¿Existe alguna diferencia entre complementos y suplementos vitamínicos? Hay mucha confusión en cuanto a la suplementación alimentaria. Muchas personas se plantean la gran duda de qué es cada elemento y qué función cumple en el organismo. Complementos o suplementos vitamínicos: ¿cuál es la diferencia?

Para diferenciar entre complementos y suplementos vitamínicos, primero hay que entender qué es cada uno de ellos.

Complementos o suplementos vitamínicos: ¿cuál es la diferencia?

Entonces, complementos y suplementos ¿en qué se diferencian? En primer lugar, hay que tener claro que estos extras no son para nada necesarios cuando una persona lleva una dieta equilibrada y no sufre ningún problema de salud específico.

Los suplementos tienen la función de compensar la falta de algún nutriente, ya sea un mineral o una vitamina. Esta carencia puede deberse a una alimentación inadecuada, a una mala absorción o a que dicha vitamina no pueda asimilarse por medio de su ingesta.

La vitamina D, por ejemplo, es esencial para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y no puede obtenerse por medio de la alimentación. Su síntesis se realiza gracias a la exposición a la luz del sol. Por ello, en países donde no se cuenta con muchas horas de luz, suele ser necesario tomar estos suplementos.

La principal diferencia entre complementos y suplementos vitamínicos, es que los suplementos deben ser prescritos por el médico. Después de detectar alguna carencia por medio de análisis. Las dosis de los suplementos suelen ser muy bajas, ya que un exceso de vitaminas puede ser más perjudicial que una carencia. Por ello, no deben tomarse si el médico no lo aconseja, ya que podrían dañar la salud de la persona.

Son ricos en nutrientes esenciales, tales como proteínas, aminoácidos, hidratos de carbono, minerales y vitaminas.

Los complementos son sustancias que se añaden, por ejemplo, a los alimentos, y que sirven para complementar una dieta equilibrada. Por ejemplo, se pueden encontrar en los cereales, a los que se les añade hierro y vitaminas para que tengan un potencial nutritivo más elevado. También se suelen añadir complementos a la leche, a la que se le añade con frecuencia vitamina D.

Estos se elaboran con ciertos nutrientes específicos, tales como algún tipo de vitamina, de mineral, de proteína o hidrato de carbono.

Entonces, cuál es la diferencia entre complementos y suplementos vitamínicos. Se podría decir que los suplementos son los encargados de cubrir la falta de un nutriente esencial para gozar de una buena salud, mientras que los complementos ayudan a que las personas puedan mantenerse sanas, aunque no les falte nada.

Los complementos pueden ser, simplemente un alimento más, mientras que los suplementos siempre son un preparado sintetizado en laboratorio.

Muchos deportistas toman algún tipo de complemento alimenticio, por ejemplo, para recuperar electrolitos después de un ejercicio intenso. O, en ocasiones, pueden tomar complementos que les aporten mayor energía o calorías para afrontar una prueba que requiera un esfuerzo superior a lo normal.

Los complementos suelen encontrarse en modo concentrado. Por ejemplo, los batidos de proteínas que toman las personas que quieren incrementar su masa muscular; las barritas energéticas y este tipo alimentos.

¿Por qué cada vez se recetan más suplementos alimenticios?

 

El ritmo de vida actual hace que las personas dediquen muy poco tiempo a pensar en tener una alimentación equilibrada. Por eso, no es de extrañar que se detecten tantas carencias de vitaminas y minerales.

Sin ser conscientes de ello, muchos pacientes acuden al médico por dolencias que no relacionan con la alimentación. Sin embargo, cuando el profesional les recomienda hacerse una analítica, se suelen descubrir estas faltas de nutrientes esenciales.

Tener déficit de vitaminas, proteínas u otros elementos básicos para la vida, puede ocasionar diferentes síndromes o enfermedades. Estos pueden ser moderados, graves o muy graves, por lo que no debe dejarse pasar.

Cuando se produce una carencia importante de alguna vitamina, es muy difícil recuperarla a valores normales por medio de la alimentación o de los complementos vitamínicos. El cuerpo tarda mucho tiempo en restablecer los niveles normales de vitaminas y, mientras tanto, la salud se resiente.

Por eso, cuando se observa la falta de estos compuestos tan importantes para la vida, es tan importante recetar suplementos. He aquí otra gran diferencia entre ellos.

Algunos suplementos se elaboran de manera que pueden ser capaces de sustituir de manera total o parcial una comida. No ocurre así con los complementos, que no tienen la capacidad nutritiva de reemplazarla.

Tanto unos como otros se pueden adquirir en farmacias, herbolarios, en tiendas online, en supermercados o en tiendas especializadas en nutrición. Son de venta libre, aunque no es recomendable tomarlos sin prescripción médica. Se regulan mediante la legislación de la industria de la alimentación.

Complementos o suplementos vitamínicos: ¿cuál es la diferencia? Después de esta explicación, la diferencia ha quedado más que clara. Como su propio nombre indica: el complemento, complementa y el suplemento, suplementa. Ambos para conseguir tener una correcta nutrición y un buen estado de salud.


¿Sabías que si contratas tu seguro con iSalud.com, el comparador de seguros médicos, tienes acceso a médicos y nutricionistas desde tu móvil, completamente gratis? Descárgate la app de iSalud y descubre porqué somos mucho más que seguros médicos.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here