peculiar forma de media luna que le otorga el movimiento de rotación a la rodilla. Además, le aporta flexibilidad y estabilidad para distribuir de forma correcta la carga del peso corporal.

Cuando no se distribuye bien el peso del cuerpo sobre las rodillas, hay malos apoyos y giros bruscos, algo que suele llevar inevitablemente a las lesiones. Por otro lado, también conviene saber que puede ser el efecto de una patología degenerativa.

¿En qué consiste la operación de menisco?

La técnica menos invasiva es la artroscopia, la cual forma parte de un método quirúrgico para intervenir la rodilla muy evolucionado. Aunque todavía se siguen realizando cirugías abiertas, lo convencional es la operación por artroscopia, ya que permite una recuperación rápida y eficaz.

La artroscopia se lleva a cabo a través de pequeñas incisiones. El cirujano ortopédico, provisto del artroscopio (instrumental en forma de lápiz con una pequeña cámara), accede a la articulación. El artroscopio presenta una imagen en un monitor de televisión donde el cirujano puede observar detalladamente cada parte de la rodilla.

El instrumental de precisión puede reparar y retirar el tejido afectado. Esto se realiza por medio de pequeñas incisiones alrededor de la rodilla utilizando instrumentos quirúrgicos de gran precisión.

Dentro de las ventajas que tiene este avanzado procedimiento quirúrgico, destacan la rápida recuperación del paciente y el bajo riesgo de infecciones. Además, el especialista para este tipo de operaciones suele emplear anestesia local.

¿Cómo se plantea la rehabilitación de la rodilla?

La rodilla es una estructura bastante compleja y ser conscientes del proceso de rehabilitación evita muchos problemas. Lo normal es que el paciente no pase por alto la recuperación de la rodilla, ya que las consecuencias más inmediatas serían nuevas lesiones. Para evitar males futuros en las articulaciones, el planteamiento general para este periodo se resume en:

1. Acelerar la recuperación estimulando el flujo sanguíneo.

2. Restarle rigidez a la zona articular para facilitar el movimiento de la rodilla.

3. Reforzar la zona muscular para evitar debilitamiento y atrofia por falta de ejercicio.

Empezar la rehabilitación de la rodilla

La rehabilitación de la rodilla después de la cirugía debe ser casi inmediata. Tanto es así, que en el momento que termina la operación se aplican cuidados y ejercicios que van a influir notoriamente en la recuperación. Normalmente, los  ejercicios han de empezar a realizarse un día después de la intervención.

Plan de rehabilitación en las enfermedades y tratamientos de la rodilla

La intervención  tiene una componente traumatológico que no debe ser motivo de desánimo. Al contrario, hay que afrontarla con una actitud positiva. Para el caso de la artroscopia, es fundamental incorporar un plan de rehabilitación para las articulaciones. El procedimiento se realiza progresivamente atendiendo a las características propias de cada paciente y su evolución.

Estos requerimientos se fundamentan en bases sólidas y firmes con un periodo que, en el caso del menisco interno, dura hasta cinco semanas. Si la patología está focalizada en el menisco externo, se puede prolongar el tratamiento hasta siete semanas.

¿Qué atenciones básicas se tienen en cuenta después de la operación?

Como se menciona anteriormente, la rehabilitación de la rodilla comienza poco después de la intervención. Se compone de un número determinado de cuidados básicos y hábitos saludables orientados por los profesionales de la salud.

Disminuir la hinchazón de la zona afectada es el primer objetivo para recuperar la correcta movilidad en la articulación. Se puede sintetizar en:

1. La rodilla debe permanecer en una posición elevada.

2. Aplicar hielo en la zona del trauma.

3. Calmar las molestias mediante antiinflamatorios y analgésicos recetados por profesionales.

4. Ayudarse de muletas para evitar el apoyo sobre la pierna afectada.

5. Ejercicios para rehabilitar la rodilla.

Supervisión de un fisioterapeuta

Para una óptima rehabilitación de la rodilla se necesita contar con un buen fisioterapeuta. Este nos ayudará a recuperar la zona afectada. Los ejercicios están enfocados en sanar y recuperar la movilidad de la rodilla lo más pronto posible. De este modo, el paciente podrá progresivamente reanudar las actividades cotidianas.

Cuando se establece el tipo de tratamiento que mejor conviene al paciente, deben tenerse en cuenta algunos puntos que se nombran a continuación:

1. La tabla de ejercicios siempre va acompañada de un programa de medidas preventivas y terapéuticas.

2. Las actividades a realizar son específicas para cada paciente. Cada caso es diferente y requiere de su propia actuación.

3. Las rutinas en los entrenamientos se componen de varias fases que se enfocan teniendo en cuenta la complexión física, la edad y las enfermedades de los pacientes.

4. Para llegar a realizar ejercicios que requieren intensidad, deben pasar un buen número de semanas. Durante seis semanas el paciente no podrá arrodillarse, ponerse en cuclillas o gatear.

Es fundamental comprender que la operación de menisco en la rodilla y su posterior rehabilitación varía dependiendo de la constitución física y la patología propia de cada paciente.

Conclusión: la importancia del menisco

Hay personas que responden rápidamente a los ejercicios terapéuticos y otras que se demoran un poco más. Sin embargo, está demostrado y confirmado que la recuperación es más rápida y satisfactoria cuando se lleva a cabo el tipo de cirugía artroscópica frente a la convencional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here